Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Menos AMLO, todo el gobierno supo de acuerdo BID-CMN

Por Juan Bustillos

¿Por qué el Presidente López Obrador llegó con la espada desenvainada a la conferencia mañanera del lunes?

¿Qué lo molestó de la asociación entre el Banco Interamericano de Desarrollo y el Consejo Mexicano de Negocios (CMN) para apoyar a las micro, pequeñas y medianas industrias (Mipymes)?

¿Que tomaran al gobierno de florero, es decir, que lo hicieran en lo oscurito, a sus espaldas?

¿Que pudiera ser que al final el gobierno sea quien cargue con una especie de Fobaproa II (como lo bautizó el mandatario) para salvar a quienes contraigan deudas que podría alcanzar en la exageración unos 12 mil millones de dólares?

¿Qué el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, se aventara a la torera la decisión de “avalar” tan noble o ruin acción sin enterarlo?

¿Que la Secretaría de Economía difundiera en sus redes sociales que “El @BidInvest, el Consejo Mexicano de Negocios @soyccnx y la Secretaría de Hacienda México anuncian créditos para brindar apoyo a #PYMES?

¿Qué el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, manifestara sus “felicitaciones (por la) muy oportuna iniciativa para proteger nuestra planta productiva y el empleo”?

En otras palabras, que excepto él, todo el gobierno, al menos Marcelo Ebrard, Arturo Herrera, y Graciela Márquez Colín –esta, por su condición de secretaria de Economía, responsable de lo que hagan o dejen hacer los hombres de Negocios–, supieran que unas 30 mil Mipymes tendrán acceso a crédito para poder navegar sin naufragar en el tumultuoso mar de la crisis económica del coronavirus.

Es improbable que el Presidente no estuviese enterado de la iniciativa del BID y el CMN porque una acción de esta magnitud no puede transitar sin que por lo menos esté en su conocimiento. Grave, peligroso, sería lo contrario porque entonces tendríamos que asumir que se entera de mucho de lo que ocurre en el país hasta que Jesús Ramírez Cuevas le platica lo que viene en las ocho columnas de los periódicos.

Y es improbable porque Marcelo, a quien muchos consideran Vicepresidente porque López Obrador lo ha convertido en eje de las acciones más importantes de su gobierno, estaba enterado y hasta se permitió felicitar al BID y al CMN por la “muy oportuna iniciativa para proteger nuestra planta productiva y el empleo”.

Lo es también que Herrera no le explicara previamente que no hay tal aval, que sólo se trata de una especie de visto bueno por lo que no hay riesgo de endeudar al país, como dijo en la mañanera.

Por otra parte, es imposible que los secretarios de Hacienda, de Economía y de Relaciones Exteriores, en grupo o por separado, no lo enteraran a tiempo de los planes del BID y el CMN. Si no lo hicieron su silencio equivaldría a traición, de lo cual ninguno es sospechoso, amén que no son tan temerarios.

Si guardaron silencio y dieron por sentado que su jefe estaba enterado, su pecado consistiría en dar por sentado que el Presidente sabía de los acuerdos entre el BID y el CMN.

La única explicación posible de la molestia presidencial es que mientras la prensa capitalina ignoró su decálogo sabatino para ayudar al 30 por ciento de la población que no ha sido beneficiada con sus anteriores planes, la asociación del BID con el CMN mereció las ocho columnas de los principales diarios, con excepción de El Universal que no la registró, El Financiero que le dio tres columnas y La Jornada que la envió a la última página.

Por esta razón no le habría gustado “el modito” de ponerse “de acuerdo y quieran imponernos sus planes”.

%d bloggers like this: