“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Peña y Osorio no matarán a su criatura

Algo que no sabemos ocurrió para que al final sean los legisladores de Morena quienes envíen el proyecto que acabará a Gobernación en los términos que la construyó el Presidente Peña Nieto

Por Juan Bustillos

Será un alivio para el senador Miguel Osorio Chong no tener que enfrentar el dilema de votar en contra de una iniciativa de ley presentada por quien fue su jefe y es su amigo, a pesar que no le dio la candidatura del PRI a presidente de la República.

Si el senador y futuro subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo, no miente (y no tiene por qué hacerlo) debemos creer que se impuso la cordura en Andrés Manuel López Obrador y que el Presidente Peña Nieto no sufrirá la pena de ser una especie de Abraham de los tiempos modernos.

Como en la Biblia, parece que en esta ocasión el dios de la nueva era política entró en razón y paró a tiempo la sanguinaria prueba que implicaba que el padre, Peña Nieto, diera muerte a su creatura, la Secretaría de Gobernación unida a la de Seguridad Pública.

Aquí adelantamos que sería Peña Nieto quien, en uso de su facultad de iniciar leyes preferentes, propondría al Congreso de la Unión la separación de los siameses. Esto porque así se lo había solicitado su sucesor, Andrés Manuel López Obrador, y él había accedido.

Es probable que se tratara de cortesía mexiquense, pero daba la impresión de rudeza innecesaria.

En este espacio comenté que la aceptación de Peña Nieto pondría a Miguel Osorio Chong ante la disyuntiva de votar a favor o en contra de la iniciativa de su jefe; peor aún, como coordinador de los senadores priistas estaría obligado a aprobarla, pero también a convencer a sus 12 pares de votar con él.

Si así ocurriera, también votarían el único senador del Panal, Ángel García Yáñez, quien se sumó a la bancada tricolor, y Noé Fernando Castañón Ramírez, a condición que logre burlar al juez que le reclama haber plagiado los hijos que procreó con su ex esposa.

No es un asunto menor por más que los votos de los priistas y sus aliados, sean en contra o a favor, para nada incidirán en la suerte de la Secretaría de Gobernación.

El predicamento estaría en que Osorio Chong, que ideó unir a Gobernación con la SSP y la operó por más de 5 años, cometiera filicidio votando a favor de la destrucción de su creatura sólo por disciplina partidista.

Todo indica que no enfrentará el reto de mostrar que sigue siendo leal a Peña Nieto, a pesar que le negó la candidatura presidencial en cumplimiento a la premisa de que el electorado detesta a todo lo que huele a priismo.

Bueno por Miguel Ángel, pero mejor por el Presidente porque sólo faltaba que por mantener vigente su decisión de no obstaculizar a su sucesor el inicio de su gobierno, también aceptara enviar al Congreso como preferente la iniciativa de ley que dé muerte a la Reforma Educativa.

Algo que no sabemos ocurrió para que al final sean los legisladores de Morena quienes envíen el proyecto que acabará a Gobernación en los términos que la construyó Peña Nieto.

No debe ser cualquier cosa porque fue acuerdo de los presidentes entrante y saliente que el actual mandatario presentara la iniciativa preferente.

Supongo que el cambio de planes no debemos leerlo como un final anticipado de la luna de miel.