“Siete días de Grilla”

La explosión ocurrida ayer en Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, por robar gasolina, ha dejado más de sesenta muertos y más de cien lesionados, pero ya hay gente pidiendo indemnización al gobierno.

“El culpable del huachicoleo (robo de combustibles) es el gobierno, pues no ha sabido frenarlo y evitar que se produzcan tragedias como la de ayer…”, dice alguien en redes dentro de lo más absurdo que se haya podido leer.

El monumento a la insolencia podemos ver hoy tanto en Twitter como Facebook, no es uno, ni dos, sino muchos los que están haciendo culpable al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

La desfachatez del mexicano en todo lo alto, por encima del cinismo de justificar el robo de combustibles.

La explosión de ayer en Hidalgo se produjo no obstante que era zona aparentemente controlada por el Ejército Mexicano. La tropa hizo muchos intentos por alejar a la gente, que no estuviera captando la gasolina, precisamente para evitar la explosión.

Nada de los resultados se justifica, todo es lamentable al extremo, y ojalá sirviera para que otros se sacudieran la tentación de ir por más gasolina sin costo.

Ante la devastación provocada por la explosión será por demás complicado aclarar dónde se originó el fuego, que evidentamente no lo causó nadie de los ahí presentes.

Hay los que sugieren que el fuego llegó por una llamada telefónica recibida por algún aparato que llevaba alguien de los presentes en el fatídico lugar.

Sin embargo, las escenas dantescas y de devastación que dejaron las llamas harán poco más que imposible aclarar de dónde llegó el fuego mortal.

Y, sea cual haya sido la causa, que la terrible experiencia sirva a los demás para que la piensen más de una vez si pretenden seguir apropiándose de combustibles.

Es que, ahora los “huachicoleros” no nada más se están robando la gasolina, sino que están “incursionando” en el robo de gas que, sobra decirlo, es mucho más flamable y peligroso que las gasolinas, y parece que eso es lo que menos importa a los arriesgados ladrones.

Mientras los rateros sigan en la calle, el PRI no volverá a ser gobierno por mucho tiempo, ni a nivel nacional, y mucho menos estatal. Creer lo contrario es engañarse a sí mismo.

Ayer, Luis Enrique Benítez disertó ante el Canal 10 respecto a los tiempos que enfrenta el Revolucionario Institucional y se echó confeti, hasta ahí todo bien, mal haría en no hacerlo.

Empero, la recuperación del tri no depende de las pocas o muchas ganas que tengan los tres o cuatro que quedan en esa agrupación política, depende de que se castigue a La Generación Podrida por una parte, y que se les quite lo que se llevaron, por la otra, y eso, cada vez está más distante.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, por el contrario, antes que desatar una persecución implacable contra los ratones de dos patas, sigue perdonándolos, y cada vez a más que sobre la marcha han ido apareciendo.

La gente ya sabe cómo cobrársela al PRI, lo ha hecho en Durango en los dos últimos procesos electorales, y lo seguirá haciendo mientras no vea que se castigue a los indecentes.

Esa es la gran verdad del priismo de nuestros días, que mientras los hampones sigan a salto de mata, y que el PRI no mueva un dedo para que se les castigue, no volverá a confiar en ellos, por muchas ganas que tengan de hacer bien las cosas.

La desgracia del Siglo XXI para muchos seres humanos son los teléfonos celulares. Millones de personas han muerto por descuidos provocados por el uso del celular.

El jueves pasado un hombre fue arrollado y muerto por el conductor de un autobús amarillo frente a las puertas del hospital del IMSS en Durango precisamente, por ir hablando por teléfono.

El teléfono celular, sin duda, es además de seria amenaza mortal causa de grandes pérdidas económicas en la industria, el comercio y prácticamente cualquier actividad normal.

El que no está mensajeando va hablando por teléfono y haciendo cualquier cosa, pero nunca cumpliendo con sus obligaciones. La explosión de ayer se sugiere que fue por una llamada a celular.

Ha llegado la hora, creemos, que alguien haga algo para evitar las calamidades que nos acechan por el uso del celular a la hora de laborar, como el caso de los choferes de autobuses, pero hay reportes de que el celular es el principal estorbo para infinidad de trabajadores.

También es una maravilla el uso del celular, pero bien encauzado, bien aprovechado, y no en el chat o en llamadas ajenas por completo a la actividad que en el supuesto se desarrolla, y en serio, en la industria, la banca, el comercio y no se diga en los tres niveles de gobierno.

O qué me dicen de la gráfica en que Roberto Silva captó a un patrullero municipal concentradísimo en el celular mientras conducía una patrulla, por lo que en el supuesto ya se sancionó al uniformado infractor. Les digo, esto ya está a nivel crisis.

Las aseguradoras andan muy activas en la integración de la Ley de Protección a Vícimas de Accidentes. Ojalá no sea otro de los muchos intentos por fingir demencia a la hora de un percance.

Y claro, que si se logra la referida ley, que se incluya la obligación de las aseguradoras por reaccionar de inmediato ante el registro de un accidente, pues por lo general parecen esconderse para no entrarle a la responsabilidad.

Los ajustadores de algo se valen para empezar una eterna lucha contra sus clientes cada que se ven inmersos en un accidente. Los muy ilustres señores siempre tienen argumentos para hacerse los desentendidos.

O sea, que se emita la ley, pero que se exija a los aseguradores que reaccionen con rapidez ante los accidentes, dado que hay casos en los que pasan horas y horas tras un percance y ellos nunca llegan, tiempo durante el cual la otra parte se aprovecha y no pocas veces ha logrado echarle la culpa a la víctima. ¡Así es…!!!

Alguien llamó a nuestra redacción para advertir que demandará a este periódico por haber divulgado el nombre de la persona muerta frente al hospital del IMSS.

Claro que en la difusión del nombre no se incurrre en ninguna anomalía. No es delito decir quién es la persona muerta.

Y sin embargo, sí es delito el abandono de una persona minusválida, como el hombre fallecido antier, que iba saliendo después de recibir terapia física en el hospital mencionado. No estaba en condiciones de cruzar la calle, y es más culpa de sus familiares que de nosotros en la desgracia.

Hay abandono de sus parientes, pues a sabiendas de que no estaba en condiciones de andar subiendo y bajando autobuses, aun así lo dejaron ir solo esa mañana fatal.

No hay ningún indicio que precise que la caída del helicóptero en que viajaban los Moreno-Alonso haya sufrido un accidente, dijo ayer el líder nacional del PAN Marko Cortes. Aunque, tampoco hay ninguna señal de otra cosa.

Los expertos procedentes de Canadá no han emitido conclusión alguna, por tanto ningún rumor puede ser tomado como cierto.

Es que, dentro de ese mar de rumores, también se asegura que la gobernadora Marta Erika Alonso y su esposo Rafael Moreno Valle no iban en esa nave, especie que tampoco será posible comprobar en el corto plazo.

O sea, para no abonarle a la incertidumbre sobre el helicopterazo, no queda más que esperar a la información de los investigadores. Será su palabra la que nos precise qué pasó, por qué pasó o cómo pasó. Antes, las conclusiones ligeras no caben en ninguna parte.

Es claro que el PRI regresará al poder hasta que haga bien las cosas, hasta que corrija sus viejos vicios por los que unos tragaron más pinole y otros pura saliva.

La gente repudia al tricolor por lo tesonero de sus malas artes, por el gandallismo y el súper chanchullo que siempre hacía para favorecer a unos y desproteger a otros, o para beneficiar a los mismos y despreciar a los de siempre.

Esto viene a colación en virtud de la más reciente reforma, por decirlo de alguna manera, que han acordado las multitudes al interior del PRI, de ir a la base para definir las próximas candidaturas.

El PRI se está quedando, o se quedó solo con Benítez, Jesús Díez, Arturo Yáñez y Gustavo Lugo. Tiene sobre su cabeza pendiendo la espada y debe cambiar las cosas, hacerlas lo mejor posible para aprovechar bien los pocos recursos humanos que le quedan.

Lo menos que debe hacer el tri es escoger a los mejores hombres, por primera vez en muchos años, advertido de que si no lo hace, si prefiere meter su cochina mano para inclinar la balanza a favor de alguien, ya se lo cargó el payaso.

A propósito, parece que Yolanda de la Torre y Alfonso Díez quieren pelearle a Chuy, Yáñez y Lugo la alcaldía de Durango. Están valorando pros y contras, y quizá se suban a ese destartalado cabús.

Tiene que combatirse con mano de hierro la violencia familiar, especialmente tratar las golpizas que le regalan a sus hijos infinidad de madres que creen que es normal, aunque… hay que agarrar esos casos con pinzas.

Uno, la “brutal” madrina que le puso Nayeli a uno de sus muchachos, cuyo video grabado por orden suya por otro de sus hijos, por momentos es más bien una “latiguiza” casi casi de película.

Es cierto, para la estatura del muchacho, como quiera se levanta y corre aun dentro del cuarto o de menos le sujeta el látigo o cable eléctrico a su madre para que ya no le siga pegando.

No es por nada, pero nos parece que exageraron para refundir en el calabozo a la tal Nayeli.

Y, por otro lado, trascendió en la semana que una pareja fue enviada al Cereso por haber causado una serie de lesiones a su hija.

Acabamos de ver a la niña, a la que supuestamente lesionaron sus padres y no tiene absolutamente nada. Quizá una luxación de un hombro, pero producto de un atorón que se dio la madre en un clavo o cosa parecida.

No hay el supuesto maltrato por el que la celosa policía ya tiene refundida en la cárcel a la desnaturalizada pareja.

O sea, alguien se está adornando con la persecución de estos casos, y aunque parezcan temas para una película sangrienta o diabólica, no da para tanto escándalo.

Ah, es que el padre de la niña es drogadicto, dicen que dijo alguien, pero… qué tienen que ver las drogas con la niña, si la pequeña está en perfectas condiciones de salud, nos consta.

Ofrecimientos de reconciliación entre gobiernos, trabajos de limpieza y reparación en las calles del centro de la ciudad, recorridos para verificar estas acciones, forman parte de una intensa agenda de trabajo del Presidente Municipal de la capital, quien de manera repentina cambió la actitud beligerante que mostró durante la mayor parte del  2018, cuando después de que el Congreso del Estado diera continuidad al proceso sancionatorio que inició durante la legislatura anterior y anunciara como posibles castigos la destitución e inhabilitación, Joserra montó en cólera y no solamente criticó la actuación de los diputados locales, sino que incluso anunció de manera pública su ruptura con el gobierno estatal y de manera especial con el gobernador Aispuro Torres, en medio de una serie de acusaciones.

Este cambio de actitud, con el ofrecimiento de fumar la pipa de la paz y mostrar una imagen más amable y conciliadora del alcalde capitalino, después de mostrar todo lo contrario, solamente se puede explicar si se considera el proceso electoral que inició desde el mes de noviembre del 2018, para la renovación de los 39 ayuntamientos, así como una intención que aunque sin confirmar de manera oficial, resulta evidente, de buscar la reelección en el cargo.

No cabe duda, con miras a las campañas en busca del voto ciudadano, todos los actores políticos se transforman en personas amables, agradables, bondadosas, sonrientes, conciliadoras, en espera de que los ciudadanos les crean esos cambios tan repentinos y olviden los incidentes pasados, así como las dudas con respecto a los resultados del trabajo realizado. No falta mucho para saber si la estrategia les da resultado al alcalde y a quienes también buscan un cargo de elección popular…

El caso del menor de edad golpeado por su madre en la colonia Universal no hubiera sido conocido si no es por el video que se propagó en las redes sociales para hacer la denuncia pública, fue de esa manera que se hizo viral y llegó a ser un tema comentado en todos los noticieros del estado y a nivel nacional.

Pero ese mismo video provocó reacciones divididas, mientras para unos esa violencia es brutal e inhumana, otro sector de la población opinaba que en épocas pasadas era lo más normal para educar a los hijos.

Titulares de diversas dependencias encargadas de cuidar los derechos de los menores y derechos humanos coinciden en que la violencia no debe ser permitida bajo ningún pretexto y a ninguna persona. El DIF Estatal tomó el caso por parte de la Procuraduría de Niñas, Niños y Adolescentes y el menor se encuentra bajo su protección, con la atención psicológica que requiere.

También el padrastro, quien hizo la denuncia, y los dos hermanos pequeños se encuentran bajo tratamiento. Por lo que la investigación continúa y la madre acusada ya está a la espera de su sanción, tomando en cuenta que estuvo evadiendo la justicia y sorprendentemente fue buscada por perros antidrogas, ejército, ministeriales, videntes y hasta por la Interpol para poder lograr su detención.

Ni con un director ni con otro, el tema de la rehabilitación de las unidades deportivas en las colonias y fraccionamientos de la capital no ha sido prioridad en el Gobierno Municipal, pues se siguen observando las carencias de estos lugares tanto en infraestructura como en seguridad.

Es muy común observar que más que utilizados para el deporte son lugares que se apropian para hacerlos semilleros de vandalismo y delincuentes.

Tal parece que el actual titular está más enfocado en que se regularicen las carreras en la vía pública y en el desarrollo de capacitar formadores, pero se olvida que es precisamente en los barrios, en las calles, en las canchas de las colonias donde se forman deportistas, por lo que se deben mejorar las condiciones de estos lugares y de pasada la seguridad.