“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

>Que López Obrador sea presidente

Quizás ha llegado el momento de que los aspirantes a sacrificarse por la patria a partir de 2018 den respuesta concreta a pregunta de titular del Ejecutivo federal

Por Juan Bustillos

Me dirán que por razones de edad empiezo a delirar, pero nada me gustaría más que Andrés Manuel López Obrador fuera Presidente. Lo juro por la santa cruz; la cotidiana liquidación de neuronas a causa del mezcal jalisciense no es el causante de esta repentina decisión.

Para empezar, registremos que niega ser el antisocial que los analistas de Renato Sales dicen que es.

Tiene razón desde su óptica, pero no desde la de quienes lo sabemos violador de amparos de ciudadanos abusando de su posición privilegiada de jefe de Gobierno de la Ciudad de México; de los que sufrimos la paralización de las vías más importantes de la capital de la República y estuvimos en riesgo de ser víctimas mortales de su consigna de hacer estallar bombas de gases lacrimógenos en la Cámara de Diputados para impedir la toma de posesión de un Presidente de la República que le ganó en las urnas.

No hay sustancia para el debate, por más que la gente de Sales Heredia no tenga la menor idea del daño que causó a la Secretaría de Gobernación con su absurda lista negra. Por definición, antisocial es quien no tiene empacho en mandar al diablo a las instituciones, como lo ha hecho López Obrador.

Pues bien, como no soy adivino ignoro si  será el próximo Presidente de México; las encuestas dicen que va a la cabeza de los aspirantes, y a los expertos a quienes conozco, todos fuera del gobierno (y quizás por esto) ya no les queda duda.

Así las cosas, contra lo que pudieran suponer los chairos y quienes han seguido este espacio durante décadas, he terminado por convencerme de que lo mejor para el país es que el líder de Morena consiga, en su tercer intento, dormir en lo que fue la alcoba de Benito Juárez en Palacio Nacional, y no precisamente para que sufra el rigor del clima en invierno.

Su triunfo me daría, por lo menos, oportunidad de refregarles el consabido “se los dije” a quienes argumentan que merece una oportunidad solo porque el PRI y el PAN ya demostraron que no pueden y son corruptos.

El desengaño tendría consecuencias funestas, pero el costo, por alto que sea, quizás justifique descubrir lo que se esconde bajo la piel de oveja del rayito de esperanza.

Después de leer todo, o casi todo, lo que su club de admiradores ha propalado en las 2 últimas semanas sobre el Presidente Peña Nieto, el gasolinazo y su posición ante las amenazas de Donald Trump, sería bueno que, desde hoy, el Presidente “moral” nos dijera qué haría él para remediar la falta de recursos económicos que el gobierno intenta superar incrementando el precio de los combustibles o para enfrentar las amenazas del Presidente electo norteamericano.

Ante estas 2 circunstancias concretas no hay discurso que valga sobre ahorros en salarios de funcionarios, la mafia del poder y la colección de zarandajas con que López Obrador suele deleitar a los morenos y a sus esbirros en las redes sociales; a la falta de dinero hay que dar respuesta concreta, y también a la amenaza de regresarnos en volumen a los indocumentados y gravar el envío de remesas para pagar el muro que nos divide de un país con el que nunca hemos estado unidos.

No basta con enredarse en la bandera y lanzarse al precipicio, como dicen que hizo Juan Escutia, y gritar consignas en la plaza pública.

Quizás ha llegado el momento de que los aspirantes a sacrificarse por la patria a partir de 2018 den respuesta concreta a la pregunta de Peña Nieto: ¿Qué habrían hecho ellos para resolver la necesidad de recursos y cómo lidiarán con las amenazas de Trump?

Felipe Calderón tuvo su oportunidad de gobernar y descubrió que estar en la oposición exigiendo soluciones equivale a vivir en el paraíso; quiera Dios que Andrés Manuel sea expulsado del Edén, como Adán y Eva, y se pase 6 años en el infierno gubernamental.

Solo lo sentiré por quienes vivirán para satisfacer su deseo de que los mexicanos le demos su oportunidad.

Yo solo demando el derecho a escoger el poste de la calle de mi casa en donde podrán colgarme.