“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Petroleros dan otra lección de lealtad al país

Sea cual sea el rumbo que tome la nación, Carlos Romero Deschamps y Carlos Treviño enviaron una señal de cordura que a nadie debe pasar desapercibida

 

Una vez más, los petroleros dieron un ejemplo de amor al país y a Pemex; de paso cerraron la boca a quienes se esfuerzan en demeritar su trabajo y denostar a sus líderes con calumnias.

Ayer, en uno de los contextos más difíciles que ha vivido el país en las últimas décadas, a causa de la polarización provocada por el proceso electoral, el líder de los trabajadores, Carlos Romero Deschamps, firmó con el director general de la empresa, Carlos Treviño, la revisión salarial.

No faltará quienes minimicen esta muestra de patriotismo y los que usen el acuerdo salarial como arma electoral, sin embargo, no hay forma de menospreciar un acuerdo vital para la empresa productiva, conseguido a sólo 6 días de que los mexicanos decidamos, en las urnas, el rumbo del país, gracias a que la base laboral comprende el contexto económico en que Pemex se mueve.

Mientras otros amenazan con soltar tigres o invocan al diablo para asustar a quienes se espantan hasta con su sombra, Romero Deschamps se sentó con Treviño y el director Corporativo en Administración de Pemex a analizar lo que mejor conviene para los trabajadores, la empresa y el país, y firmaron.

Se dice fácil, pero otros, en el lugar de los trabajadores, habrían salido a la calle a amenazar con incendiar al país o estarían sentados frente a las puertas de los centros de trabajo para presionar a Pemex con demandas desorbitadas, pero los petroleros y sus dirigentes son de otra estirpe; se concretaron a analizar la situación económica de México y de la empresa, y no aprovecharon para sacar raja de que las elecciones están encima y que los mexicanos nos estamos jugando el porvenir.

Como las buenas noticias no suelen serlo, la firma del convenio salarial quizás no ocupe los mejores espacios de la prensa escrita o los tiempos estelares de los medios electrónicos; tal vez las redes sociales se ensañen con los dirigentes y hasta aparezcan por ahí, desgarrándose las vestiduras, algunos supuestos líderes que ni petroleros son, pero lo cierto es que poco hay comparable como la paz laboral en Pemex.

Otros, sin la responsabilidad de quienes se sentaron, durante horas, a negociar los términos de la revisión con la empresa, no habrían dudado en incluir el ingrediente electoral si no para conseguir mejor incremento, sí para hacer un escándalo mayúsculo que incidiese en el proceso electoral.

Sólo los adivinos pretenden saber qué pasará el primer domingo de julio, pero sea cual sea el rumbo que tome el país, por lo pronto, Carlos Romero Deschamps y Carlos Treviño enviaron una señal de cordura que a nadie debe pasar desapercibida.