Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Pacheco Pulido merece 6 años, no 5 meses

Es, con mucho, lo mejor de la clase política poblana; hace muchos sexenios que debió gobernar, pero el vaivén de la política lo dejó al margen una y otra vez

Por Juan Bustillos

No es justo, pero ¿quién ha dicho que en política hay justicia? Guillermo Pacheco Pulido debería ser gobernador de 6 años, y no de apenas 5 meses, mientras el PAN y Morena hacen campaña para quedarse con el poder que perdieron Erika Alonso y su marido, Rafael Moreno Valle, en un accidente de helicóptero aún sin explicación.

Pacheco Pulido es, con mucho, lo mejor de la clase política poblana. Hace muchos sexenios que debió gobernar a los poblanos, pero el vaivén de la política lo dejó al margen una y otra vez, si bien ha servido, por décadas, a sus paisanos con su incomparable sentido de la justicia.

Hoy ha sido requerido en el peor de los momentos de Puebla, cuando sólo un político de su estatura puede garantizar que la lucha por el poder no salga de los cauces constitucionales.

No es consuelo, pero en lugar de 6 años de pleno poder, la vida dio a Guillermo 5 meses históricos por muchas razones. Sin duda, estará a la altura del reto.

Hay mucho por qué hablar de Pacheco Pulido, pero me gusta recordarlo provocando un terremoto en la Cámara de Diputados, en la capital de la República, cuando, contra la opinión del Presidente Miguel de la Madrid, aconsejó que no se podía desaforar a Jorge Díaz Serrano por supuestos delitos cometidos durante su encargo como director de Pemex, pues cuando la Cámara Baja debatía sobre su suerte era senador de la República.

Desde luego, al poder presidencial poco importó que tuviera la razón jurídica, pero el tiempo se la dio.

Lo recuerdo, entonces, debatiendo con quienes hicieron el juego al Presidente De la Madrid, que no podía perdonar a Díaz Serrano haberle competido por la candidatura presidencial del PRI.

Este detalle es suficiente para ilustrar no sólo sus conocimientos jurídicos, sino su compromiso con la justicia.

Lo recuerdo también usando toda la fuerza del Tribunal Superior de Justicia para contener a ambiciosos comerciantes que abusaron de don Juan Macip, que hacía las delicias de los teziutecos con su pan horneado por la Calle Bravo.

¿Cómo olvidar a don Juan y a su hijo, del mismo nombre, que tanto tuvieron que ver con los primeros días del Hijo Desobediente de los Bustillos?

Pacheco Pulido cumplirá su sueño de ser gobernador si bien sólo estará el tiempo que Puebla lo necesita para garantizar que la contienda más grave por el poder en la entidad ocurra dentro de los cauces legales.

Ni siquiera Guillermo llegó a imaginar que coronaría su carrera política de esta manera.

De cualquier manera, Puebla y él merecían 6 años de gubernatura.