Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Olvidan que Yeidckol es de casa y… la muerden

Embestida contra Polevnsky tiene que ver más con el futuro

Por Juan Bustillos

La lucha por Morena empieza a alcanzar niveles impensados, de escándalo; es evidente que los aspirantes a dirigirlo olvidaron que el fundador y dueño único del partido en el poder, el Presidente López Obrador, les ha recomendado portarse bien, ser diferentes a sus contrincantes de otras siglas, como PRI y PAN, y reflejar lo que él predica con el ejemplo.

Alejandro Díaz Durán, el personero del coordinador de los senadores morenos para apoderarse del partido, Ricardo Monreal, ha hecho bueno el dicho que asegura que cuando el perro es bravo muerde hasta a los de casa.

La revelación de que el SAT condonó 16 millones de pesos de impuestos, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, a la secretaria general de Morena, en funciones de presidenta, Yeidckol Polevnsky, como también lo hizo, en cantidades mayores y menores, con otros ciudadanos durante el gobierno de Felipe Calderón, ha servido para que el personero de Ricardo Monreal, Alejandro Díaz Durán, le exija renunciar desde ya a la dirigencia nacional y abstenerse en la contienda por la renovación de mandos, en la que él también participa.

Sólo le falta presentar denuncia en la Fiscalía General de la República para que Alejandro Gertz Manero la investigue por corrupción.

Nadie, que sepamos, ha dicho que Polevnsky cometió delito. La lideresa de Morena se defendió diciendo que el problema tiene que ver con algún error cometido por su contador.

El Presidente López Obrador sólo habló de doble discurso y aseguró que ya no habrá hijos ni hijas favoritos. Seguramente lo hizo en sentido figurado porque Yeidckol no es su hija.

La embestida contra Polevnsky tiene que ver más con el futuro que con la ridícula explicación de su competidor por la presidencia de Morena, que se rasgó las vestiduras lamentando que mientras él y otros gastaban las suelas de sus zapatos juntando firmas contra el Pacto por México, ella recibía beneficios del gobierno de Peña Nieto.

Tiene que ver con las aspiraciones de Monreal a la candidatura presidencial en 2024, por la que desde hoy compite con Marcelo Ebrard, que tiene su alfil para Morena en Mario Delgado, y, muy en especial, con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Apoyando a Miguel Barbosa, Yeidckol ya derrotó a Monreal en la pelea por la gubernatura de Puebla. El coordinador de los senadores luchó por su colega Alejandro Armenta Mier; ahora está atrás de los afanes de Díaz Duran de ser presidente de Morena.

El pretexto de la condonación de impuestos a Yeidckol dio cierta esperanza a Monreal y plataforma a Díaz Durán, pero, en su desesperación, éste ha llegado a extremos no conocidos en su larga carrera política. Igual ocurrió a Armenta Mier, que llegó al extremo de jugar, en redes sociales, con la salud de Barbosa.

Lo dicho, hasta a los de casa muerden.

Haría bien Monreal en buscar otro tipo de aliados.

%d bloggers like this: