“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Peña coordinará campaña de Meade a través de Nuño

La presencia de Nuño al lado de Meade conseguirá que en enero próximo el priismo cupular se meta de lleno en la campaña del candidato del PRI y quede en anécdota que el ex secretario de Hacienda sólo es simpatizante

Por Juan Bustillos

No parece novedad, pero es un hecho que el coordinador de la campaña de José Antonio Meade será Aurelio Nuño; lo que nadie ha logrado explicar es por qué.

La razón fundamental es porque el secretario de Educación es quien mejor se entiende con el Presidente Peña Nieto, y éste, en los hechos, será el verdadero coordinador.

De la misma manera que Carlos Salinas lo fue de la de Ernesto Zedillo que entró a la competencia fuera de tiempo cuando Diego “El Jefe” Fernández de Cevallos y Cuauhtémoc Cárdenas traían tres meses de ventaja. Sin la operación de Salinas, Zedillo habría naufragado.

Meade tiene desventajas mayores: antes que nada convencer al priismo militante que lo haga suyo, como se lo ha pedido, pero uno de sus contrincantes, Andrés Manuel López Obrador, tiene 17 años en campaña, y el otro, Ricardo Anaya, apenas dos usando, a ciencia y paciencia del árbitro electoral, millones de mensajes en medios electrónicos.

Aurelio convenció a Peña Nieto de su eficacia como operador político tanto en la jefatura de la Oficina de la Presidencia como en Educación Pública, así como de su dedicación a cumplir a detalle sus órdenes.

Para decirlo de otra manera, el mejor activo de Meade en cuestión electoral es Peña Nieto y el de éste es Aurelio.

Así que en cualquier momento, antes del 14 de diciembre, Nuño podría abandonar la SEP y dejar en manos de otro la aplicación de la Reforma Educativa y el Nuevo Modelo, pero también las negociaciones con el magisterio de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas, que hace tiempo no da lata.

El único riesgo de la ausencia de Aurelio en la SEP es que se rompa la paz lograda con las secciones que se oponían a la aplicación de la Reforma Educativa, pero sin duda que se dará tiempo para seguir operando para su sucesor, con la eficacia que lo ha hecho hasta hoy.

La presencia de Nuño al lado de Meade conseguirá que en enero próximo el priismo cupular se meta de lleno en la campaña del candidato del PRI y quede en anécdota que el ex secretario de Hacienda sólo es simpatizante.

Ésta será quizá una de las primeras aportaciones que Aurelio haría a la campaña de Meade si Peña Nieto no cambia su decisión de coordinar la campaña a través de su ex jefe de la Oficina de la Presidencia y todavía secretario de Educación Pública.