“Siete días de Grilla”

Hay condiciones para votar en libertad, en paz, en secreto y sin presión de ningun tipo. Salgamos todos a sufragar y a darle certeza al proceso electoral que entra en su fase final.

Mucho se habla de que hubo compra y venta de votos, de lo que hay pocas constancias, pero… aun así, al momento de votar, nadie podrá enterarse por quién se votó, de modo que hasta en eso habrá seguridad de que nadie podrá reclamarle a nadie por el rumbo de su voto.

Es posible viajar a Mazatlán o a cualquier otro punto en plan de paseo, siempre y cuando votemos antes de partir. Estiman los expertos que para votar no se tardará uno más de cinco minutos.

Candidatos y partidos hicieron ya su parte, nos colmaron de promesas, mentiras y engañifas de todo tipo. Olvidémoslo todo y votemos, por el que sea, pero votemos para que el volumen de sufragios le de viabilidad a la elección.

Votar es obligación de todo buen ciudadano, pues con el sufragio se adquiere el derecho de exigirle luego a la autoridad que no cumpla, dado que al no votar perdemos cualquier razón moral de reclamarle algo a alguien.

Y, lo más importante, que a medida que emitamos en masa, los más votos posibles, cancelaremos en automático cualquier intento de fraude de los muchos que estarían fraguando alguno o algunos de los aspirantes.

Tú tienes el poder de decidir, reza el lema promocional de la elección lanzada desde noviembre pasado por el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, y al final, esa es la realidad.

Nuestro voto decidirá quiénes deben gobernarnos el próximo trienio. Aprovechemos este derecho y decidamos en conciencia quién o quiénes representan la mejor opción.

Las campañas han estado plagadas de suciedad, de guerra negra, de descalificaciones y de marrullerías que, ahí quedan. Será nuestro sufragio el que diga quién es el mejor, así se haya destacado alguien por lo tramposo y gandalla.

Emitamos nuestra decisión final, digamos quién es el mejor, y que quienes tendrán la complicada tarea de contar los votos, lo hagan con limpieza y respeten la voluntad que habrá de emitirse.

No es nuestra democracia algo para presumir, desde luego que no, pero por lo menos no permitamos el triunfo de los tramposos, para lo que tendremos que hacerlo de forma tumultuaria, cuantiosa, para que no tengan forma de librarla.

Hay condiciones de seguridad para alcanzar unas elecciones tranquilas, en donde los ciudadanos puedan emitir sin contratiempos de ninguna especie, dijo esta mañana el presidente del IEPC Juan Enrique Kato.

Esas condiciones, desde luego, hubieran sido mejores, del todo confiables, si el árbitro de la contienda, el IEPC, se faja los pantalones y somete a los contendientes.

Los dejó hacer, los dejó pasar y nunca les sacó ni siquiera tarjeta amarilla, cuando hubo casos que ameritaban y por mucho la tarjeta roja, pero aun así, el proceso está llegando a su fin, y votemos, que es lo que nos queda.

Este domingo, con nuestro voto habremos de darle estabilidad al proceso, pero hagámoslo de forma voluminosa para impedir que los tracaleros se salgan con la suya. La única forma de impedirlo es votando en masa.

Mucho se ha dicho que en los últimos procesos electorales nos hemos equivocado al sufragar, y no hay forma de demostrar lo contrario, por eso, ojalá que no volvamos a equivocarnos.

Dios quiera que esta elección culmine con el mejor resultado para Durango, en el que quien resulte electo le responda a los duranguenses y nos resuelva las una y mil carencias que llevamos a cuestas desde hace muchos años.

Aunque, sin dejar volar la imaginación, puesto que de sobra es conocido que el municipio de Durango es un municipio pobre, a veces extremadamente pobre, de ahí los pocos o nulos avances de los gobiernos municipales como para creer que la próxima administración usará una varita mágica para resolver todas nuestras carencias.

Es por eso importante que los electores analicemos una y otra vez, o cuantas veces sea necesario, el rumbo de nuestro voto, para no ir a cometer la misma pifia que hemos incurrido en los últimos tres o cuatro procesos electorales.

Es que de volver a fallar en el rumbo de nuestro voto nos expondremos a otra temporada de rezago, de pobrezas y de vergüenzas por lo pobre y atrasado de nuestras ciudades.

Las casillas abrirán la votación a las 8:00 horas de acuerdo a lo programado, y se cerrarán a las 18:00 horas, o después si todavía hay votantes haciendo fila. Cerrada la casilla y la votación, se procederá al conteo inicial en la casilla.

Una vez concluida la jornada en las casillas, inmediatamente se remitirán las urnas debidamente selladas y las actas correspondientes a los números registrados en la votación al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana.

El IEPC irá contabilizando los resultados que vaya conociendo y quizá antes de la medianoche tenga un resultado preeliminar, que no oficial, pues el oficial se conocerá hasta el miércoles siguiente, cuando reconocerá la autoridad quiénes conformarán el Ayuntamiento. Y lo que sucederá aquí, ocurrirá en los 39 municipios de la entidad.

Sabido es ahora que la policía “reventó” una casa repleta de despensas que alguien estaría proyectando repartir a los votantes en agradecimiento a su sufragio, algo absolutamente ilegal de lo que ya conocen el IEPC y hasta la FEPADE.

Se habla de otras despensas en las que aparece de forma burda una fotografía de uno de los candidaos y un billete de 500 pesos, cuyo caso también registra la autoridad electoral, pero por ahora no hay conclusiones.

Aparte hubo acusaciones o material videograbado en el que se afirma que “me contrató” tal partido para que repartiera propaganda hasta el domingo lo más cerca posible de la casilla.

La cereza en el pastel de la porqueriza en que los mismos candidatos y partidos convirtieron la elección. Ojalá sean los últimos intentos por torcer desde antes de sufragar la voluntad de los votantes, aun cuando se tienen informes confidenciales en los que se adelantan distintas líneas de acción para enturbiar no el proceso, pero sí el resultado, sobre lo que la Policía Estatal, sobre todo, estaría ya visualizando diversos operativos para inihibir culquier anomalía.

El presidente del Tribunal Local Electoral, Javier Mier, aseguró que el alto cuerpo colegiado recibió un total de 165 impugnaciones, y muchas de ellas anomalías incurridas por candidatos y partidos, pero… eso, el haber resuelto esas acciones no garantiza nada, pues lo importante será la votación y sus consecuencias, no se puede cantar victoria, todavía falta mucho como para dar por terminada la contienda y de aquí a entonces todo puede pasar.

Ojalá que los ciudadanos ejerzamos nuestro derecho, cumplamos con nuestra obligación cívica de votar y, con el deber cumplido, retirarnos a continuar con nuestras actividades diarias.

Nuestra participación, la de los votantes, termina en el momento mismo de cruzar la boleta, y todo lo demás quedará en manos de la autoridad y de los partidos políticos.

Ahí ya nada tenemos qué ver los votantes. Tras sufragar, se cumple con nuestra obligación y se queda todo en manos de los funcionarios de casilla que se supone son gente ajena a los partidos políticos y que tendrán como obligación única el procurar que se cumpla con la regla.

Nuestro voto, tras cruzar la boleta, queda en manos de la autoridad y será la autoridad la que tenga que informar a los electores qué se hizo con su voto y, sobre todo, si se respetó su voluntad.

Después de que este domingo los ciudadanos decidan quién gobernará cada municipio durante los siguientes tres años, en un ejercicio en el cual tendrán los segundos o minutos que necesiten para reflexionar su voto, habrá que esperar si a partir de este domingo por la noche y durante la semana que inicia se presenta un escenario complicado por quienes puedan quedar inconformes con los resultados de las elecciones y buscarán impugnarlos, tal como lo anticipa el Tribunal Electoral del Estado, por lo cual estos días de tranquilidad por el cese de las campañas políticas parecerán muy pocos, si durante las siguientes semanas regresan los reclamos ante las autoridades electorales, las protestas y manifestaciones públicas, pues aunque cabe esperar que no se presenten escenarios de conflictos en los días posteriores y que haya conformidad con los resultados reflejados en las urnas, sin duda que las declaraciones del presidente del TEE llevan a prever que la siguiente etapa del proceso podría ser todo, menos tranquila; habrá que esperar y apostarle un poco al optimismo, al confiar en que todo posible reclamo pueda resolverse de la mejor manera.

Se dio a conocer que la licencia de JREH para estar en campaña electoral terminó después de 45 días, siendo este pasado 26 de mayo la fecha límite en la que debió de regresar a su puesto como presidente municipal y por ende Carlos Segovia como regidor, sin embargo, esto no ha ocurrido por lo que Durango capital cuenta con un alcalde usurpador, pirata o de a mentiras, pues ante la ley este no tiene validez ya que su interinato terminó. No obstante, el regidor o presidente Segovia se sigue regodeando apareciendo a diestra y siniestra en cualquier acto público que se le presenta, disfrutando de que la gente y sobre todo los empleados del Ayuntamiento le digan alcalde.

En Aguas del Municipio destaparon literalmente una problemática que casi todos los ciudadanos omitimos o que no tenemos ni en cuenta que sucede. Resulta que las carnicerías, rastros clandestinos y empresas que se dedican a la producción de productos cárnicos vierten la grasa animal y desperdicios a los drenajes de la capital. este problema es de tal magnitud que Aguas del Municipio destapó 500 kilogramos de grasa animal completamente solidificada en la red de tuberías.

Presumimos a nuestros lectores que el video denominado “Aún hay esperanzas en la humanidad…” suma 22 millones 260 mil personas alcanzadas en un par de semanas.

Se trata de un insospechado fenómeno mediático sin precedentes, en el que se relata el detalle de compañeros y maestros de un estudiante de un CETIS de Delicias, Chihuahua, al que no le llegó la beca federal y tendría que dejar la escuela por falta de dinero.

Los compañeros del muchacho le hacen una “vaquita” para reponerle el dinero federal que no le llegó, y con eso evitan que deje la escuela.

El video, al superar los 22 millones de personas alcanzadas bate en serio nuestros anteriores records de audiencia en nuestras web y redes sociales, el de las inundaciones de Durango de septiembre de 2016 y el del avionazo de Aeroméxico del año pasado en esta capital.

Han de disculpar, pero, en realidad… los primeros… ¡siguen siendo los primeros…!!!