Sin testamento mayoría de población rural

  • Prevalece idea de que hacerlo es un presagio de muerte: Notarios 

Aún prevalece la idea de que hacer un testamento es presagio de muerte, por lo que se sigue con la poca cultura en el tema, pero es entre los habitantes de la zona rural donde se presenta  mayor número de problemas por este motivo en hasta 80 por ciento de la población, indicó Juan Gerardo Parral, presidente del Colegio de Notarios en Durango.

Aunque reconoció que se ha ido formando una cultura del testamento, no ha sido suficiente, pues la gente presenta temor sobre todo en las zonas rurales, lo que genera la apertura de juicios sucesorios intestamentarios en varias generaciones. Las personas acostumbran dejar la propiedad por medio de la “palabra”, pero no es algo válido.

Mientras realizar el trámite de testamento puede salir entre 2 y 3 mil pesos, el tiempo, el desgaste familiar y el costo para un juicio sucesorio intestamentario es mayor. En algunos casos  precisó que se tienen que hacer hasta 3 juicios al mismo tiempo, cuestión que se pudo evitar porque se involucra a muchos miembros de la familia.

Es al momento de realizar un trámite jurídico como venta, renta o donación que familiares se dan cuenta que no existe ningún documento que pueda respaldar la acción. “Se vuelve un enredo que es muy costoso para la familia y que a veces por generaciones así se van pasando las propiedades”, expresó.

El presidente de los notarios destacó que la Ley de Voluntad Anticipada es algo muy importante, que es cuando alguien en pleno uso de sus facultades mentales designa a otra persona para que en caso de sufrir una enfermedad en fase terminal decida sobre el tratamiento, pero sin alargar la agonía.

Dijo que desafortunadamente algunos diputados la confunden con la eutanasia, porque estaba fijado el 21 de marzo para su aprobación por los diputados en el Congreso del Estado pero decidieron no subirla al pleno. Explicó que se tiene un error conceptual sobre la eutanasia, al ser una muerte asistida o quitar la vida, pero en términos jurídicos con la eutanasia pasiva se trata del bien morir.

Puntualizó que en un artículo del Código Civil de la entidad ya se permite nombrar a alguien para hacerse cargo de la decisión sobre el tratamiento médico de una persona, y esa Ley de Voluntad Anticipada permite regular de manera jurídica el tema, por lo que ya ha sido aprobada en 20 estados.