Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Spread the love

Sin angustia por caída del precio del petróleo

Por Juan Bustillos

No hay razón para que cunda el pánico.

Cuando lo normal sería declarar emergencia nacional económica, impresiona que al Presidente López Obrador no angustie la caída de los precios internacionales del petróleo que colocó al mexicano en su valor histórico más bajo, a -2.37 dólares por barril.

En especial porque nuestra economía está petrolizadas y las calificaciones de Pemex y de nuestra deuda soberana están a la baja, tanto como el precio del barril de nuestra mezcla.

La inexistencia de angustia presidencial explica por qué nadie del gobierno mexicano, en especial la secretaria de Energía, Rocío Nahle, salió ayer a decir una palabra sobre el desplome de los precios del petróleo.

explicó el mandatario que están trabajando para dar respuestas en la mañanera del jueves, pero adelantó que no hay razón para que el pueblo mexicano se preocupe pues vamos a salir adelante gracias, entre otros factores, a lo que siempre ha dicho, la fortaleza que tiene que ver con las culturas de nuestro país.

Pero al margen de esta razón, la tranquilidad que López Obrador intentó transmitir a los mexicanos tiene base en dos razones fundamentales:

Las refinerías mexicanas ya rehabilitadas procesaron el lunes 800 mil barriles de petróleo del millón 700 mil que extraemos diariamente, pero, además, la caída de los precios no nos afecta porque Pemex invirtió el año pasado en la perforación de pozos a los que, cuando el mercado está saturado, basta con cerrar las válvulas para no perder presión y, cuando se requiere extraer petróleo de nueva cuenta, es suficiente con abrirlas, algo que no ocurre con los llamados pozos maduros.

Para decirlo de otra manera, supongo que al no existir mercado para el petróleo mexicano (porque además los árabes nos están robando los clientes), lo usaremos para producir gasolina lo que a la postre tendrá el efecto benéfico de llegar más barata al consumidor.

Como si fuera poco, estamos protegidos por los seguros adquiridos a tiempo que, si bien no protegen todas nuestras ventas de petróleo, sí a un porcentaje estimable. La Secretaría de Hacienda actuó precavidamente, dijo el Presidente.

Por lo visto, conforme al mensaje presidencial, la crisis petrolera no tomó desprevenido a su gobierno porque nada lo tomó por sorpresa pues advirtió con tiempo la crisis del modelo neoliberal mundial. “Ya sabíamos que ese modelo no funciona y por eso dijimos que íbamos a iniciar la economía moral”. Hasta escribió un libro sobre el tema.

Pero su confianza fundamental de que saldremos adelante es la fortaleza de nuestro país que tiene que ver con las culturas de nuestros pueblos originarios.

Pero la inexistencia de angustia presidencial por la caída de los precios del petróleo tiene que ver también con la austeridad y la lucha contra la corrupción impuestas por la Cuarta Transformación que se traduce en ahorros destinados a ayudar a la gente.

Así que podemos seguir tranquilos, esperando solamente a que concluya sin mucha letalidad la fase tres de la epidemia causada por el coronavirus.

due así sea porque dos pandemias encimadas son demasiado aún para un pueblo con nuestra fortaleza.

%d bloggers like this: