Sodalicio mantiene en secreto identidades de 4 de sus 8 agresores sexuales

Lima, 14 feb (EFE).- La sociedad apostólica Sodalicio de Vida Cristiana (SVC) mantiene en secreto las identidades de cuatro de los ocho agresores sexuales que entre 1974 y 2002 abusaron de al menos 36 jóvenes miembros de la congregación, 19 de ellos menores, según el informe de la investigación interna de los abusos, publicado hoy.


Tres de los cuatro agresores sin identificar todavía son reconocidos como miembros de la congregación, mientras que los cuatro nombres revelados son personas que ya “no mantienen vínculos” con la organización.

Los agresores identificados son su fundador, Luis Fernando Figari, quien se encuentra apartado en una residencia en Roma; el fallecido Germán Doig, el funcionario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Virgilio Levaggi y Jeffrey Daniels.

El actual superior general del Sodalicio, Alessandro Moroni, adelantó este lunes en un comunicado que Figari, Doig, Levaggi y Daniels fueron autores de abusos sexuales a 19 menores y 10 adultos.

Según el informe, Figari agredió sexualmente de un chico de 15 años en repetidas ocasiones, y también abusó de seis adultos entre 1975 y 1991, aunque existe un testigo que relató abusos a otro menor, cuyo testimonio no pudo ser recogido.

Los agresiones sexuales perpetradas por Figari incluían sodomía, tocamientos, manoseo de genitales, abrazos sin ropa y yacer juntos en la cama.

Figari también ordenaba que le besaran el pene, que filmaran a otros integrantes en ropa interior y que colocaran sus manos en sus genitales, y llamaba repetidamente “maricón” a sus acompañantes para hacerlos dudar de su orientación sexual, entre otros abusos físicos y psicológicos.

Por su parte, Doig abusó entre 1983 y 2000 de cinco chicos y una chica menores de edad, además de tres adultos; mientras que Levaggi agredió sexualmente a un menor y a dos adultos entre 1977 y 1987.

El caso más grave es el de Daniels, quien cometió abusos sexuales a doce varones menores entre 1985 y 1997.

Una víctima adulta reportó que fue sexualmente abusado por Doig y Figari, aunque no al mismo tiempo.

Adicionalmente, los cuatro agresores sexuales cuyas identidades no fueron reveladas abusaron sexualmente de siete adultos entre 1996 y 2002.

Sobre esas personas, el informe dice que dos ya no hacen vida comunitaria, otro fue retirado de todo apostolado y otro realiza apostolado de manera restringida.

La investigación interna del Sodalicio estuvo a cargo del irlandés Ian Elliot, especialista en asistencia a víctimas, y las estadounidenses Kathleen McChesney, ex número tres del FBI, y Mónica Applewhite, experta en prevención de abusos, quienes entrevistaron a 245 personas, entre víctimas y testigos de abusos.

La ministra peruana de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Romero Lozada, pidió hoy a la Fiscalía que reabra la investigación después de que fuera archivada en enero por la fiscal María del Pilar Peralta, quien alegó no tener indicios suficientes para formalizar la denuncia presentada por cinco víctimas.

Los querellantes son José Enrique Escardó, Martín López de Romaña, Vicente López de Romaña, Óscar Osterling y Pedro Salinas, periodista que recogió junto a su colega Paola Ugaz los testimonios de sus compañeros bajo seudónimos en el libro “Mitad monjes, mitad soldados”, y cuya publicación motivó la investigación desde 2015.

En su propia investigación, el Vaticano acreditó que Figari cometió abusos sexuales contra al menos un menor en 1974 y el viernes pasado le prohibió volver a tener contacto con el Sodalicio, regresar a Perú y hablar con medios de comunicación. EFE