“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

12 años después en lo mismo, un cruzado por IMPACTO

¿Qué nos depara el futuro? Lo confieso, no planeamos a mediano ni mucho menos a largo plazo, vivimos el día a día… Iniciemos, pues, el año 13 de IMPACTO, El Diario. Por hoy, ¡Salud!, que esto sí lo sabemos hacer

Por Juan Bustillos

Tengo en común con Miguel Osorio Chong que pocos nos conceden futuro, pero hay algo más que nos une, su carta es la que me recuerda que el 10 de enero IMPACTO, El Diario, cumple un año más; hoy 12.

Cada año, uno tras otro, es su felicitación la que nos pone en alerta. Debemos celebrar y si es con cruzados, mejor. Lástima que el hidalguense nunca ha estado para aceptar un reto de estos jaliscienses.

Gracias a Miguel por sacarnos de la inercia noticiosa para recordarnos que hoy es momento de levantar las copas, cruzar los brazos y, al grito de como dijo Hidalgo, prometernos que seguiremos adelante, aunque las circunstancias no sean las ideales, que, por cierto, nunca lo han sido.

En efecto, esta madrugada se cumplen 12 años de la primera entrega de ejemplares de nuestro periódico a los muchachos de don Manuel Ramos (Manuel, para los amigos); mi paisano Memo Vela era el líder en turno de los voceadores, y el gordo Santoyo una especie de gurú.

Muy cerca de la Navidad de 2004 nos despedimos Juan Ramón, Francisco y El Cocoy (todos Bustillos), y Hugo Páez, Roberto Cruz y Alejandro Medrano, con el compromiso de reencontrarnos el 2 de enero de 2005 para elaborar los números “0” de IMPACTO en su versión diario. Parecía y era una locura. Ni a chequera llegábamos.

Cumplimos; el gran empujón nos lo dio Alejandro “El Güero” Burillo; mi compadre Rafael Reséndiz nos prestó el prestigio de su nombre y Miguel Ángel Couchonnal, que fue mi director general en Ovaciones, aceptó presidir la nueva publicación.

Han pasado 12 años; ganamos la nota de la derrota de Andrés Manuel López Obrador que puso en riesgo la estabilidad del país; nos adelantamos a quienes ponían en duda que Enrique Peña Nieto intentaría la reconquista de la Presidencia de la República (de hecho, en IMPACTO escuchó por primera ocasión, en voz de Juan José, que sería gobernador del Estado de México, y luego, en una comida de aquellas, Francisco profetizó la Presidencia), y hoy estamos de nueva cuenta metidos hasta la cocina en la sucesión del 2018, a la que podríamos llamar, si los dichos de Barack Obama no son sólo justificaciones de su derrota: “¡ahí vienen los rusos!”.

No es que sólo sirvamos para reportear sucesiones presidenciales (nuestras páginas están plagadas de exclusivas trascendentales y no de entrevistitis y soliloquios entre los labios de la vagina o la comparación del rostro con maquillaje o a cara lavada de Salma Hayek, que también es noticia), pero como la vida en México se mide por sexenios, se antoja natural que hoy recordemos cómo fue que cierto priísmo y el gobierno de Fox conspiraran para liquidar la candidatura de Arturo Montiel; del rajón de Vicente para evitar que el Poder Judicial de la Federación impidiese la candidatura de López Obrador; del auxilio de Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa a Felipe Calderón para que pudiese tomar posesión, y del ingreso de Peña Nieto a Los Pinos.

¿Qué nos depara el futuro? Lo confieso, no planeamos a mediano ni mucho menos a largo plazo, vivimos el día a día, pero si estamos vivos y los ventarrones de la crisis no nos alevantan, aquí seguiremos para atestiguar si Peña Nieto es capaz, contra los pronósticos, de mantener al PRI en la Presidencia de la República; si México inaugurará, como vaticina Manlio, los gobiernos de coalición, o si Vladimir Putin interviene en nuestro proceso electoral como dice Obama que lo hizo en Estados Unidos y como lo hará en Francia y Alemania, por lo menos.

Iniciemos, pues, el año 13 de IMPACTO, El Diario.

Por hoy, ¡Salud!, que esto sí lo sabemos hacer.