Solís pide renuncia a presidenta de Seguridad Social por escasa comunicación

San José, 7 jun (EFE).- El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, pidió hoy la renuncia de la presidenta ejecutiva de la estatal Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), María del Rocío Sáenz, por la escasa comunicación entre las partes.

Casa Presidencial indicó en un comunicado que la destitución, que se hará efectiva a partir de este jueves, se da “por considerar necesario un mejor y eficaz traslado de la opinión del Poder Ejecutivo a la Junta Directiva de esa institución”.

El presidente Solís designó al actual ministro de Salud, Fernando Llorca, como nuevo presidente ejecutivo de la CCSS.

Solís, agradeció “la honesta” gestión de Sáenz, “así como el enorme esfuerzo desarrollado por ella para estabilizar la situación financiera de esa entidad y asegurar la construcción de infraestructura hospitalaria necesaria para las próximas décadas”.

Además destacó logros, como el pago histórico de porciones de la deuda del Estado con la institución, mejoras en la atención a personas aseguradas, la reducción en los tiempos de espera, la ampliación en la prescripción de medicamentos, y una mayor inversión en equipamiento.

“La Dra. Sáenz también logró importantes avances en la digitalización de servicios, la implementación de la técnica de Fertilización in Vitro y la recuperación de recursos por parte de patronos morosos”, destaca el boletín.

La destitución se da una semana después de que la junta directiva de la CCSS acordara aumentar en un punto porcentual la cotización de los trabajadores para las pensiones, como medida de corto plazo para evitar que se agoten las reservas del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

Con esta modificación, el aporte del obrero pasará de 2,84 % a un 3,84 % del salario, mientras que el de la empresa permanecerá invariable en el 5,08 %.

Los sindicatos costarricenses habían manifestado su rechazo al aumento en la cotización de las pensiones y lo calificaron como “arbitrario” y “abusivo”, e incluso el presidente Solís había urgido varias veces a la entidad a no aplicar cambios sin antes discutirlo con los trabajadores.

Una investigación del 2016 de la estatal Universidad de Costa Rica sobre el régimen de pensiones de IVM reveló que la situación financiera y actuarial “es complicada” y sus reservas se podrían acabar en el 2027.

“Este es el primer paso en esta lucha que grupos sindicales hemos venido desarrollando. Pero ahora queremos que quiten ese acuerdo para dialogar sobre la serie de propuestas que garanticen la sostenibilidad financiera de IVM a largo plazo”, indicó a los medios vocero del colectivo sindical Patria Justa, Albino Vargas.

Por su parte, la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) “rechazó” la decisión tomada por Solís y lamentó que el mandatario “se deje llevar por presiones y no actúe con la firmeza y seriedad de su cargo”. EFE