Inicio > Noticias > Internacional > Sin noticias del periodista estadounidense detenido en Birmania

Sin noticias del periodista estadounidense detenido en Birmania

Bangkok, 1 jun. (EFE).- El portal de noticias Frontier Myanmar ha denunciado que sigue sin saber los cargos y el paradero del periodista estadounidense Danny Fenster una semana después de su arresto en Birmania y pidió su “liberación inmediata”.

“A pesar de múltiples intentos, Frontier aún no ha podido confirmar con las autoridades por qué Danny ha sido detenido. No se nos ha informado de los cargos que enfrenta, si los hay, y no hemos podido comunicarnos con él. No hemos recibido información alguna de las autoridades sobre su detención”, apunta en un comunicado el medio, donde Fenster era editor jefe desde agosto de 2020.

El estadounidense, de 37 años, fue detenido el 24 de mayo en el aeropuerto de Rangún, antigua capital y ciudad más poblada, cuando se disponía a tomar un vuelo hacia Kuala Lumpur.

Frontier, que cree que Fenster permanece recluido en la prisión de Insein, mantiene que el editor “no ha hecho nada malo” y exige “su liberación inmediata e incondicional”.

Más de 80 periodistas han sido detenidos desde el golpe de Estado que acabó con el Gobierno democrático, liderado por la nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, de los cuales unos 45 permanecen en prisión, según datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos de Birmania (AAPP).

La junta militar también ha emitido ordenes de arresto contra otros 22 reporteros, incluido el colaborador de Efe Mratt Kyaw Thu, que pedirá asilo en España tras huir de Birmania.

El estadounidense es el tercer reportero extranjero detenido por la junta militar desde el golpe de Estado del 1 de febrero.

El pasado 11 de marzo, el fotoperiodista polaco Robert Bociaga fue golpeado y arrestado por las fuerzas de seguridad cuando cubría una protesta en el noreste del país, pero fue deportado tras dos semanas detenido.

El reportero japonés Yuki Kitazumi fue detenido en Rangún el 18 de abril y acusado de diseminar “noticias falsas”, y también fue deportado casi un mes después de que intercedieran las autoridades niponas.

Las fuerzas de seguridad han reprimido con brutalidad cualquier atisbo de disidencia, incluso disparando con armas de guerra contra manifestantes pacíficos, lo que ha dejado al menos 840 muertos y más de 5.500 detenidos, de acuerdo con el registro de la AAP.

El Ejército justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido de Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, con el aval de los observadores internacionales. EFE

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: