“Siete días de Grilla”

Si Hugo Rosales Badillo no mete la cola, el Congreso del Estado inhabilitará la semana entrante al alcalde con licencia José Ramón Enríquez.

Y si lo inhabilita, quedará imposibilitado para regresar a la jefatura edilicia, independientemente del resultado de la elección en la que pudiera seguir en campaña.

La sanción que debe aplicar la Legislatura en el Estado, sobradamente es sabido, se origina en la orden expedida por la Sala Superior del TRIFE, en la que el Congreso local es solamente intermediario. No será decisión de los diputados, sino de la Sala Superior que confirma que Enríquez dispuso de recursos públicos para su promoción personal.

Y en la orden del TRIFE legalmente queda aclarado que, si no se sanciona a Enríquez, o si los diputados le echan la mano y fingen demencia o fingen sancionarlo, los sancionados serán los diputados que, por ley, pueden ir todos a la cárcel por desacato a un mandato superior.

No tiene otra opción la Legislatura en el Estado que sancionarlo y, por acuerdo mayoritario, podrá ser inhabilitado y, de confirmarse, no podrá retornar a la alcaldía en la que tiene licencia para la campaña.

La audiencia señalada por la Legislatura para revisar las formas por las que Carlos Segovia fue designado interino de José Ramón Enríquez también se aplazó para el lunes, por tanto pudiese ser alcalde hasta ese día.

Segovia dejó de forma definitiva la regiduría para ocupar otro cargo en el municipio de Durango, no estaba en condiciones legales de ser nominado por Enríquez.

El lunes, pues, si los jaloneos políticos no dicen otra cosa, Segovia pudiese ser destituído de la alcaldía, independientemente de la responsabilidad jurídica que ello conlleva.

Es que, en las decisiones que ha tomado como jefe de la comuna pudiese haber incurrido en delitos penales que se persiguen con cárcel.

Nadie sabe por qué Segovia llegó tan tarde a la audiencia programada para saber los cómos y las formas por las que fue nominado interino, y por eso se aplazó la reunión para el lunes próximo.

Son buenos los debates para que la sociedad tenga mejores formas de valorar a los candidatos, pero por muy buena que sea la intención de los organizadores, el volumen de participantes deja mucho en el tintero.

Sobra decir que en el encuentro de esta mañana debieron participar tres, cuatro cuando mucho, pues los otros no tuvieron qué aportar y lucieron hasta incómodos, desencajados, rogando a Dios se acabara el tiempo.

La buena intención de los organizadores se estrelló, como se estrellará siempre, en el número de participantes. Mientras más sean, más problemas tendrán para convencer a los ciudadanos.

Y como son ocho los candidatos, en los hechos les resultó demasiado complicado exponer sus planes y aprovechar la oportunidad para pegarle a tal o cual de los aspirantes. No tuvieron el tiempo y o no pudieron.

Hubo algunos señalamientos de unos a otros, pero nunca fueron al fondo de las cosas. Ninguno pudo usar los temas que sí traen en campaña contra otros de los prospectos.

Por momentos no solo se confundieron los candidatos, pues por querer atacar a José Ramón Enríquez le endosaban los errores del municipio al PAN. Jorge Salum tuvo que salir a aclarar que la alcaldía no es del PAN, sino de Movimiento Ciudadano, que recientemente Marko Cortés desmarcó al PAN del Gobierno Municipal.

Gonzalo y Otniel García se dijeron los candidatos de la cuarta transformación y por momentos se adjudicaron el respaldo del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero se olvidaron, uno de las miles de toneladas de cemento trinitario “extraviadas” y, otro, del “Partenón de Gonzalo” de allá por la salida a Parral que, en el supuesto, utilizarían para pegarse uno al otro.

Verónica Fragoso, la candidata del Verde, lució y supo aprovechar las pantallas de televisión y no se diga la penetración de redes sociales, aunque en sus propuestas predominaron más las generalidades, pero por lo menos no estuvo tan nerviosa como Joaquin Gardeazabal. Y, después del debate, empezó a circular un anuncio en el que Joaquín asegura: “Ganamos el Debate…”.

Arturo Yáñez lució entrón, peleonero, pero no aprovechó bien sus ataques y no causaron el daño que quisiera, aun cuando registró bien ante las pantallas chicas.

Antonio Rodríguez Sosa dedicó la mayor parte del tiempo a pegarle a Gonzalo, y Alejandro aseguró que a Antonio lo mandaron los de la mafia del poder a atacarlo.

Nuestra conclusión: El debate fue un buen intento por llevar la imagen de los ocho candidatos a la ciudadanía. Presentó bien sus sus rostros, no sus ideas ni sus proyectos.

No mueve el debate la marcha de la campaña. Las cosas entre candidatos se sostienen como estaban hasta ayer, con Jorge Salum de puntero, seguido de Otniel García, José Ramón Enríquez, Gonzalo, Veronica, Gardeazabal y Toño Rodríguez.

Es de subrayar que, como ocurre siempre, la mayoría de los participantes en el debate se dijeron ganadores: Salum, Otniel, Gonzalo, Enríquez y hasta Gardeazabal se dijeron vencedores.

No hay tal, no era un concurso de ideas, sino una exposición de propósitos, de proyectos que ni siquiera alcanzaron a desdoblar, ¿cómo pudieron ganar?

El debate no hace ganadores ni perderdores, presenta a los candidatos en tiempo real a los electores para que los conozcan, pues con seguridad muchos no los conocen los votantes.

Sirven sí, para echar ilusoriamente las campanas a vuelo y para decir que presentaron el mejor proyecto, pero los expertos aseguran que los debates no dan ni quitan triunfos.

No es como en el futbol, que el último lugar de la clasificación le puede ganar al súper líder y de manera apabullante.

Acá la competencia está en marcha y es la sociedad la que va conformando y acomodando las clasificaciones. Es la sociedad la que ha ido marcando sus preferencias por los candidatos.

Los votantes, el día de sufragar le reconocerán el trabajo, la seriedad y la viabiliad de sus propuestas a cada uno de los aspirantes, y poco o nada tendrá que ver el debate.

Ganar un debate, según los expertos, da un par de puntos, tres puntos si acaso, de modo que quien pudiera “ganarlo” no se mueve gran cosa de las clasificaciones, no nos engañemos, y no permitamos que nos engañen.

Alejandro González Yáñez, Gonzalo, se dice ganador del debate y que también ganará la Presidencia Municipal. Se atribuye el respaldo del presidente Andrés Manuel López Obrador, posibilidad misma que anuncia Otniel García Navarro.

Al margen de los resultados del debate entre los candidatos a la Presidencia Municipal de Durango, pues es de esperarse que todos se declaren ganadores, así como de los jóvenes con camisetas y banderines de los distintos partidos políticos que participan en esta contienda electoral.

Será interesante conocer la opinión de la ciudadanía sobre las propuestas que presentaron los abanderados, así como sobre los compromisos y promesas que han hecho en los últimos días y que son muy parecidas a las que se han hecho en años anteriores, pues a pesar de que se presenta un escenario electoral distinto a los que se han tenido en los últimos procesos, parece que todos los candidatos insisten en hacer las mismas propuestas y promesas que en tiempos recientes hicieron otros políticos y que no cumplieron una vez que lograron el triunfo.

Como suele suceder en estos procesos, ofrecen toda clase de apoyos a la población, sin mencionar de dónde saldrán los recursos para otorgarlos, pues solamente es cuestión de analizar sus ofrecimientos para darse cuenta de que no existe un análisis acerca de lo que les implicaría cumplir tales compromisos, en caso de ganar las elecciones y que solamente buscan la simpatía de los ciudadanos que se traduzca en un voto en las urnas.

Tal es el caso del tema de las guarderías, pues ya algunos candidatos han buscado aprovechar ese tema, con una cara de tristeza por los cambios en ese programa que podría convencer a quienes no conozcan la trayectoria política de quien aborda este tema.

Aunque otros han ofrecido ayuda para mantener abiertos estos establecimientos, sin considerar el costo que implicaría para un Gobierno Municipal que tiene un presupuesto limitado, por lo cual será interesante analizar todas las propuestas que hacen y si realmente se pueden hacer, especialmente en el caso de quienes buscan la reelección, pues si ya ocuparon el cargo en el que buscan repetir y no cumplieron muchos compromisos, ¿qué garantiza que en una segunda oportunidad sí lo harán?

Las conocidas historias de policías y ladrones de Durango y buena parte de México subrayan numerosos episodios en los que los rateros cometían un atraco, y sorprendentemente eran atrapados por la ley en las horas siguientes.

Todo estaba consensuado o planeado por unos y otros, o de acuerdo los rateros en que cometerían su fechoría y que la policía, gracias a sus acciones de inteligencia, de investigación pura del delito, pronto daban con los autores.

Y así parecido, en los gobiernos del PRI, también se hicieron famosos los episodios en los que los gobernantes acertaban una y otra vez en el diseño de las distintas tareas y lugo venían los favorecidos con un tsunami de loas y agradecimientos a aquellos buenos gobernantes.

Bueno, hubo casos en los que el gobierno cargaba con un montón de artículos, muchos del hogar, que los gobernantes entregaban de a mentiritas, nada más para dar de qué hablar, pero hecha la entrega, la misma gente del gobierno llegaba y los recogía, pues era parte del show.

No nos extendemos para no remover aquellos lodos, solamente decir que esta mañana, terminada su participación en el debate, José Ramón Enríquez hizo la obra del día. Salía del debate justamente cuando un hombre se desvaneció a sus pies pidiendo a gritos la ayuda de un médico, y ahí estaba el alcalde.

El cuento se presta a la duda, pues… la casualidad es que ahí estaban fotógrafos y camarógrafos que de inmediato pusieron bajo rieleve el humanitario gesto del alcalde.

Tiene algo de positivo el gesto profesional de Enríquez, pero… le falta algo más para salir del tercer lugar en las campañas, meter un gol olímpico, parar un penalty o de plano madrear al árbitro para llamar la atención.

La semana se la llevó por mucho el gesto de estudiantes y maestros de un Cetis en Delicias, Chihuahua, cuando visto que no le llegó la beca federal que esperaba, le hicieron una “vaquita” para evitar que dejara la escuela.

Ojalá que esas acciones se repitieran todos los días para evitar que otros, hombres o mujeres, abandonaran su preparación por falta de recursos económicos para lo elemental, comida y ropa.

Son nuevos tiempos los que vivimos en el mundo, de una mayor comprensión, de una mayor solidaridad y de una más positiva reacción, dado que en el pasado reciente, a los compañeros y a los maestros les valía un cacahuate que alguien estuviese en riesgo de dejar la escuela.

Millones de personas, quizá la que escribe sea una de ellas, dejaron la escuela por falta de dinero para lo mínimo, para algo de alimento, y nunca nadie reaccionó como ahora, y cómo hubiera servido.

Antes, como seguramente ocurre ahora, los desayunos escolares eran para unos cuantos privilegiados, para los consentidos de los maestros y los directivos, y no pocos se los roban los mismos encargados del reparto.

American Airlines abrirá su frecuencia diaria a Dallas, Tx., con un costo de casi ocho mil pesos en vuelo redondo. Nos deja sentimiento agridulce, en el que tendremos nuevo vuelo, pero… carísimo.

Cierto, American no es una aerolínea de bajo costo, por lo tanto no podemos esperar precios más bajos, pero… suponiendo que así se quede la tarifa, por novedad puede que alguien ocupe esos vuelos, pero con el tiempo bajará el número de pasajeros y vendrá lo inevitable, la cancelación.

Que volando a Dallas tendremos la expectativa de ahí viajar a no menos de 900 destinos en el mundo, pues sí, pero eso mismo se puede hacer viajando a otras ciudades de la Unión Americana utilizando aerolíneas de bajo costo.

Antes de anunciar su nueva frecuencia, American debió estudiar más sus tarifas, pues… serán costos prohibitivos para la mayoría de los duranguenses, que en todo caso seguirán viendo más atractivo viajar por tierra.

Merecen una repetición en la felicitación las muchachitas de la selección Durango sub 17 que ganaron la medalla de oro en Chetumal en la Olimpiada Nacional venciendo precisamente al trabuco conformado por Jalisco.

Durango, de nuevo vuelve a brillar en el firmamento futbolero nacional, ahora en la rama femenil, como en los ochentas lo hicieron los varones en la categoría libre al ganar dos campeonatos nacionales seguidos.

Ojalá que nuestra autoridad deportiva valore en todo lo que implica un título nacional y de seguimiento a todas esas jovencitas que se alzaron hasta el oro en la competencia en el sureste del país.

Es obligado dar un seguimiento puntual a la trayectoria de todas y cada una de ellas, que se les cuide, pero que se les apoye, para que no sigan representando una carga a sus familias a fin de que sigan poniendo en alto el nombre de Durango.

Bueno, ese es nuestro sueño. Esa ha sido nuestra idea de muchos años que, ojalá, se aterrice algún día a favor de nuestros deportistas actuales y de los que vienen más atrás.

Al margen de los resultados del debate entre los candidatos a la Presidencia Municipal de Durango, pues es de esperarse que todos se declaren ganadores, así como de los jóvenes con camisetas y banderines de los distintos partidos políticos que participan en esta contienda electoral.

Será interesante conocer la opinión de la ciudadanía sobre las propuestas que presentaron los abanderados, así como sobre los compromisos y promesas que han hecho en los últimos días y que son muy parecidas a las que se han hecho en años anteriores, pues a pesar de que se presenta un escenario electoral distinto a los que se han tenido en los últimos procesos, parece que todos los candidatos insisten en hacer las mismas propuestas y promesas que en tiempos recientes hicieron otros políticos y que no cumplieron una vez que lograron el triunfo.

Como suele suceder en estos procesos, ofrecen toda clase de apoyos a la población, sin mencionar de dónde saldrán los recursos para otorgarlos, pues solamente es cuestión de analizar sus ofrecimientos para darse cuenta de que no existe un análisis acerca de lo que les implicaría cumplir tales compromisos, en caso de ganar las elecciones y que solamente buscan la simpatía de los ciudadanos que se traduzca en un voto en las urnas.

Tal es el caso del tema de las guarderías, pues ya algunos candidatos han buscado aprovechar ese tema, con una cara de tristeza por los cambios en ese programa que podría convencer a quienes no conozcan la trayectoria política de quien aborda este tema.

Aunque otros han ofrecido ayuda para mantener abiertos estos establecimientos, sin considerar el costo que implicaría para un gobierno municipal, que tiene un presupuesto limitado, por lo cual será interesante analizar todas las propuestas que hacen y si realmente se pueden hacer, especialmente en el caso de quienes buscan la reelección, pues si ya ocuparon el cargo en el que buscan repetir y no cumplieron muchos compromisos,  ¿qué garantiza que en una segunda oportunidad sí lo harán?