“Siete días de Grilla”

Todo está dispuesto para que mañana los mexicanos marquemos con votos el rumbo que ha de seguir este país. Salgamos todos a votar en el entendido de que la voluntad plasmada, sea la que sea, será respetada.

Tenemos frente a nosotros el proceso electoral más complejo e impredecible de la historia, por el que habrán de renovarse 18,299 cargos políticos, desde el Presidente de la República, hasta regidores, pasando por gobernadores, senadores, diputados federales, locales y alcaldes.

Se instalarán 157 mil casillas en toda la República para recibir los votos de alrededor de 89 millones de mexicanos y los atenderán 1.4 millones de funcionarios de casilla.

El proceso electoral de mañana será el más complejo que se haya dado en este país, pues coincidirán elecciones federales, estatales y municipales por primera vez en la historia.

Ojalá que el Instituto Nacional Electoral haya dispuesto lo necesario para sacar adelante una elección sin mancha, creíble y confiable en la que gane el que gane lleve el respaldo de las mayorías.

México es un país todavía movido por el fraude electoral, en el que la voluntad del pueblo suele ser una, y la decisión suprema, otra. Ojalá que este domingo nos decidamos los mexicanos a forzar una elección distinta.

No es cosa sencilla hacer que se respete la regla, y más si acá la voluntad popular casi siempre ha sido torcida por los que tienen el poder y no quieren soltarlo, aunque, como a los marranos, les peguen en el hocico para quitarles la mazorca.

La elección ha sido pasada por toda suerte de marrullerías, y todavía estaría expuesta a una bestial batida para comprar votos y conciencias antes, durante y después de las votaciones.

El INE ha repetido más de una vez que la elección 2018 está blindada, que por más que quiera alguien torcer el rumbo de la voluntad expuesta en las urnas, al final se impondrá la ley.

Ojalá que eso ocurra, que suceda sin dilación para que el país no se distraiga más en cosas políticas que competen solamente a unos cuantos y que afectan a los más.

Se ha gastado todo el dinero del mundo en la preparación del proceso electoral. Tiene fallas que hacen dudar a muchos, pero confiemos en que al final el INE hará valer su autoridad y le dará a cada quién lo que le corresponde.

Ojalá que el árbitro electoral haya hecho su chamba, que pueda rendir buenas cuentas al final de la jornada, y que no vaya a salir con una y un pedazo.

No está México para seguir viviendo en el absurdo fraude electoral.

Nuestro país debe inscribirse ya, sin contratiempos, entre los países plurales, democráticos, en donde mandan los más y no los menos.

Todavía nos gobiernan no menos “caciques” acostumbrados a aplicar sus caprichos pasando por encima de lo que quieren los más, pero… ya no les queda mucho tiempo de vida en ese absurdo. Eso creemos y eso quisiéramos.

Ojalá venga el cambio que el país exige y que la patria pronto retome su camino de progreso que tanto se ha negado. Es la hora de México, ayudémosle al país a encauzarse por la senda de la pluralidad, la verdad y la razón.

Es de subrayar que los distintos cuerpos policiacos, incluyendo a la tropa del Ejército Mexicano, virtualmente están acuartelados para reaccionar ante cualquier anormalidad durante las votaciones.

Suponen tanto el INE como el IEPC que tendremos una elección segura, como de manera inédita ha ocurrido en Durango, mientras en otras partes del país han asesinado a casi 200 personas ligadas de una o de otra manera a la elección.

Hacemos votos para que las buenas intenciones perduren antes, durante y después de la elección y que las tentaciones que luego abruman a no pocos candidatos y partidos de ahí no pasen.

México, y Durango en lo particular, requieren mantener ese orden, esa calma y esa tranquilidad para seguir buscando mejores cosas, mejores formas de vida.

Es mala señal, sin embargo, para la elección 2018, la cínica y desesperada compra de votos no nada más en las ciudades, sino en las rancherías, y el Instituto Nacional Electoral no hace nada para impedirlo.

Los medios de comunicación hemos recibido todo tipo de materiales visuales en los que destaca gente tratando de convencer a la ciudadanos a que voten por un partido determinado, aunque nos hemos abstenido de difundirlo para que no se diga afectado algún partido, pero… las rapacerías no acaban.

Los viejos estilos de un partido de comprar conciencias y copias de la credencial de elector se multiplicaron, pero a lo bestia, y sin temor a la autoridad, o sabedores de que no aparece.

Muchos de esos compradores de votos son líderes de barrios, colonias y rancherías, y van cargando verdaderas millonadas para el pago correspondiente. Son fáciles de detectar.

Es evidente el “trabajo” que van haciendo esos personeros. Ni siquiera se esconden como para evitar alguna sanción, de modo que lo hacen con autorización de alguien importante o con la complacencia del INE, que sería catastrófico para el resultado final del proceso.

El próximo lunes los mexicanos nos desayunaremos con un nuevo gobierno, y tal vez con la primera clasificación de nuestra selección a los cuartos de final del mundial de Rusia 2018.

El Instituto Nacional Electoral informa que por lo complejo de la elección, y por la coincidencia de elecciones estatales, federales y municipales, será dificil tener el resultado el mismo domingo.

Y el juego entre México y Brasil por el pase a cuartos coincidirá con los tiempos en que el INE esté anunciando a los ganadores de las posiciones en juego.

Será un día de muchas noticias, de muchas sorpresas y de muchas decepciones. Ojalá que unas y otras sepamos tomarlas como vengan, sin exageraciones para poder digerirlas con bien.

En el entendido de que tal vez ganen los candidatos por los que votemos, pero tal vez no, que tal vez ganen los “ratones verdes”, pero tal vez no.

Los futbolistas tienen la mesa servida para dar el salto hacia el éxito. Ojalá que no le teman, ojalá que lo tomen como es y jueguen al tú por tú contra Brasil. Si lo hacen, pueden ganarles, si no, el martes los tendremos de regreso.

Y ¿por qué creemos que México puede vencer a Brasil? Por la simple razón de que a la mayoría de las estrellas que conforman el cuadro sudamericano, Neymar, Marcelo, Coutinho, Luisao y otros, ya les venció. Les ganó la medalla de oro de la olimpiada de Londres en 2012, entonces, no es imposible ganarle, aparte de otros triunfos del tricolor sobre la verde amarela.

Brasil, no es la lumbrera que creen otros, pero hay que jugarles parejitos, de tú a tú. Es todo lo que tienen que hacer.

Ernesto Alanís, el delegado de SEDESOL en Durango, asegura que se ordenó desde el viernes el resguardo de los vehículos de la dependencia para que no aparezcan durante las votaciones.

No dice el funcionario que haya hecho lo mismo con el reparto a lo bestia de dinero y baratijas mil para convencer a los ciudadanos a votar por alguien, lo mismo que están haciendo más de un candidato de los diversos partidos, aunque predominantemente por uno, como ya se dijo.

Alanís debió suspender de la misma manera su programa estrella del año Operativo FIFA 2018 por el que todavía hoy muchos empleados andan recorriendo las calles en busca de seguidores de la oposición para doblarles la oferta y voten por el marrullero partido.

La compra de votos está a tope, con miles de activistas que llevan morrales cargados de dinero en efectivo listo para repartir entre aquellos que han manifestado su intención de votar por la oposición.

Y el Instituto Nacional Electoral, repetimos, ni se ha dado por aludido, cuando ya debía tener a muchos “mapaches” en la cárcel, precisamente para impedir que sigan haciendo sus marranadas.

¿Están seguros que la “ley seca” realmente sirve para algo? Nosotros estamos seguros al 120% de que los avisos de no ventas de bebidas embriagantes son promocionales para la compra de pánico.

Repetirle a los borrachitos que mañana no habrá venta de alcohol es decirle: Corre y compra todo lo que puedas para que el domingo no andes con carencias.

Otro tema sería pensar que se abstengan de estar promoviendo la susodicha y nunca respetada “ley seca”, porque en la realidad, nadie la respeta, por un lado, pero por el otro, todo mundo puede vender con autorización municipal.

Nada más no venden en “ley seca” los que no se pusieron “guapos” con los inspectores y sus amigos. Y no nos asusta, así ha sido siempre.

No en balde José Miguel Castro, presidente de la CANACO, está que se lo lleva la tía de las muchachas, pues una “ley seca” le pega a los establecimientos formales y protege a los informales, o sea a las “ventanas”. Y lo dijo él, no nosotros.

El domingo habrá ventanas clandestinas abiertas al público las 24 horas del día. Se podrá comprar lo que se requiera, desde un tráiler hasta un camión cargado de…

Mordacidad, crueldad y cinismo derrocharon antier Luis Enrique Benítez y Pepe Toño González al asegurar, en público, de perdido lo hubieran dicho entre ellos para que les creyeran, que tienen ética y que son honestos.

El Partido Revolucionario Institucional cruza por su peor temporada de la historia precisamente por el montón de ladrones que en su nombre saquearon el país y los estados. No exageramos si decimos que el PRI estaría viviendo los últimos días de su existencia, justo por esas carencias.

Es la corrupción desbordada de los priistas lo que tiene contra la pared a ese pobrecito partido, y todavía el presidente del CDE y el presidente nacional de la ética tricolor, González Fernández, se ponen a declarar lo que declararon.

Benítez y González aseguran que: “El código de ética obliga a militantes y simpatizantes priistas a conducirse con honestidad, lealtad, imparcialidad, transparencia, congruencia y responsabilidad…”.

Oiga usted, como decía Paco Malgesto, qué forma de vernos la cara, qué les pasa a Benítez y González. En qué mundo viven como para venir a presumir semejantes falacias.

Sería más razonable decir que los priistas no saben qué es eso, que ignoran dónde se compran la honestidad, lealtad, imparcialidad, transparencia, congruencia y responsabilidad.

Quién sabe si alguien de la sociedad civil se trague ese cuento, se las crea y mañana salga corriendo a votar por los candidatos de su partido, quién sabe…

La Procuraduría Federal del Consumidor asegura que utilizará la fuerza pública si las gasolineras se niegan a la revisión que ha emprendido, aun cuando tenemos dudas de que esa inspección llegue a las “huachicoleras”.

No sabíamos, pero policías amigos nuestros aseguran que hay varias estaciones formales, autorizadas por Petróleos Mexicanos, que venden “huachicol”.

Esto es, para los que no entienden de entrecomillados, varias gasolineras venden gasolina robada, pero… no decimos más, no vaya a ser que a la siguiente ya no quieran surtirnos la charchina.

Tal vez la única decisión acertada que ha tomado Óscar Erasmo Návar al interior de la UJED es la designación de Édgar Alan Arroyo Cisneros como secretario general, porque de ahí para atrás todo es voluntad de Don Toño.

El hermano incómodo nunca dejó pensar siquiera a los mandos universitarios. No se movía un árbol si no lo autorizaba el muy ilustre señor, que por cierto no tiene ninguna carrera y tuvo bajo sus… mandos, a miles de personas pensantes.

Arroyo Cisneros es un universitario auténtico, dedicado, entregado al ciento por ciento de las cosas universitarias. Es serio, respetuoso y respetable.

Ojalá que no lo contaminen las mañas de Návar y que siga mirando al frente como lo ha hecho hasta ahora y no quite el dedo del renglón de llevar a la casa de estudios a la posición que le corresponde en el contexto nacional, propósito, por cierto, extraviado en una nube de espurios.

Resulta difícil definir si la postura del auditor superior de la Federación, al informar sobre nuevas observaciones en la aplicación de recursos públicos por parte de gobiernos estatales, que rebasan los 7 mil millones de pesos y decir que existe una percepción falsa de impunidad para quienes incurren en estas irregularidades, es de ingenuidad, de candidez o simplemente recurre a un discurso que busca nuevamente convencer a los ciudadanos de que la realidad que se observa en el país desde hace muchos años en cuanto a impunidad cambiará durante los siguientes meses.

Sin negar que la Auditoría Superior de la Federación realiza un trabajo constante de revisión en la aplicación de los recursos públicos federales que reciben los gobiernos estatales, ni que de manera periódica se informa sobre la detección de irregularidades después de realizar auditorías, lo que resulta un tanto absurdo es que después de estos informes que hablan sobre irregularidades en la aplicación de miles y miles de millones de pesos, no pasa nada, no se informa sobre consecuencias ni castigos para los servidores públicos que pudieron hacer mal uso de tales recursos, pues los procesos administrativos y de carácter legal que pudieran derivar de estos datos son tan lentos, tan tortuosos que rara vez se conocen los resultados que se lograron, y si los hay, ninguno ha llegado hasta la encarcelación de los presuntos responsables ni la incautación de bienes para resarcir el daño.

Ante esta situación, resulta absurdo que el auditor superior de la Federación hable de una percepción falsa de impunidad, cuando la realidad que se vive en el país refleja claramente que a quienes ocupan cargos públicos y hacen mal uso de los recursos rara vez se les llama a cuentas. ¿Ingenuidad o cinismo?

Los parquímetros virtuales no todos los entienden, y es que hay muchas personas que han estado quejándose del uso de dichos parquímetros, ya que se les hace confuso. No pensaron en las personas adultas que no tienen una idea clara de cómo realizar los pagos, además de que la atención al cliente por parte de elementos de Parquimóvil no hacen su trabajo, pues no se les ve más que para quitar las placas.