Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Las rutas de AMLO para superar las crisis

Por Juan Bustillos

En ocasiones resulta difícil seguir la ruta trazada por el Presidente López Obrador para sacar al país Adelante EN las crisis económicas que estamos viviendo a causa de la pandemia de Covid-19 y de la recesión mundial que, conforme a las predicciones más optimistas, podría ser más grave que la de principios del siglo anterior.

Entre muchas de las medidas anunciadas el miércoles por la mañana y puestas en marcha por decreto publicado el jueves por la tarde en el Diario Oficial de la Federación, el Presidente López Obrador decidió adelgazar al elefante heredado del neoliberalismo con la desaparición de 10 subsecretarías, pero el viernes en la conferencia de prensa mañanera no pudo decir cuáles son y se justificó explicando que todavía tenía que platicarlo con los titulares de las dependencias.

Por donde se le vea, resulta increíble que decidiera la desaparición de estas unidades subalternas de los secretarios, sin saber de cuáles se trata. Pero aún más, que la intención sea echarlas a andar ocho meses después como si nada hubiese pasado o, como si en ese lapso, su inutilidad no hubiese quedado probada para justificar su desaparición para siempre del organigrama federal.

El viernes fue aplazado por segunda ocasión la presentación del plan energético cuya colaboración esta a cargo supuestamente del jefe de la Oficina de la Presidencia de la República y enlace con el sector empresarial, el desaparecido Alfonso Romo.

Era de preverlo porque el jueves por la noche, después de una reunión en el Palacio Nacional, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, habló de la posibilidad de dejar el tema para otro día porque los mercados petroleros cambian a diario.

Como su pecho no es bodega, el viernes en la mañanera el Presidente se concretó a adelantar que el plan es no volver a vender petróleo crudo, es decir, retirarse del mercado internacional para que refinando el que producimos nos convirtamos en autosuficiente en materia de gasolinas.

El martes, en la mañanera había informado que el día anterior las refinerías, abandonadas por los gobiernos neoliberales con fines aviesos, procesaron 800 mil barriles de petróleo, y prometió que pronto llegarán al millón de barriles.

En realidad, las seis refinerías, que es cierto, están en pésimas condiciones, han llegado a procesar 680 mil barriles diariamente.

Conforme a su diseño, en óptimas condiciones las seis refinerías deberían procesar un millón 538 mil barriles.

Detallo: De estar en condiciones óptimas Minatitlán refinería 260 mil; sólo lo hace con 120 mil. La de Ciudad Madero, fue diseñada para 170 mil barriles, sólo lo hace con 110 mil; la de Salamanca, de origen procesaría 220 mil, pero sólo puede con 105 mil; en Tula, de 315 mil, sólo trabaja con 120 mil; la de Salina Cruz fue diseñada para procesar 330 mil y sólo puede con 125 mil, y la de Cadereyta, de 240 mi, únicamente trabaja con 100 mil.

A partir de este dato y si la intención es la anunciada por López Obrador, se justifica la construcción de la refinería, no se si en Dos Bocas, en donde al parecer no existen las condiciones necesarias, o en cualquier otro lugar del territorio.

Por razones que ignoro el Presidente o la secretaria Nahle no explican que, en su consideración, la refinación es cuestión de seguridad nacional.

Hasta hoy existe una relación en apariencia cordial, hasta de amistad, se dice, con el gobierno de Donald Trump, pero hay conciencia de que en cualquier momento la situación podría cambiar por exigencias inaceptables del gobierno norteamericano pues ya se sabe que, para éste, quien sea el mandatario, no tiene amigos, sino intereses, amen de que al final de cuentas se nos considera patio trasero más que socios comerciales.

Ahora mismo, la sana distancia peligra en algunas empresas asentadas en México porque El Pentágono considera esenciales la fabricación de los insumos que se necesitan en Estados Unidos. Esperemos la reacción del subsecretario de Salud, Hugo Lópz Gatell.

Quizás no se ha discutido entre quienes elaboran el plan energético qué pasaría si Estados Unidos nos dejara de vender el petróleo ligero para mezclarlo con el pesado nuestro, como es necesario para producir gasolina, o que presionara a otros países para que no nos surtieran.

En fin, esperemos a que López Obrador se reúna con su gabinete para ponerse de acuerdo cuales serán las 10 subsecretarías por desaparecer en lo que resta del año, y a que el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, calcule el impacto en la elaboración del Presupuesto de la Federación la decisión de no vender petróleo crudo y si se atreve a decirlo al Presidente.

%d bloggers like this: