martes, septiembre 21, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Snowden: “Los poderosos siguen rompiendo la ley sin pagar las consecuencias”

Snowden: “Los poderosos siguen rompiendo la ley sin pagar las consecuencias”

Marc Arcas

San Francisco, 19 ene (EFE).- El exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU. Edward Snowden, que lleva más de cinco año asilado en Rusia, aseguró hoy que “los poderosos siguen rompiendo la ley sin pagar las consecuencias por ello” y animó a la ciudadanía a asumir riesgos para terminar con esta “impunidad”.

“En 2013 di un paso adelante porque me di cuenta de que las personas en puestos de poder estaban llevando a cabo grandes violaciones de los derechos civiles. Pero para cambiar las cosas tienes que asumir riesgos. Eso es lo que yo hice y por ello no puedo regresar a casa”, indicó Snowden.

El exanalista de la NSA participó por videoconferencia en una charla en San Francisco (EE.UU.) sobre libertad, derechos humanos y “tendencias autoritarias” en el mundo, en la que también habló el abogado Wolfgang Kaleck, uno de sus representantes en Europa y autor del libro “Law versus Power”.

En junio de 2013, Snowden, que anteriormente había trabajado también para la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA), filtró miles de documentos clasificados de la NSA a la prensa que, entre otras cosas, revelaron un sistema de espionaje masivo por parte del Gobierno estadounidense.

Desde entonces, el exanalista de 35 años se encuentra perseguido por la Justicia de EE.UU. y reside en Rusia, donde llegó primero como asilado político y tiene un permiso de residencia válido hasta 2020.

“Los Gobiernos se aseguran un determinado nivel de impunidad porque les da flexibilidad lo que ellos consideran que es de interés nacional. No es solo que nos estén espiando, es que somos menos libres. Lo que ahora llamamos privacidad, solíamos llamarlo libertad”, aseguró Snowden.

El exanalista de la NSA explicó que cuando él empezó a trabajar para la agencia, no lo hizo “con malas intenciones”, sino que quería ayudar a crear algo bueno, pero luego se dio cuenta de que él conocía únicamente “una parte pequeñísima” de lo que la organización estaba haciendo.

Según Snowden, el Gobierno de EE.UU. era consciente de que con los programas de espionaje masivo “estaba actuando contra la Constitución” del país y se mostró convencido de que cosas como lo que él hizo “por supuesto no van a salvar el mundo, pero pueden ser el principio de una corrección”.

Al ser informado de que Daniel Ellsberg, otro extrabajador del Gobierno estadounidense perseguido por revelar secretos de Estado sobre la guerra del Vietnam en los años 70, se hallaba en la sala, Snowden le invitó a participar en la conversación y compartir su experiencia.

“El presidente Richard Nixon (1969-1974) usó a la CIA contra mí, me chantajeó, mandó gente a incapacitarme. Todo ello era ilegal”, explicó Ellsberg, de 87 años y quien se dio a conocer por filtrar los “Papeles del Pentágono” a la prensa.

Por su parte, el abogado alemán de Snowden indicó que, a su juicio, “la actitud en Europa sigue siendo la de siempre: apoyar a quienes revelan secretos de Estado de nuestros enemigos, pero perseguir y criminalizar a quienes hacen lo mismo con los nuestros”.

Kaleck subrayó que las leyes y la Justicia son “dos dimensiones distintas”, ya que existen “malas leyes en todo el mundo”, que por ejemplo permiten a las agencias de inteligencia compilar y procesar datos personales o que incrementan el control político y social.

El abogado especialista en derechos civiles consideró que Snowden podría haberse asilado en cualquier país europeo como Alemania o Francia y hubiese sido “legalmente imposible” para ellos extraditarlo a EE.UU., algo que en su opinión no ocurrió por “falta de voluntad política”.

“La privacidad es un concepto muy complicado, todo el mundo lo entiende de manera distinta. La gente dice ‘si no tienes nada que esconder, no necesitas privacidad’. Pero el derecho a la privacidad no es sobre esconder, es sobre proteger. Es como decir ‘si no tengo nada que decir, no necesito derecho de expresión”, remachó Snowden. EFE

A %d blogueros les gusta esto: