Inicio > Noticias > Entretenimiento > Sinaloa, entre “narcojuniors” y “buchonas”

Sinaloa, entre “narcojuniors” y “buchonas”

Por Hugo Gutiérrez. Enviado

Culiacán, 22 Oct. (Notimex).- Muchos de los críticos del operativo para detener a Ovidio Guzmán López, que corrieron y se tiraron al suelo durante la balacera en Culiacán, han sido testigos silenciosos, y en algunos casos hasta orgullosos, de la “narco cultura” arraigada en el estado.

El perfil del “narcojunior” en Culiacán es un fenómeno preocupante y puede verse, incluso, en las redes sociales, en las que presumen autos, felinos africanos y fajos de dólares frente a la cámara.

La “buchona”, que muestra un gran trasero y porta un fusil de alto poder, y los narcocorridos del Movimiento Alterado que idealizan a sicarios y capos de El Cártel de Sinaloa, son los moldes de un nuevo perfil de pistoleros.

El narcotráfico y sus capos han sido durante 50 años admirados por una parte de la población, que ha testimoniado cómo los delincuentes se pasean por Culiacán en autos de lujo, acuden a restaurantes, antros, “arrancones” de autos deportivos, funciones de box, peleas de gallos y carreras de caballos.

Pero desde 2010, aproximadamente, la apología del narcotráfico en Culiacán ha moldeado el perfil de un pistolero que parece no distinguir entre sus enemigos, la autoridad y la población civil que lo rodea.

El estilo de vida violento y lujoso, es parte de una “narcocultura” que parece dejar atrás a los narcotraficantes que hasta regalaban obras y dinero a las clases necesitadas que rodeaban sus territorios.

El “narcojunior” y la “buchona” solamente piensan en ellos y lo presumen con sus automóviles, armas bañadas en oro y con incrustaciones de piedras preciosas, drogas y whiskey.

La “buchona” se opera los labios, los glúteos, los senos y la cintura, viste ropa de diseñador, se alacia el cabello y se toma fotografías con armas de alto poder en sus manos.

Y el Movimiento Alterado producido principalmente por los hermanos Adolfo y Omar Valenzuela Rivera, ambos de Culiacán, hasta parece recrear con una canción de 2011, de Komander, la estrategia de huida de Ovidio Guzmán “El Chapito”.

Estrofas de la letra dicen literalmente así: “Preparen bazucas rifles y granadas, aquí no entra nadie, que el jefe no escapa gritaba la escolta. Clavado en terreno francotiradores queriendo abrir fuego, varios talibanes con mente suicida cubrían al Chapito, tenía que escapar….”.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: