“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Mónica García, en prisión, pero ¿quién ganó 5 millones?

Si bien es de suponerse que Ernestina Godoy tiene toda la confianza de Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno de la CDMX debe exigirle que no la ponga en la tesitura de también ella mentir

Por Juan Bustillos

La profesora Mónica García Villegas pasará varios años en prisión mientras es posible que quien la convenció de entregarse y no esperar la resolución de los jueces de control que tenían en sus manos su petición de amparo de la justicia federal disfrutará de los 5 millones de pesos que el gobierno prometió a quien ayudara a localizarla.
Es de suponerse que Ernestina Godoy tiene toda la confianza de Claudia Sheinbaum; de lo contrario no se entendería que le hubiese confiado la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, pero la Jefa de Gobierno debe exigirle que no la ponga en la tesitura de también ella mentir.
Sólo lo conseguirá si le cuenta la verdad de lo ocurrido sobre la supuesta aprehensión de Mónica García Villegas, la propietaria del Colegio Rébsamen, en donde perdieron la vida 26 personas, entre ellas 19 niños, en el sismo del 19 de diciembre de 2017.
La procuradora afirma que la profesora García Villegas fue aprehendida en un restaurante del rumbo de Tlalpan a las 11:48 horas, después de recibir una denuncia ciudadana, vía correo electrónico, a las 10:48, pero quien hasta entonces era su abogado, Javier Coello Trejo, afirma que se entregó voluntariamente.
En un comunicado de su despacho, Coello Trejo afirmó: “El acto de entrega a las autoridades el día de hoy (sábado) por parte de la Directora del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García Villegas, fue una decisión estrictamente personal de la Profesora y su Familia, derivado de las negociaciones que tuvieron con un Subsecretario de Gobierno de la Ciudad de México y un Diputado local (sin conocer los nombres)…”.
Los familiares que, según el comunicado del despacho Coello Trejo, negociaron la entrega de la profesora serían su hermano Raúl y su cuñada Talía, mismos que mantenían comunicación con sus abogados.
Aceptemos que, como dice Sheinbaum, no hubo negociación con la profesora García Villegas y que hará frente a las dos carpetas de investigación, una por homicidio y otra por falsificación de documentos, razón por la cual no obtendrá beneficios por entregarse, no así quien puso sobre aviso a la autoridad de la temeridad de la profesora de desayunar en un restaurante de la delegación Tlalpan si esto hubiese ocurrido.
Lo cierto es que alrededor de las 10 horas, García Villegas se comunicó con Coello Trejo para comunicarle que estaba en la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, no en la Procuraduría o ante un agente del Ministerio Público, o a bordo de una patrulla, que estaba desesperada y había decidido entregarse.
Poco más tarde, el abogado se comunicó con la cuñada de Mónica, la doctora Talía, para preguntarle si había visto la declaración en la que la procuradora Godoy miente sobre la aprehensión. La pariente política de la propietaria asiente y comenta que “todo mal”.
Luego, al informarle Coello Trejo que, a causa de tanta mentira, deben buscar a otro abogado porque él se retira del caso, Talía responde: “Ay, Lic., lo entiendo…Ya no sé qué hacer…Ojalá no se hubieran dado así las cosas… Qué terrible…No puedo más que agradecerlo”.
Para Javier Coello Trejo debe ser una paradoja, sino insulto, que el mismo día que circuló la entrevista, en Proceso, de Alejandro Gertz Manero refiriéndose a los abogados experimentados y duros, él uno de ellos, a los que enfrenta la Fiscalía General de la República en los casos judiciales más sonados del país, la procuradora de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, nos contara el cuento más hilarante de la Cuarta Transformación capitalina: La supuesta captura de la profesora Mónica García Villegas, propietaria del Colegio Rébsamen.
Por lo pronto, la maestra ya está en la prisión de Santa Martha Acatitla y quizás alguien ya cobró, o está por cobrar, los 5 millones de pesos.