“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Miguel Osorio Chong en su dilema

Mientras el exsecretario de Gobernación reparte culpas, quien será titular de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, dramatiza el caso de la seguridad al afirmar que Andrés Manuel López Obrador recibirá un desastre en la materia

Por Juan Bustillos

Miguel Osorio Chong está ante el dilema de votar a favor o en contra de la iniciativa de ley que el Presidente Peña Nieto enviará al Congreso de la Unión para separar a Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación.

En este espacio anuncié, el 3 de agosto pasado, que Enrique Peña Nieto acordaría con su sucesor, Andrés Manuel López Obrador, enviar la iniciativa con carácter de preferente, a fin de que Alfonso Durazo pueda trabajar cuanto antes para regresar la tranquilidad a los mexicanos, pero también me pregunté en qué sentido votaría el coordinador de la escuálida bancada priista.

No es pregunta baladí porque unificar a la SSP con Gobernación fue idea de Osorio Chong y porque él mismo operó la singular criatura durante casi todo el sexenio; los resultados, en número de muertes dolosas y desaparecidos, indican que fracasó.

El ex secretario de Gobernación se defiende y dice que el fracaso, en todo caso, es culpa de gobernadores, presidentes municipales y hasta de legisladores, que no permitieron concretar el proyecto, como lo declaró a Carlos Marín en Milenio.

Mientras el ex secretario de Gobernación reparte culpas,       quien será secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, dramatiza el caso al afirmar que Andrés Manuel López Obrador recibirá un desastre en materia de seguridad.

Todo es cierto, pero por ahora detengámonos en lo que ya había esbozado el 3 de agosto.

Miguel insiste en que el gobierno de AMLO se equivocará al separar las 2 dependencias, es decir, está en contra de la iniciativa que enviará su jefe y que diputados y senadores de la próxima Legislatura deberán discutir, aprobar o rechazar en 31 días.

A partir de la convicción, de Osorio, de que será erróneo separar las dependencias, supongo que votará en contra. Si así lo hace actuará de acuerdo a su conciencia y en razón de haber sido quien ideó la unión y la operó.

Si vota en contra de la iniciativa que enviará su actual jefe (no olvidemos que Peña Nieto sigue siendo líder indiscutido del PRI), ¿qué espectáculo presenciaremos?

¿La mermada bancada priista en el Senado votará a favor de aprobar la separación propuesta por el Presidente Peña Nieto o lo hará en contra, al lado de su coordinador?

No es un asunto baladí porque pondrá a prueba la institucionalidad proverbial de los priistas, pero también las convicciones personales de Osorio Chong.

Quizás el espectáculo nos lo habríamos ahorrado con la negativa presidencial de presentar la iniciativa preferente y la recomendación a López Obrador de que lo hiciera cualquiera de las bancadas de Morena, todas con facultades para iniciar leyes, de tal suerte que no metiera al Presidente Peña Nieto en el aprieto de pedir a Osorio Chong votar en contra de sí mismo o de rebelarse.

Las organizaciones sociales opinan que fue un error unir a Gobernación con Seguridad Pública y aplaudirán la separación; el problema, en todo caso, es de índole político porque la señal lastima a los priistas.

Cual sea el sentido de los votos del PRI, en nada cambiará la decisión del presidente electo sobre la nueva composición de Gobernación y la resurrección de Seguridad Pública, pero podría ofrecer al país una señal de lo que será el PRI en su nueva circunstancia.