Sigue presión de normalistas

  • Ahora toman oficinas de Sedeco y secuestran diversos vehículos

Por: Carolina Cupich / Javier García

Este martes un grupo de jóvenes de la Normal J. Guadalupe Aguilera tomaron las instalaciones de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) ubicadas en el bulevar Felipe Pescador, además de secuestrar diversos vehículos de empresas que circulaban en las inmediaciones de la escuela, reteniendo incluso a los choferes.

Los jóvenes de forma tajante señalaron que estas son más acciones de las que están dispuestos a emprender, mientras no se llegue a algún tipo de acuerdo, tanto con la Secretaría de Educación del Estado, como con el Gobierno Estatal, ya que señalan son los responsables de destinar los recursos económicos para que se cumpla con las peticiones que exigen.

Dijeron que el lunes a mediodía sostuvieron un diálogo con el subsecretario de Servicios Educativos, José Luis Soto Gámiz, para ver cuáles eran las peticiones que hacían, pero no se llegó a un acuerdo, por lo que decidieron continuar con sus protestas, sumando también la toma de las instalaciones de la Sedeco para ejercer presión a las autoridades.

“Vemos que sí han mostrado iniciativa para llegar a los acuerdos y al cumplimiento de nuestro pliego petitorio que se entregó hace un año, pero hasta que de verdad no lleguemos a un punto en el que nos veamos beneficiados y tengamos la respuesta que queremos, nuestra postura seguirá siendo firme, tanto los compañeros que se encuentran en la Secretaría, en las carreteras, aquí en la Sedeco y pues la toma de los vehículos, seguiremos presionando hasta que tengamos la respuesta que queremos”, recalcaron.

Soto Gámiz se dio cita a las instalaciones de la Sedeco con el afán de invitar a los estudiantes a que nuevamente se sentaran en una mesa de diálogo y llegar a algún acuerdo, además que liberaran tanto estas oficinas como las de la SEED, pero su respuesta fue negativa.

Destacó que no ha existido algún tipo de negación por parte del Gobierno del Estado para dialogar y se logre avanzar en los procesos, pero los alumnos no aceptaron la propuesta de la SEED, “debe existir apertura de parte de ellos para llegar a un punto medio, toda vez que no es la única escuela que se atiende en el estado”.

Señaló que ante la negativa se dará un informe a las autoridades para que analicen y determinen las acciones a seguir; “el argumento de los jóvenes para no retirarse y llegar a un acuerdo es que no se ha cumplido con el pliego petitorio presentado hace un año, pero aquí es falso, porque en la medida de las posibilidades y los plazos establecidos se ha cumplido con cada uno de los puntos, además de que evaluamos lo prioritario”.

Reiteró que están abiertos al diálogo, para así llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes y se deje de dañar a la sociedad por las medidas que han tomado; exhortó a los jóvenes para que evalúen sus acciones y tengan conciencia sobre lo que implica cada una de sus peticiones, que esperen a que los tiempos y el recurso se tenga y puedan dar continuidad a los trabajos.

Nada aún a un año de la muerte de “Ronny”

Sobre el mismo tema de la Normal de Aguilera se ha cumplido un año de los trágicos hechos donde perdiera la vida el joven aspirante Ronaldo Mojica Nevárez, el cual fue sobajado, golpeado y obligado a comer alimentos en descomposición en la llamada “Semana de Inducción”.

Sobre el caso se sabe que continúan llevando su proceso penal en libertad con medidas cautelares diferentes a la prisión preventiva por la muerte de “Ronny” el exdirector de la institución, Manuel, el exsubdirector del plantel, Ricardo, además de uno de los estudiantes de nombre Eduardo, integrante del llamado “Consejo Estudiantil”, a quienes directa e indirectamente se les relaciona con la muerte.

 Al respecto las autoridades judiciales precisan que se encuentran en la fase de presentación de acusación ya que ha quedado por terminado dicho proceso de investigación, lo que sería la antesala para que en un lapso de al menos dos meses se dé por concluida esta última etapa.

Cabe señalar que entre las posibilidades que se anticipan para dar el cierre del caso se contempla un posible procedimiento abreviado o en su defecto que se lleve a cabo un juicio oral, mismo que llevaría más tiempo para que el juez de la causa pueda emitir un fallo en torno a este caso que consternó a la sociedad duranguense.