Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Aún no padecemos el síndrome de Sudamérica

Quedaron en anécdota los augurios de que iniciaríamos diciembre con la Ciudad de México sacudida por la violencia a causa de la crispación política que vivimos

Por Juan Bustillos

En definitiva, gracias a Dios, la madre tierra o quien sea, aún no somos Sudamérica y quedaron en anécdota los augurios de que iniciaríamos diciembre con la Ciudad de México sacudida por la violencia a causa de la crispación política que vivimos.

Y pensar que hubo quienes temieron que empezaríamos a vivir episodios como en Bogotá, Santiago, Quito, La Paz…

La verdad, nada de lo ocurrido este domingo quedó para el recuerdo.

La marcha contra López Obrador terminó demostrando que no hay muchos mexicanos descontentos contra el Presidente o que la mayoría de quienes dicen estarlo prefieren mirar los toros de lejos, desde la comodidad de sus hogares, y que los partidos tradicionales han pedido su capacidad de convocatoria o acarreo.

La celebración de López Obrador sólo fue una versión dominical de la conferencia de prensa mañanera, pero sin preguntas a modo, para lucir sus mejores chascarrillos en contra de sus oponentes; eso sí, con más público, cuya asistencia fue correspondida con la soberbia actuación de la Sonora Santanera, con origen en Tabasco, claro.

¿Será, quizás, que vivimos en santa felicidad, como proclama Andrés Manuel, que el gobierno no ha agraviado tanto a la ciudadanía, cual proclaman sus adversarios y críticos, o, simplemente, somos un pueblo apático que se concreta a criticar en mesas de restaurante y en redes sociales?

Reviso portales electrónicos de medios de comunicación tradicionales y encuentro que la marcha del PAN, PRI, la familia LeBarón y miles de ciudadanos descontentos con el gobierno no tuvo mayor impacto, como tampoco lo alcanzó la celebración del oficialismo, en la Plaza de la Constitución, del primer aniversario de la toma de posesión de López Obrador.

En la marcha no oficialista, por llamarla de alguna manera, participaron unas 15 mil personas, conforme las cuentas de “Horus”, esto es, el sector policiaco que cuenta la afluencia, aunque yo, que estuve ahí, calculo que fueron más, muchos más; no tantos como quienes acudieron al Zócalo; una buena cantidad acarreados, como lo fueron también los perredistas mexiquenses y michoacanos que desfilaron gritando consignas contra el gobierno morenista.

Marcharon panistas, con Santiago Creel y Marko Cortés al frente. Del PRI, por cierto, ni sus luces. Hay que decir que sin perredistas y panistas, la marcha apenas habría superado la del 11 de noviembre de 2018 a favor del NAIM.

Y pensar que hubo quienes nos preocupamos porque la celebración oficial de la efeméride, y la salida a la calle de ciudadanos descontentos con las acciones de López Obrador, fuera aprovechada por los provocadores de siempre.

Quienes aún estén en 2020 cuentan con la promesa del Presidente de que entonces sí estarán sentadas las bases de la transformación del país, y dependiendo de lo que haga o deje de hacer el gobierno en los 12 meses venideros, quizás quienes se dicen descontentos se animen a dejar la comodidad de sus hogares y venzan el temor a manifestar públicamente su malestar.

De los partidos políticos, nada que esperar.

%d bloggers like this: