“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

México no cede en el TLCAN; tampoco tiene prisa

Ildefonso Guajardo se mantiene firme en la postura del Presidente Enrique Peña Nieto de defender nuestros intereses y lograr un Nafta que sea benéfico para los tres países que lo suscribieron

Por Juan Bustillos

Ayer ocurrió la reunión más prolongada de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio entre México y Estados Unidos (inició a las 9:30 y concluyó a las 14:00 horas), y a pesar de las presiones de Donald Trump, y las apuraciones de algunos miembros del gobierno del Presidente Peña Nieto, el equipo negociador mexicano, encabezado por Ildefonso Guajardo, se mantuvo firme en la postura del Presidente Peña Nieto de defender los intereses de México y lograr un TLCAN que sea benéfico para los tres países.

Sin prisas, y nada sin Canadá, es la consigna.

No es novedad la postura del secretario de Economía; en diversas ocasiones ha manifestado que lo que privilegia el ritmo de las negociaciones no es el tiempo ni las circunstancias políticas, sino la calidad y el contenido del Tratado.

Guajardo ha pedido que todas las partes muestren flexibilidad en las negociaciones para modernizar el TLCAN mientras los negociadores trabajan para finalizar el trato. Su filosofía es simple, pero incuestionable: Un gran avance se da hasta que realmente terminas todo.

Prueba es su respuesta a la pregunta de algunos medios sobre la versión de que habría un acuerdo de estrechamiento el jueves 23; fue categórico: El apretón de manos del TLCAN necesita ser de los tres países, Canadá, EU y México

Según el secretario de Economía, los funcionarios mexicanos y de EU están cerca de resolver algunos de los problemas estancados.

Es decir, las demandas de la administración Trump para crear una cláusula de suspensión que terminaría el trato cada cinco años (llamada cláusula sunset), a menos que se renueve explícitamente, y eliminar los paneles de arbitraje internacional que actualmente resuelven disputas comerciales.

En los últimos días surgió la versión de que el nuevo gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quiere evitar la inclusión de un nuevo capítulo sobre inversiones energéticas. Jesús Seade, representante del presidente electo en las negociaciones, negó tal situación y manifestó que se continúa apoyando las decisiones del equipo negociador, encabezado por Guajardo. Dijo estar “optimista” de llegar a un acuerdo sobre el Nafta.

Los negociadores comerciales de ambos países quieren resolver las cuestiones comerciales bilaterales en el tratado antes de que sus homólogos canadienses se reincorporen a las conversaciones, posiblemente en los próximos días.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, apoyó las negociaciones que México y EU están llevando a cabo; ayer afirmó que “nos sentimos muy alentados por lo que escuchamos de nuestros socios del TLCAN”. Agregó que ha estado en estrecho contacto con México y Estados Unidos esta semana.

“Esperamos tener una solución” dentro de un par de días, dijo Ildefonso Guajardo antes de ingresar a las oficinas de la representación comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en un intento, de última hora, de llegar a un acuerdo antes de fin de mes.

Según la ley de EU, el Congreso sólo puede votar un nuevo acuerdo después de 90 días, lo que significa que la votación vencería a fines de noviembre, pocos días antes de que el Presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, deje el cargo, el 1 de diciembre.

Pero la consigna de Los Pinos es categórica: Sin prisas, sin cesiones y nada sin Canadá.