Sodalicio reitera ante fiscal condena moral a su fundador por abusos sexuales

moroni-1Lima, 13 abr (EFE).- El superior general del Sodalicio de Vida Cristiana (CVC), Alessandro Moroni, reiteró hoy ante una fiscal peruana la “condena moral” de la congregación a su fundador, Luis Figari, a quien considera culpable de cometer abusos sexuales en Perú contra miembros de la agrupación cuando eran menores de edad.


Tras declarar durante unas cinco horas en la sede de la Fiscalía en Lima, Moroni resaltó a los medios locales la disposición del Sodalicio para colaborar en las investigaciones de las instituciones judiciales y vaticanas.

Moroni deseó que la Santa Sede pueda concluir cuanto antes la investigación que mantiene abierta con los documentos presentados por tres denunciantes al Tribunal Eclesiástico de Lima en 2011.

El superior general del Sodalicio compareció ante la fiscal María del Pilar Peralta, titular de la 26 Fiscalía Provincial Penal de Lima, que investiga los presuntos abusos sexuales y psicológicos a los integrantes de la congregación religiosa.

“He declarado todas aquellas cosas e informaciones que podía aportar. Mucha de la información que hoy en día tenemos la hemos obtenido a través de los medios públicos”, afirmó Moroni.

“Hemos tomado consciencia de la lamentable situación que se ha vivido. Es muy triste. Quiero volver a decir que hemos pedido perdón por todas aquellas personas que hayan sufrido por cualquier acto o inacción de nuestra parte”, agregó.

La máxima autoridad del Sodalicio mantuvo su voluntad de separar de su organización a Figari, quien desde 2010 se encuentra en un retiro en Roma.

Figari admitió en enero pasado haber cometido graves errores, pero insistió en su inocencia sobre las acusaciones de abusos sexuales.

La Fiscalía peruana abrió una investigación de oficio el año pasado, en la cual el periodista Pedro Salinas declaró sobre los 30 testimonios de abusos recogidos en su libro “Mitad monjes, mitad soldados”, escrito con su colega Paola Ugaz, donde también citaron a los principales dirigentes del Sodalicio.

El libro de Salinas reúne testimonios de antiguos miembros del Sodalicio que denunciaron maltratos físicos, psicológicos o violaciones sexuales en los años 80 y 90, y acusaron de esos abusos a Figari y Germán Doig, éste último número dos de la organización hasta su fallecimiento en 2001. (1)EFE