“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

¿Para qué inventar captura de Miss Mónica?

A Claudia Sheinbaum no debe escapar que el caso Rébsamen fue utilizado, desde la tragedia del 19 de septiembre de 2017, como arma política en su contra, cuando Miguel Ángel Mancera era jefe de Gobierno e impulsaba la candidatura de Alejandra Barrales para competir contra ella

Por Juan Bustillos

Poco importa ya si la profesora Mónica García Villegas se entregó o fue capturada por la policía capitalina al salir de un restaurante; el resultado es el mismo: Ya está en prisión para responder por homicidio culposo, en agravio de 26 personas, entre ellas 19 niños.
Sin embargo, la polémica causada por la contradicción de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México y la versión de los familiares de la propietaria del Colegio Rébsamen, y de ella misma, afectará a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que por razones obvias ha hecho suya la historia de Ernestina Godoy.
Los datos aportados por periodistas como Ciro Gómez Leyva, Carlos Marín y este tecleador contradicen la versión de la procuradora Godoy en el sentido de que Miss Mónica fue capturada en un restaurante en la avenida Tlalpan a partir de una denuncia que llegó a la autoridad vía correo electrónico.
La otra versión, adelantada aquí el sábado y basada en información del ex abogado de la profesora, Javier Coello Trejo, dice que desde el jueves anterior, sus familiares, concretamente su hermano Enrique y su cuñada, Talía, negociaron su entrega con un subsecretario de Gobierno y un diputado.
Dos días después, el sábado, alrededor de las 10 horas, García Villegas comunicó a quien aún era su abogado que se acababa de entregar a la autoridad; a las 10:59, Ciro Gómez Leyva tuiteó la entrega; la procuradora dijo que a las 10:48, su oficina recibió un mail delatando la ubicación de la profesora, y a las 11:28, la policía la aprehendió.
Como dice Carlos Marín, hay por lo menos 29 minutos de diferencia entre la hora en que Ciro dio la exclusiva sobre la entrega de García Villegas y el momento en que, conforme a Ernestina Godoy, la policía la capturó.
Ciro ha ganado muchas exclusivas, pero ninguna como esta.
En este espacio aportamos, el sábado, la confirmación de Talía, la cuñada, en el sentido de que la maestra se entregó, pero también la plática de la profesora con su abogado en el sentido de que la Procuradora mentía al hablar de captura.
Hoy es posible decir que abandonó su refugio en Acapulco por cansancio, como se lo confesó a su ex abogado, y por presión.
¿Presión? ¿De quién o quiénes?
Esa es otra historia.
Lo que a Sheinbaum no debe escapar es que el caso Rébsamen fue utilizado, desde la tragedia del 19 de septiembre de 2017, como arma política en su contra, cuando Miguel Ángel Mancera era jefe de Gobierno e impulsaba la candidatura de Alejandra Barrales para competir contra ella.
Ya los peritajes y toda la documentación que se aporten a la carpeta de investigación, cuyo contenido seguía siendo un misterio para los abogados hasta el sábado pasado, demostrarán que Miss Mónica es inocente y que la entonces delegada en Tlalpan, Claudia Sheinbaum, ninguna relación tiene en la obtención de la documentación que pudiera ser utilizada por el Ministerio Público para intentar probar que la propietaria del Rébsamen cometió delito.
A partir de esto se antoja absurdo que la Procuraduría de la Ciudad de México armara una historia fácil de rebatir sobre la supuesta captura de la profesora, de la que, por cierto, ya circula un video que muestra a una mujer, que no es ella, entrando y saliendo de un restaurante.
Quizás ocurrió que la procuradora Godoy no se enteró del tuit de Ciro.
Como decía al inicio, captura o entrega en nada inciden en la situación jurídica de García Villegas, pero el circo ofrece armas a los enemigos de la jefa de Gobierno para acusarla de ofrecer shows mediáticos para distraer a los capitalinos de la creciente ola de inseguridad que se ha apoderado de la Ciudad.
¿La recompensa? Esa también es otra historia.