“Siete días de Grilla”

Andrés Manuel López Obrador viene el martes próximo a agradecer a los duranguenses su apoyo en las urnas el pasado primero de julio. Nada que ver con las jornadas de locura y confeti de otros tiempos.

La intención del presidente electo es mostrar su agradecimiento a todos los que votaron por su proyecto alternativo de nación, como está haciendo por el resto de la República. No son aquellas giras triunfales que se estilaron en el pasado.

Aprovecharán los duranguenses para plantear a López Obrador las necesidades más sentidas, aun cuando el gobernador José Aispuro en lo corto ya se lo ha platicado más de una vez al próximo jefe de la nación.

O sea, cuando AMLO se encuentre con los duranguenses traerá ya un listado preciso sobre nuestras urgencias. No será necesario que se lo planteen de nuevo, aunque puede darse, pues tampoco se le está prohibiendo a nadie que pida lo que a su razón convenga.

La visita de López Obrador traerá, eso sí, aires de cambio. Vientos de pluralidad generados por los mismos mexicanos que con su voto exigieron la modificación de las formas y los estilos de gobernar.

Sobra decir que cuando el Presidente Electo se dirija a los duranguenses ha de traer propuestas concretas, firmes y viables para lo que habrá de hacerse en Durango.

Es de subrayar que para la gira nacional, y para la visita a nuestra entidad, la logística y el desarrollo de los eventos está a cargo del equipo de transición conformado por funcionarios actuales y futuros de la próxima administración.

El PRI perdió en las dos últimas elecciones la Presidencia de la República, muchas gubernaturas, las tres senadurías, la legislatura, la mayoría de las alcaldías, etc., etc., pero no necesita renovar su directiva, dice Claudia Ruiz Massieu.

La aparatosa derrota que se engulló el PRI el pasado 1 de julio en Durango y el resto del país, parece no haber hecho mella ni en la señora Ruiz Massieu ni en la directiva estatal priista. Todos están contentos y esperando lo que sigue.

Claudia, igual que su tío Carlos Salinas de Gortari, ni vio, ni oyó a los priistas que exigieron a grito abierto relevos en la dirección estatal. Propuso, en contrasentido, diversas acciones para fortalecer la unidad y la cohesión, pero con la directiva actual, aquella que Ulises Ruiz aseguró que es la culpable de la refundida que les dio el pueblo en las urnas.

Tampoco Ruiz Massieu acepta que la aplanadora morena les pasó por encima en las dos últimas contiendas electorales. Obviamente, está mal informada, puesto que entre la militancia, o entre lo que queda de la militancia, había la idea del cambio para ir en busca de lo perdido.

Claudia también culpa a los traidores de las últimas derrotas. Y ayer dejó que creciera la especie de que varios cuadros distinguidos salían a la campaña con el chaleco rojo del PRI, pero con otros escudos tatuados en el corazón, y fueron los que más daño le hicieron al tri.

Los mexicanos sabemos que la causa principal de la tragedia tricolor son los ladrones que pasaron por los gobiernos federal, estatal y municipal, pero más por lo que se robaron, por que no se ha castigado a ningún ladrón.

Ruiz Massieu había dicho un día antes que el PRI regresará por todos los espacios perdidos, aun cuando en la mayoría de los casos los cuadros valiosos del partido, los que sacaron la cara por el tricolor en otro tiempo, ya llevan el overol contrario.

Lo inexplicable es que el propio CEN del PRI tiene un diagnóstico preciso en el que acepta las causas de la última derrota: “La desbordada corrupción y lo malos resultados del gobierno de Enrique Peña Nieto…”.

Un lapsus de sinceridad tuvo la diputada campechana María Guadalupe Torres Arango que lo dijo a los cuatro vientos y a grito tendido: “El PRI siempre apoyará la comisión de delitos y desvíos en el gobierno…”.

Algo le ocurrió a la legisladora, pues quiso decir exactamente lo contrario, que su partido siempre ha combatido la comisión de delitos y desvíos en el gobierno, pero quién sabe dónde se extravió que terminó diciendo exactamente lo contrario, la verdad pues.

Y claro, quién sabe si con su dicho quiso respaldar a Claudia Ruiz Massieu que nomás no ha hecho nada para acabar con “La Generación Podrida”.

No obstante los jaloneos de última hora en la elección de rector de la UJED, la nominación se hará el 23 de noviembre, pues la comisión electoral considera que hay condiciones para sacar con bien la encomienda.

La Universidad Juárez del Estado de Durango es un manjar exquisito para algunos grupos de académicos, y hasta para gente alejada de la academia que le están poniendo lo que tienen al alcance para impulsar a sus candidatos.

La Comisión Electoral que conforman Mario Tinoco, Héctor Sepúlveda, Eloísa Esquivel, José Antonio Pérez, Magdaleno Sánchez y Favián García publicaron ayer la convocatoria correspondiente que aclara el panorama que para algunos era incierto y hasta sombrío.

El proceso inició el pasado 10 de julio, continuará entre los días 19 y 25 de octubre con el registro de los aspirantes, quienes tendrán del 26 de octubre al 21 de noviembre para hacer campaña. La elección el día 23 de noviembre y la toma de posesión el 14 de diciembre de 2018 con vigencia hasta el 13 diciembre de 2024.

Los últimos reportes de la fanaticada precisan que anoche no hubo retenes antialcohol en la ciudad y, salvo prueba en contrario, tampoco accidentes qué lamentar como hace una semana.

Hace una semana hicimos un resumen de muchos muertos, la mayoría consecuencia a las desmedidas cantidades de alcohol ingeridas y, sobre todo, a la enferma manía de manejar borrachos.

Aquella vez dijimos que es obligado modificar el operar de los retenes, sobre todo en sus horarios, y ubicación, puesto que la gente los detecta, empieza a correr la voz y al rato ya nadie pasa por ahí.

Y luego, el horario, lo montan a las 10:00 de la noche y lo retiran a las 12:00 o antes, permitiendo con eso, a menos que esa sea la razón, que los borrachitos puedan conducir vehículos sin ningún problema en las horas posteriores, las más críticas, por tratarse del cierre de los antros.

Total, anoche no hubo retenes, y seguramente no fue por eso que no hubo accidentes. Los retenes son necesarios y deben seguir instalándose de manera sorpresiva para que no se corra la voz, y de ser preciso cada vez en un punto diferente.

Aun cuando no se informó sobre las razones por la ausencia de retenes, ojalá haya sido por cuestiones de programación, que se estén reorganizando para dar una buena embestida a los tomadores al volante.

Excelente que la Secretaría de Turismo expida el título de “Pueblo Mágico” a la antigua villita de Nombre de Dios, Dgo., pero… para que lo sea, debe parecerlo, y para que parezca, le falta una eternidad.

Especialmente si a Nombre de Dios se le compara con San Miguel de Allende, Morelia, Tapalpa, Tepozotlán, Malinalco, Taxco, Ixtapan, etc., etc., donde con el tiempo han levantado verdaderos emporios turísticos de altísima calidad y de insuperables servicios.

Acá, en Nombre de Dios, estamos empezando, ciertamente, pero hay que esperar un poquito como para poder presumirlo, toda vez que si llega en este momento una familia de diez personas a querer hospedarse ahí, no habrá dónde meterlos. Y el menú para comida todavía está muy llimitado a las gorditas de Doña Aleja y la nieve de la Plaza de Armas.

Miguel Ángel Vargas Quiñones le está poniendo el cascabel al gato al emprender un reporte diario sobre los avances del extraordinario y nunca visto proyecto del alcalde José Ramón Enríquez de Ciudad Gobierno.

Esta mañana el director de Contexto hizo su quinto reporte y subraya que se quedó en la primera piedra, que no aparece un albañil o de perdido un topógrafo que empiece a darle forma al gran sueño.

Le está dando publicidad gratis al jefe de la comuna capitalina, ciertamente, pero… lo forzará a pasar de los planes a los hechos en el corto plazo, sobre todo, si la cuestión era nada más electorera, como para convencer a la gente que pasará a la historia como un buen alcalde, pero sobre todo como el alcalde que hizo Ciudad Gobierno.

Vargas Quiñones ha dicho que el visionario y nunca visto proyecto se halla a años luz de su realización puesto que el Municipio no tiene recurso alguno para arrancar la obra.

Y Enríquez Herrera, para no exponerse a la risión, queda obligado a buscar los dineros donde sea y al precio que sea para cumplir con su gran proyecto.

Los univesitarios de a deveras creen que la disputa de la rectoría de la UJED se decidirá entre Manuel Murillo, Rubén Solís, Jorge Cisneros, Fernando Carrasco y Jesús Soto.

Incluso, algunos consideran que en una última cernida habrán de quedar solamente tres de ellos, pero nosotros no queremos ser tan sínceros y despachar a su casa a ninguno de ellos.

Las alianzas serán todavía una posibilidad de reducir el número de participantes, solo que… como siempre pasa, nadie quiere ser cabeza de ratón y menos cola de elefante, y están en lo cierto, pues como decían antes: “suplente, ni de Dios…”.

Un día alguien nos preguntó qué haríamos para promover mediáticamente a Máximo N. Gámiz Paral, y a ese alguien le respondimos lo mismo que propusimos para José Ramón Enríquez.

Entonces, los promotores del bien recordado Gámiz Parral hasta se pitorrearon de nuestra fórmula: “Cómo es posible, si los diarios de la OEM están a su disposición, no le cuestan…”.

No les hago largo el cuento, Máximo mordió el polvo y de qué forma con un ilustre desconocido políticamente, Joel Rosas, pero todo debido a la equivocada campaña que le hicieron. Un domingo, cómo olvidarlo, incluyeron fotografías en las 56 o más páginas que incluyó EL SOL DE DURANGO. O sea, pésimo uso del periódico.

La derrota de aquel ilustre catedrático de la UNAM, Gámiz Parral, empujó consecuencias devastadoras para su carrera política en la que llegó a colocarse como el siguiente prospecto para la gubernatura.

Luego, como para redondear la equivocación, Máximo aceptó una candidatura por el PRD que lo llevó irremediablemente al inesperado y menos aceptado retiro político.

El cabildo de Gómez Palacio aceptó la petición de los familiares de Carlos Herrera Araluce para que le quitaran su nombre a la avenida Lázaro Cardenas.

Un extraordinario gesto de cortesía de los Herrera Ale, pues saben, como sabemos muchos, que el imponer el nombre de don Carlos a una calle siempre fue más una lambisconada que cualquier otra cosa.

Por eso, qué bueno que la familia se puso de acuerdo y echó por la borda el arranque barberil que tuvo alguien en el cabildo gomezpalatino.

Así, muchas otras familias debían considerar que alguien use por ahí el nombre de su padre sin que en realidad hubiese hecho algo en su vida como para subrayarlo, sería también un arranque de humildad y mucha cortesía.

La visita que realizará a esta ciudad el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, el próximo martes, sin duda despertará muchas expectativas tanto entre los ciudadanos que le dieron su voto el 1 de julio como entre organizaciones de la sociedad civil e incluso en las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

Y es que todos se preparan para aprovechar las horas que durará su estancia en Durango, para dialogar con el mandatario y realizarle una serie de peticiones que sin duda responden a las necesidades que se tienen actualmente en la entidad y las que tienen distintos grupos de la población.

Esta visita se espera con optimismo, con la esperanza de que las solicitudes que se le hagan tengan una respuesta positiva, incluso las que se plantearán a nivel gubernamental, pues el gobernador del estado ha mencionado que durante una reunión que sostendrá con AMLO le presentará proyectos estratégicos para la entidad y pedirá que se autoricen los recursos necesarios para ponerlos en marcha a partir del año entrante.

No cabe duda que el presidente electo recibirá una gran cantidad de peticiones, como seguramente ha sucedido durante su recorrido por otras entidades del país, por lo cual solo resta esperar para conocer qué tantas se podrán atender, pues aunque se podría esperar que tenga una varita mágica para otorgar lo que se le pide, todo estará sujeto a los recursos presupuestales de los que disponga el Gobierno Federal para el año entrante.

Los que andan desesperados son los maestros que pertenecen a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ya que no han recibido salario desde hace 2 años 7 meses por no presentar la evaluación educativa, ante lo cual tomaron las instalaciones del Congreso del Estado y una parte de la calle 5 de Febrero, entre Zaragoza e Hidalgo.

Está bien que protesten y se inconformen pero la cuestión es que se hizo un tremendo tráfico y muchas personas se molestaron, pues se vieron afectadas en sus actividades al transitar por la zona, incluso señalaron que se impidió el paso a una ambulancia de la Cruz Roja, sin tomar en consideración que estas unidades siempre van a dar atención a urgencias.

Pero conscientes de estas afectaciones uno de los docentes con salario retenido expresó que lamentaba la situación y también pidió un poco de empatía para su caso, pues hasta el momento las autoridades no les han apoyado para que se resuelva su falta de pago, pero tampoco han sido cesados.

Los profes argumentan que es la única manera de que se les voltee a ver, pues se han manifestado de manera pacífica entregando oficios, atendiendo las mesas de trabajo cuando se presentan, pero no ha pasado nada.

Omitir el pago de parquímetros, estacionarse en lugares indebidos como zona amarilla, de discapacitados o de carga es motivo de una multa, pero ir a pagarla es un verdadero martirio para los miles de automovilistas de la capital.

Y es que acudir a la Unidad Administrativa del Ayuntamiento a realizar el pago de alguna infracción o recoger una placa vehicular puede convertirse en todo un viacrucis, pues el tiempo en el que atienden a los ciudadanos puede ser bastante. Tan solo un pago puede tardar hasta 45 minutos o una hora para que se pueda efectuar.

La agilización de los tramites son tardados y no porque sea un trámite complicado, sino por la inoperancia o hasta lentitud del personal, esto en parte a su mal humor, las pocas ganas de atender al público y la acostumbrada burocracia con la que llevan estas gestiones, por lo que tal pareciera que en lugar de brindar un servicio lo que pretenden es trabajar lo menos posible.

Además de esperar turno los ciudadanos se encuentran con la sorpresa que en ventanilla se desapareció el empleado que los puede atender, hay que esperar que esté de buenas, no hacerlo enojar, y rogar a Dios por que en el archivo ya esté almacenada la placa, licencia o tarjeta recogida por el oficial, pues de no ser así hay que ir otro o varios días y volver a empezar el peregrinar, por lo que estas largas esperas se pueden comparar casi con las de un hospital.