Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

El Puerto de Veracruz no es de “El Diablo” Fernández ni de “Don Cocacolo”

Por Juan Bustillos

Alguna ocasión platicando con un presidente de México escuché de sus temores por las embarcadas en que solían meterlo algunos de sus colaboradores; unos por ignorancia y otros porque servían a intereses ajenos al gobierno.

Según aquella confesión, el mandatario está muy lejos de ser el mexicano más informado pues depende de lo que sus colaboradores le digan o no le quieran decir e incluso la manera como se lo comuniquen. La charla me vino a la cabeza al escuchar al presidente López Obrador denunciar en la mañanera de este martes que un poco antes, es decir, en la reunión del Gabinete de Seguridad, se enteró que “el puerto de Veracruz se lo concesionaron a una empresa, primero, por 50 años, y 10 días después que ganamos esa empresa recibió otra concesión ampliándole el plazo a 50 años más. Imagínense, una concesión del puerto de Veracruz de un siglo. ¿Cómo es que firmaron eso?”

El presidente realmente estaba molesto por lo que acababa de escuchar sobre la empresa a la que se entregó el Puerto de Veracruz por 100 años.

No quiso mencionar su nombre, pero prometió buscar la manera de revocar ese contrato que entregó un bien público por 100 años a una empresa.

Explicó: “Antes … se declaraba hasta la guerra a la llamada delincuencia organizada y la delincuencia de cuello blanco gozaba de impunidad; y a ver, un delincuente de una banda debe ser castigado, pero a ver el que otorga un contrato para que una empresa maneje el puerto de Veracruz 100 años, ¿qué?, ¿cómo se le llama eso?, o sea, un bien público que se entrega por 100 años. Me acabo de enterar”.

¿No hubo en la reunión del Gabinete de Seguridad nadie que se atreviera a decirle que la empresa que maneja por 100 años al puerto jarocho, Administración Portuaria Integral de Veracruz (APIVER) no es privada, sino del Estado mexicano?

O, en todo caso, ¿quién le dijo semejante barbaridad?

La inducción al error presidencial, si ocurrió en la reunión del Gabinete de Seguridad, la pudo haber enmendado el secretario de la Marina. Rafael Ojeda, o la coordinadora general de Puertos y Marina Mercante federal, Rosa Icela Rodríguez, si estuvo presente.

En efecto, APIVer tiene la concesión por 100 años; los primeros 50 fueron otorgados en el sexenio de Carlos Salinas en diciembre de 1993 y los segundos 50 los firmó Gerardo Ruiz Esparza el 6 de julio de 2018.

Es decir, si López Obrador ordena la revocación de la concesión se la estará revocando al gobierno.

Quienes creen conocer el fondo, creen que el asunto tiene que ver con que el otro firmante en julio de 2018 con el secretario de Comunicaciones, Ruiz Esparza, fue “Don Cocacolo”, Juan Ignacio Fernández Carbajal, en su condición de director general de APIVer.

Juan Ignacio Fernández Carvajal es hermano de José Antonio “El Diablo” Fernández, presidente del Consejo de Administración de FEMSA, a quien la Cuarta Transformación considera promotor del movimiento desestabilizador contra el gobierno de López Obrador.

Lo que sea, pero el Puerto de Veracruz no es propiedad privada del “Diablo” Fernández; de hecho, su hermano dejó de ser director de APIVer a principios de 2019 después de ser el mandamás por 11 años. Su sustituto es Miguel Ángel Yáñez Monroy que se quedó convenientemente en silencio ante el error en que sus colaboradores hicieron incurrir al presidente.

 

%d bloggers like this: