“Siete días de Grilla”

Los gobernadores mejor evaluados del país son: José Rosas Aispuro, de Durango, seguido por Rolando Zapata, de Yucatán y Claudia Pavlovich de Sonora, en tanto que los peores son: Graco Ramírez; de Morelos, Arturo Nuñez; de Tabasco y Manuel Velásco de Chiapas.

El Gabinete MX emitió este día los resultados mensuales de sus estudios para evaluar a los gobiernos de los estados y volvió a ubicar al mandatario duranguense como el mejor calificado de los 32 estados.

Y los peores, de nuevo repitieron Graco Ramírez, Arturo Nuñez y Manuel Velasco.

O sea que, no obstante las condiciones de desdoblamiento económico de la actual administración, que ha tenido que hacer maromas para componer los desajustes heredados por el gobierno anterior, conserva una buena posición en los estudios de mercado

 


 

Mal empieza la semana para quien ahorcan en lunes, dice la vieja conseja popular, y se aplica inmejorable al Instituto Nacional Electoral, que de pronto salió con que no puede garantizar resultados creíbles en la noche de la elección.

Inconcebible que el INE salga con esa duda cuando estamos a unos días de las votaciones, cuando está por llegar a su etapa final el que puede ser el proceso electoral federal más cuestionado de la historia.

Suponen los más que el INE tuvo años, y en el supuesto a eso le dedicó tiempo, dinero y miles de horas hombre al diseño del Programa de Resultados Preliminares, que es la herramienta quizá más importante de la elección, por la que se conocen temprano las tendencias del voto.

Expertos creen que al meter dudas sobre el resultado preliminar, la elección quedaría expuesta a que cualquiera de los candidatos tome la calle y se diga ganador, aunque los votos no le hayan favorecido.

Entendido de otra forma el problema, el Instituto Nacional Electoral ya vino a ponerle mocos al atole, dado que el PREP sería quizá la herramienta más valiosa del proceso, mucho más que la elección misma, como para que ahora salgan con eso.

Un nuevo ingrediente al desprestigio ganado con creces por el INE tras las elecciones de Coahuila y Estado de México, donde se asegura que ganaron otros y la autoridad dispuso lo contrario para favorecer a los candidatos del PRI.

 


 

No descubre mucho la declaración de ayer de la alcaldesa de Gómez Palacio, Leticia Herrera Ale, cuando asegura que los exgobernadores corruptos son los culpables de la debacle del PRI, es correcto su dicho, y no solo en Durango, sino en México entero.

La crisis del Partido Revolucionario Institucional es consecuencia de las raterías no nada más de los exgobernadores, también de presidentes de la República, de alcaldes, de funcionarios de primero, segundo, tercero y hasta veinteavo nivel.

Lety quiso recordar de nuevo ayer a Jorge Herrera Caldera, por su tirria que le trae por la muerte de su padre, pues cree que él la empujó, pero la verdad es que su dicho aplica para todo el país. El rechazo al tri es puntual en todos los estados, en la mayor parte de la República.

O díganme cómo entender la acusación directa y con papelito en la mano contra la exsecretaria de desarrollo social, Rosario Robles, pues le demuestran que desvió o facilitó todo para que se desviaran más de dos mil millones del programa Sin Hambre, pues “entregaron” ese dinero a miles de muertos, y a muchos otros miles que nadie encuentra.

El de la chaparrona Robles, sin embargo, es uno más de los eslabones de la gran cadena de raterías cometidas durante los “últimos gobiernos de la revolución…”. La Generación Podrida, La Estafa Maestra, las triangulaciones al PRI vía los estados y lo que se acumule este fin de semana.

Los mexicanos no quieren más rateros en el gobierno, y por eso, oportunidad que tienen votan por otros y no por los priistas. El ánimo de los electores está por los suelos, tratandose de aspirantes priistas, entonces cómo entender que “están enfilados a la victoria…”.

 


 

Los triunfos y las victorias en la cuestión electoral, ciertamente, no son para siempre, y el PRI está en su papel de apuntar hacia el triunfo, que tampoco es cosa imposible, tenemos que reconocer.

El dirigente tricolor en Durango, Luis Enrique Benítez, ha repetido tanto que hay quienes empiezan a creerle, que el tricolor está montado en la dinámica de la victoria.

Es que, saldrán a competir en igualdad de condiciones la totalidad de los candidatos. Será su oferta y su convencimiento a los votantes lo que le diferencie a la hora de las cuentas.

Y si los candidatos priistas convencen a la gente que los apoye, nadie podrá impedirlo.

Será el voto de los duranguenses el que diga quién gana y quién pierde, pero para meterse a la pelea, los aspirantes tricolores tendrán que hacer de tripas corazón, como decía el abuelo, y ponerle no nada más el dinero necesario, sino mucha imaginación y mucho esfuerzo.

Es que saltarán a la competencia con varios ceros a la izquierda, muchos diríamos, aunque no imposibles de revertir.


Está pasando la tormenta para el alcalde José Ramón Enríquez. Salió un poco remojado, pero lo bueno es que el mal clima empieza a mejorar para la causa.

No midió consecuencias en sus arrebatos de gobierno, y se lo dijimos con claridad en su momento, y al final tuvo que doblar las manos, porque era lo mejor que le podía suceder.

No llegaría a buen puerto bronqueado con los hombres del dinero.

No son muchos los inversionistas locales, pero son los que le ponen el billete a la creación de los empleos que tanto hacen falta a Durango, y por encima de lo que sea, fue un error haberlos confrontado, y más directamente contra el presidente del Centro Coordinador Empresarial.

Que no tenía los permisos actualizados en el pago de los impuestos correspondientes, pues sí, pero al final esos impuestos han sido ofrecidos por el jefe de la comuna para darle vuelta a la página y retomar la senda del progreso.

Y por el otro lado, Enríquez tiene la mesa servida para agigantarse con la probable candidatura senatorial de la coalición Por México al Frente. Limadas asperezas con los empresarios, lo que sigue es el destape y su postulación.

Todavía está pendiente la conclusión del Congreso del Estado sobre la orden del Tribunal Federal Electoral, aunque en el supuesto no afectará el chapulineo del jefe de la comuna, sino todo lo contrario.

 


 

Muchos al interior del Partido Revolucionario Institucional coinciden con Lety que en el PRI urge una “operación cicatriz”, el problema es que Luis Enrique Benítez no piensa igual, al contrario.

Sabe que otros cuadros distinguidos del tricolor estarían por bajarse de la nave priista para irse a otro lado. La mayoría han sido cachados por Morena, y aún persiste el riesgo de que otros, incluso precandidatos como Esteban Villegas, estarían deshojando la margarita, pero Luis Enrique los urge a que se vayan.

O sea, unos piensan de manera correcta en el PRI, no su presidente, que por el contrario, pide a gritos a sus correligionarios que se decidan y se vayan, cuando su obligación sería convencerlos de que no se vayan.

No es descabellado el dicho de algunos priistas y expriistas que de seguir las cosas como se ha comprobado, es muy posible que al final no quede nadie para cerrar la puerta.

Octaviano Rendón le pidió ayer a Benítez que si en realidad quiere al partido renuncie, pues no tiene ni la sensibilidad ni la madurez, mucho menos la habilidad, para encabezar al partido en los momentos tan difíciles por los que cruza.

 


 

La coalición Por México al Frente confirmó en la semana que Patricia Flores irá en segundo lugar de la fórmula senatorial. Que no tiene méritos para ir a la cámara alta, pues no, pero para eso está ahí Rodolfo Elizondo, ¿o no?

Patricia irá en la boleta junto a José Ramón Enríquez, aunque en la segunda posición, por tanto, expuesta a la derrota, que de darse, la dejaría chiflando en la loma, encima de las influencias de su Negro tío.

Sorprende que tras la confirmación de Paty en la lista senatorial, las muchas mujeres que estaban amenazando con armar una revolución si la escogían a ella, hicieron un escandaloso silencio que quién sabe qué les ofrecerían.

El caso es que, precisamente para evitar la emigración panista, el alto mando decidió poner en el sexto lugar de la lista plurinominal a la cámara baja a Gina Campuzano.

Los que saben de números creen que Gina estaría en un 50 y 50 en posibilidades de hacerse de la diputación, aunque para otros, la posición le asegura la curul, llueva, truene o relampaguee.

Mientras las otras damas de pelo en pecho, las que querían hacerla de tos, parece que también han sido encaminadas a ciertas posiciones que de pronto se olvidaron de lo que querían hacer, y aparecieron echando porras y confeti a todo lo que ocurre en el frente.

 


 

Ofensa grande la que alguien dispensó a nuestra Enseña Nacional, justo en el Día de la Bandera, al izarla exactamente al revés y, por lo mismo, arriarla y volver a elevarla esta mañana.

Ocurrió en el Campo Marte, donde se produjo la ceremonia oficial por el Día de la Bandera presidida por el presidente Enrique Peña Nieto.

Ha de haber sido un error, desde luego, nada intencionado que, cómo aceptar que suceda en el día más grande para nuestro Lábaro Patrio.

Obviamente, calabozo por 5 años al responsable de los honores a la Bandera, para que no vuelva a suceder y que no vuelva a ser la risión no nada más en México, sino en el mundo, dado que la imagen con la bandera al revés ya dio la vuelta al orbe.

Y sí, el primer día que la izó el presidente Enrique Peña Nieto, cómo olvidarlo, también algo pasó que acabó toda razgada o desgarrada, y eso, pues, no se vale.

Mientras tanto, en esta capital, la bandera lució como en sus peores días: Guardada y sin posibilidades de lucirla como lo es, la más alta del mundo, según los constructores.  El aire la hubiera desgarrado en unos minutos.

 


 

Más vale que nunca lleguemos a necesitar a la Cruz Roja, porque de necesitarla seguramente la habremos pasado mal, pero ahora que ella nos necesita, hay que ponerle a la charola. Ahora nos toca a nosotros ayudarla para que siga ayudando.

Empezó ayer la colecta anual de la benemérita institución y empezó bien, con fuertes donaciones de funcionarios, empresarios, líderes sociales, periodistas y demás.

Sin presumir, les diremos que para el caso nosotros nos aseguramos siempre con una importante suma de monedas de esas grandes, no rondanas, para donar cada vez que se nos pide en los cruceros.

Luego se nos acaban los recursos, cierto, pero procuramos proveernos de nuevo para seguir dando en cuanto crucero nos lo soliciten.

Hemos visto, sin embargo, que muchos vecinos de “codolandia” hasta se hacen los desentendidos para no ver la anforita que le ponen enfrente los muchachos.

Ojalá que ellos nunca lleguen a necesitar a la Cruz Roja, y que si por desgracia llegan a requerir de sus servicios, que acuda puntual a brindárselos, para que entiendan lo que pudieron hacer por ella y no lo hicieron. ¡He dicho…!!!

 


 

Bueno que las autoridades hayan tomado con seriedad la amenaza en redes sociales de que alguien cometería una masacre en la Secundaria Ignacio Manuel Altamirano. Quizá así se pudo evitar algo lamentable.

El martes pasado por ahí alguien publicó que ya estaba lista la pistola para hacer la masacre el miércoles en la referida escuela ubicada al oriente de la ciudad.

La amenaza la tomaron tan en serio las autoridades que desde la noche anterior tomaron posesión del plantel y aplicaron una serie de medidas para impedir lo que parecía real, y muchos padres se abstuvieron de enviar a sus hijos a clases.

Luego empezó a subir de tono la exigencia de las escuelas de la “Operación Mochila”, la necesidad de revisar las mochilas de los muchachos precisamente para impedir que alguien acudiese armado.

Y claro, para que esa operación funcione, la primera búsqueda debe hacerse en casa, para desde la casa impedir alguna mala intención o del interfecto o de sus malas compañías, que cualquiera las tiene.

 


 

Escéptico que es Guillermo Ramírez Guzmán duda que las nuevas patrullas estén sirviendo para mejorar la seguridad de los duranguenses, pero… mientras ya no atropellen a nadie, claro que sirven.

La presencia de las unidades policiales en la calle debe rendir pronto sus frutos, particularmente en la comisión de los delitos, pero con que no atropellen a nadie más, eso ya es ganancia.

 


 

Sabiendo como se las gasta la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, eso del tren a Mazatlán tendría que hacerse con mucho cuidado, o de menos, tomarlo con pinzas para que no pase lo que pasó con la súper.

La súper Durango-Mazatlán es una verdadera porquería que costó más de 40 mil millones de pesos y no termina de brindar un servicio seguro a los paseantes, sino más bien todo lo contrario.

 


 

En esta semana se encendieron luces rojas en cuanto a la situación que se presenta con la violencia escolar o bullying, después de que se presentó un incidente por demás preocupante, en el que un estudiante de secundaria hirió con un arma blanca a uno de sus compañeros.

A pesar de que constantemente se hacen públicas quejas por esta problemática en las instituciones educativas, tanto en medios de comunicación como a través de las redes sociales, se trata de un tema que vuelve a tener relevancia entre la población en general, debido a la gravedad del caso que se menciona, pues aunque el alumno que sufrió el ataque no tuvo lesiones de consideración, quedó de manifiesto que se trata de un problema que está lejos de resolverse como quedó demostrado y que las medidas encaminadas a enfrentar esta situación, anunciadas de manera cíclica, no han dado los resultados esperados.

Los casos de violencia escolar son constantes y aunque parezca increíble, se trata de un problema que inicia desde el nivel de preescolar donde se presentan conflictos y agresiones entre los alumnos, los cuales aunque no son graves por la corta edad de los estudiantes, no han sido motivo de análisis ante la posibilidad de que correspondan a conductas que puedan continuar durante la educación primaria y agravarse en la secundaria, hasta llegar a situaciones como la que se registró a inicios de la semana.

Solamente los especialistas en el tema pueden determinar si puede haber una relación en el hecho de que este problema pueda presentarse desde el primer nivel de la educación básica, pero sin duda se trata de una situación que requiere la atención no solamente de las autoridades educativas y de seguridad, de los mismos maestros de las escuelas, sino también de los padres de familia, con acciones que realmente se lleven a la práctica, de manera cotidiana y que no queden solamente como un anuncio.

Que haya un seguimiento real a la problemática que se presenta en las instituciones educativas, así como una atención inmediata para evitar que estos casos no solo aumenten, sino que las agresiones puedan ser más graves.

Luego de este incidente surgió nuevamente el debate de Operación Mochila, que pretende revisar las mochilas de los estudiantes antes de ingresar a los centros educativos, situación que para muchos resolvería este tipo de situaciones, pero para otros es violentar la privacidad de los alumnos.

Opiniones divididas entre mismos padres de familia, y autoridades, pero lo cierto es que este hecho no es un asunto menor. Por su parte el titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos insiste en que es responsabilidad de los padres conocer lo que sus hijos llevan en esas mochilas, pues es en el hogar donde se tiene esa responsabilidad.


La situación de la Secretaría de Salud es cada vez más grave, y es que continuamente se denuncia a través de diversos medios la falta de insumos y medicamentos, lo cual ha provocado roces entre personal y pacientes, ya que estos últimos consideran que se les están negando medicamentos que en realidad no se tienen dentro de la dependencia.

Además de ello personal de la SSD señalan que el trato de los directivos deja mucho que desear sobre todo con el personal de enfermería en el Hospital Materno Infantil, pues pese a que anteriormente se había logrado la destitución del anterior director Genaro Alemán, con la llegada de María Isabel Rábago las cosas no mejoraron, pues el personal sigue sufriendo acoso y malos tratos, por lo que sugiere sean capacitados ante una responsabilidad así, pues lo que se quiere es trabajar de manera conjunta para solventar las fallas y mejorar el servicio que se brinda a la ciudadanía que es de lo que a fin de cuentas importa y se trata.