Inicio > Columnas > 7 días de grilla > “Siete días de Grilla”

“Siete días de Grilla”

El alacranismo que nos caracteriza, o que caracteriza a los políticos, en todo lo alto en Morena, que no les importa llegar desmembrados o disminuidos a la siguiente competencia, sino que se vaya Otniel García.

Todo mundo, o casi todo mundo, para no exagerar, lo hace responsable de la dolorosa derrota del cinco de junio pasado, aunque ya dijimos y sostenemos que los reveses fueron producto de los errores casi de todos.

Las fallas que costaron la gubernatura a Marina Vitela, sin duda, nacieron de su cuarto de guerra, donde, igual que en prensa, había mucho general. Todo mundo mandaba y nadie obedecía, o peor, todo mundo desobedecía.

No pueden responsabilizar nada más a Otniel, pero como ya les gustó para bulto de boxeo, ahora es el causante de todas las malas que nos están pasando, incluyendo la falta de lluvias.

Los morenos tienen que hacer un examen de conciencia honesto, leal, en el que se aclare cuánta culpa tuvo Otniel y cuánta tuvieron los demás, porque hasta lo que se sabe fue el war room el que mandó a leer y fachosa a Marina al primer debate, luego se tardaron para sugerirle una mejor vestimenta.

El audio burdamente preparado para “acabar” a Esteban fue el inicio del fin. Vitela había compuesto mucho su trabajo con el multitudinario desayuno en La Estampida. La idea salió de los “cerebros”, no de Marina ni de Otniel. También fueron los “pensantes” los que sacaron la molestia marinista por la nota en que se decía que trianguló contratos a sus hijos, y no conformes, después la mandaron a llorar, cuando para el gusto de los más debió salir echando madres como para demostrar a los duranguenses que estaba para otras cosas.

Y como cereza en el pastel, también los ideólogos de la candidata la mandaron a defender histéricamente a los “mapaches” morenos que agarraron en Lerdo para demostrar la cara contraria a la que presentó el día de la lloriqueada, cuando por lo menos debió desconocerlos o adjudicárselos a la oposición y, la mayoría de esas decisiones, salieron del cuarto de guerra, no de las ideas de Otniel, pero los morenacos lo quieren en la hoguera. (Alacranismo, dice la Real Academia de los Bajos Mundos, es cuando un duranguense que ve destacar a otro lo persigue hasta acabarlo. Los alacranes, cuando van saliendo de la tina, se alcanzan unos a otros para que los de adelante no logren escapar).

 

 

El Movimiento de Regeneración Nacional decidió ya que su candidata a la gubernatura del Estado de México sea la delincuente consumada Delfina Gómez. Tampoco se hicieron encuestas, pero la dirigencia asegura que fue la mejor calificada.

La exsecretaria de Educación, Delfina, cuando fue alcaldesa de Texcoco, obligó a los trabajadores, empleados y funcionarios a ponerle a la charola para la campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Será por eso que el jefe de la nación ya dio el visto bueno para que sea la señora Gómez la aspirante mexiquense otra vez, aunque por aquella causa la posible candidata hubo de pagar una gran fianza para poder andar en libertad.

Tiene pendientes con la justicia que, quizá, cobre el Instituto Nacional Electoral cuando llegue a la campaña, a la que se está adelantando por lo menos un año, pero Morena ya inventó el cuento de “coordinadora de los comités de defensa de Morena” en el Edomex para que pueda hacer proselitismo sin problema.

No pocos morenos, sin embargo, le han pedido al líder moral, AMLO, que la piense tantito y que dé un golpe de timón haciendo otra propuesta de las muchas opciones que tiene a la mano, con una mejor preparación y con calidad moral para aspirar a dirigir uno de los estados más importantes del país.

Y para no dormirse en sus laureles, Marko Cortés propuso ya al empresario Enrique Vargas, un hombre hartamente estimado en el EDOMEX para ver de qué cuero salen más correas, y sobre todo no permitir que les coman el mandado.

Sobre los aspirantes a la grande en Morena, Ricardo Monreal soltó ayer un obús interesante en el que asegura que todavía trae un as bajo la manga, y que no está pensando salirse del partido, que se quedará hasta que la dignidad lo resista. O sea, sigue habiendo “tiro” en Morena.

 

 

Es bien cierto que los viajes ilustran, y lo sacan a uno luego de la ignorancia, dado que apenas sale uno del terruño y se entera que en Edomex, Nuevo León y Jalisco están desatadas las “corcholatas” de AMLO.

Se han apoderado de cientos de anuncios panorámicos, con lo que eso cuesta, y hemos podido ver que no nada más los prospectos del presidente están en plena efervescencia, sino de varios partidos.

Vimos ya, por decir algo, un gran anuncio, aunque con pésimo diseño, favorable a Enrique de la Madrid, hijo del extinto Miguel de la Madrid Hurtado, que nada más él y sus parientes saben que quiere la grande, pero se la creyó y ya anda volado.

Aparte de los panorámicos están los muchos miles de bardas ocupados por las “inocentes” pintas de “Claudia”, “Marcelo” o “Augusto”, sin decir más de los apellidos para no darle razones al INE. Alguien le preguntó al secretario de Gobernación qué ondas con esos anuncios, y fue claro: “No tengo la menor idea de quién me dedica esas pintas, porque yo estoy concentrado en mi encargo…”.

El caso es que, a lo que iba, que sabedores de las regiones donde se concentra el grueso de la población electoral, los suspirantes están volcados allá, y a zonas como Durango, que ni aparece en el mapa político de México, no lo consideran ni para un saludo.

 

Un día hicimos la pregunta a las autoridades sanitarias respecto a por qué, por decisión de no se sabe quién, dejó de aplicarse varias vacunas entre la población infantil y es hora que no responde nadie.

No conocemos bien el cuadro básico de inmunizantes, por lo que no podemos precisar cuáles vacunas están faltando en el esquema de protección de los pequeños, pero son varias que de pronto dejaron de aplicarse, precisamente para ahorrar.

Las vacunas no existen en México, porque alguien del Sector Salud pensó que son un despilfarro del país, y no se ha comprado el biológico desde hace años, pues para qué tirar ese dinero. Ahora vacunan contra el covid a algunos niños, pero… con el dolor de su corazón, pues creen que sería mejor ahorrarlo.

Y si al caso le añadimos la cancelación del tamiz infantil, que sirve a los médicos para identificar posibles enfermedades en los bebés, aparte de la falta de medicinas para los enfermos de cáncer y para cualquier enfermedad, algo no cuadra entre la población infantil de México.

 

 

 

Un médico mexicano no puede o tiene prohibido ejercer en los Estados Unidos, ¿por qué un estudiante cubano sí puede venir a desempeñar el papel de un médico debidamente graduado?

Los planes de estudio de las escuelas de medicina de México son diferentes y quizá insuficientes como para llegar al vecino país y empezar a consultar, de modo que, el que quiera ejercer allá, tiene que cursar los estudios correspondientes.

Y acá, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya autorizó, aunque no es quién para aprobar o rechazar a médicos extranjeros. La ley de la materia lo prohíbe terminantemente y exige, de mínimo, hacer una evaluación del externo para saber a dónde llega su capacidad, pero acá los cubanos caerán o ya cayeron parados, con sueldo y toda la cosa. Aparte de que, al devengar un pago del gobierno, deben declarar ante la Secretaría de Hacienda, y por más autorización que tenga del jefe de la nación, no vale para los efectos fiscales.

Ante la circunstancia, ya no sabemos si es mejor ocupar pasantes o estudiantes a punto de graduarse, que traer pasantes cubanos, porque eso es lo que son, pasantes que sin embargo recibirán un sueldo como si fueran especialistas.

 

El chiste es tirar el dinero, en lo que sea, pero hay que tirarlo para que digan que se invirtió en cosas útiles para los duranguenses, pero… hay una demarcación de la policía ambiental que nunca ha abierto sus puertas.

Se encuentra a la entrada o salida del estadio de beisbol Francisco Villa, y aunque nunca ha servido para maldita la cosa, porque si no abre cómo va a operar, pero tampoco tiene los uniformados que se supone debía tener.

Eso sí, cada rato la pintan con motivos policíacos, unos de color azul, otros de rojo y el último, de color verde, pero nadie sabe qué tiene adentro si es que tiene algo, y si lo tiene para qué sirve.

 

Pasan los tiempos, los años para ser precisos, y muchos automovilistas no terminan de aprender a conducir en caminos como la súper a Mazatlán o sobre el Periférico de Durango, y a veces, lo increíble, prefieren estrellarse con otro antes que hacerse a su derecha.

La naturaleza de esas carreteras, o lo angosto, para que mejor me entiendan, habla de dos carriles reales que pueden convertirse en tres imaginarios si los dos vehículos que van y vienen se hacen a su derecha y permiten que un tercero rebase.

Utilizamos ayer el periférico o libramiento, que ya no supimos qué es, que precisamente tiene dos carriles con un potencial tercero imaginario. Íbamos hacia el aeropuerto y otro conductor venía en sentido contrario. Intentamos rebasar, con direccionales y toda la cosa, pero el muy ilustre desconocido nunca se hizo a su derecha.

Increíble, decimos, pero por esa misma causa se han registrado numerosos percances en esos caminos, como aquel que cubrimos hace dos años en el kilómetro 38 de la carretera a Mazatlán en que murieron 5 personas, el encontronazo se produjo exactamente en el centro de la cinta asfáltica, lo que aclara que ninguno de los dos se hizo a la derecha. Prefirieron estrellarse entre ellos que hacerse a la derecha.

No es la primera vez que comentamos el tema, hemos pedido otras veces que CAPUFE haga unos volantes o ponga anuncios a la entrada o salida de esas carreteras en donde se subraye y se insista ante los conductores que hay que permitir el paso a quien va rebasando. Eso es todo, pero ni CAPUFE ni nadie nos entiende.

 

 

El secretario de Educación en el estado, Rubén Calderón Luján, declaró en la semana que las escuelas de Durango están en buenas condiciones, funcionales, sobre todo han resistido los últimos embates de la naturaleza.

No quisiéramos echarle a perder el festejo o la pachanga, pero en la realidad, las escuelas todas, o casi todas, están para el arrastre. La ausencia de alumnos en la pandemia acabó de arruinarlas.

Es que si no tiene la dependencia el dinero para contratar las cuadrillas de trabajadores necesarios, no hay mantenimiento y sin mantenimiento pasa lo que pasó en mi casa y que descubrí hace rato: Una alberca en mi balcón que tiene muchos días, que quizá desde las primeras lluvias, pero como nunca volteamos hacia allá, nunca nos percatamos de la inundación. Pues lo mismo sucede en las escuelas, que están abandonadas a su suerte, sobre todo después de la pandemia.

 

Aunque parezca que no, pero la falta de pavimento en las periferias de la capital es factor de que con cualquier llovizna se formen enormes lagunas en algunas zonas.

Y es que para ser realistas en recientes días y pese a ser temporada de lluvias no han caído enormes cantidades de agua, solo algunos leves chubascos que no han representado problemas o emergencias.

Pero los habitantes de las orillas saben que hasta con una simple mojada con la manguera les implica enormes problemas, pues al tener calles de solo tierra se forman grandes charcos que les impiden poder transitar ya sea a pie o en carro o camioneta, sin contar que la acumulación de agua puede ser foco de mosquitos o de enfermedades para los más pequeños de la casa.

Por lo que no estaría de más que, si de plano no hay intención de pavimentar, al menos las autoridades se dieran una vuelta a las colonias para ver qué calles necesitan de perdis una emparejada con las máquinas y así se evite este problema en lo que se pueda.

 

Y a propósito de viajeros, alguien que nos indique si “los nuevos ricos” morenistas ya regresaron de su agotadora gira por el viejo continente, donde se dice gastaron como loquitos en fuga.

No envidiamos en lo absoluto a esos nuevos billetudos, porque nosotros hemos tenido la oportunidad de viajar hasta en cinco ocasiones por aquellos rumbos, pero nos preocupa por saber si lo que gastaron fue de su bolsa… o de otra…

Bueno, es pregunta nada más, no se aceleren y si quieren, total, no me respondan, pero nada más para que se den una idea, a la entrada de la Basílica de San Pedro, a mano derecha, hay una tiendita que vende souvenirs y esas cosas, además de refrescos y, una coca cola, o lo que le cabe a un vasito pequeño con diez hielos, cuesta algo así como 8 euros, de modo que… allá hay que ingarse para tomar ese veneno.

 

Terminó la feria hace unos días y después de una serie de declaraciones oficiales con respecto a los buenos resultados que se lograron, de acuerdo a la cantidad de personas que ingresaron al recinto ferial, solamente falta conocer también el aspecto monetario de estos festejos que fueron suspendidos en dos ocasiones debido a la pandemia, pero que al reanudarse en este año convocaron tanto a los duranguenses como a personas de otras entidades que estuvieron en esta ciudad.

Si bien en este aspecto el secretario de Turismo Eleazar Gamboa se mostró cauteloso al hablar de los ingresos que se lograron, ya que sin mencionar una cantidad específica dijo que todavía no se tiene, recordó la inversión que se realizó para la rehabilitación de las instalaciones, así como las limitaciones que se tuvieron para su promoción, entre otros aspectos, que hacen suponer que el tema económico podría no alcanzar o acercarse a los resultados de los festejos realizados en esta administración.

Esperemos que pronto haya información más clara al respecto y que no lleve a recordar un pasado reciente, cuando las ganancias de la feria, en condiciones muy distintas a las actuales, eran poco creíbles debido a las pequeñas cantidades que se reportaban; sin embargo, es de esperarse que en unos días más haya un informe tanto financiero como en el impacto que los festejos tuvieron en la población.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: