“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

IMPACTO y el mundo de los likes

Lo que nunca cambiará es el periodismo por más que la aldea se haya poblado con variedades exóticas de ‘periodistas’ dispuestos a echar del oficio a quienes aún creemos en el qué, cuándo, quién, por qué….

¿Cómo celebrar los 67 años de IMPACTO La Revista y cumplir muchos más cuando es evidente la batida en retirada de los medios tradicionales de comunicación, no sólo la prensa escrita, sino la televisión y la radio?

Sólo hay 2  respuestas posibles: Adecuándonos a los tiempos y a las nuevas tecnologías, y, ¡hola! Perogrullo, haciendo periodismo, más periodismo.

Por ahora, la tecnología se llama “la red” y quizás reinará durante décadas, o siglos, pero lo que nunca cambiará es el periodismo por más que la aldea se haya poblado con variedades exóticas de “periodistas” dispuestos a echar del oficio a quienes aún creemos en el qué, cuándo, quién, por qué….

Toda la prensa escrita está en plena mudanza; grandes, medianos y pequeños medios, nosotros con ellos, luchamos, como desde el inicio de los tiempos, por encontrar la mejor manera de permanecer, de llegar a más lectores y  con mayor oportunidad, que éste es el gran mérito de las nuevas tecnologías.

Novedad también es el funeral de las secciones de “Cartas del lector”; hoy, quien quiere opinar sobre lo que un periodista reporta o comenta tiene la oportunidad de hacerlo al instante. Los portales periodísticos rebosan de comentarios honestos, pero los más de estos  “lectores” lo son a sueldo o se trata de gente sin qué hacer que navega sólo para dar rienda suelta a su amargura.

No importa quién sea o los motivos de quién comente, cada “like” suena a música celestial por más que venga acompañado de una mentada de madre o de un rosario de adjetivos; todo suma, diría la angelical hada que nos cuida.

Pero para conseguir los likes no estamos dispuestos a ceder en nuestra concepción del periodismo.

Sobra ingenio y experiencia en esta casa editorial para elaborar  columnas sobre cuestiones sexuales, por ejemplo, que abundan en la gran prensa de la Ciudad de México, desesperada por no quedarse atrás en la conquista del like, pero nos negamos a hacer sólo este tipo de periodismo.

Lo que platican los labios de la vagina es, sin duda, un tema interesante;  lo es también saber si las mujeres fingen el orgasmo o gritan para que el hombre no se decepcione de sí mismo; desde luego que los chismes sobre las estrellas del espectáculo son supra interesantes, pero a nosotros nos interesa la política, es decir, la vida toda, nacional e internacional.

Que otros consigan likes a costillas de McDonald’s, por decir algo; lo nuestro, por hoy, es la CNTE y la impunidad con que se maneja ante un gobierno que se niega a ceder a su chantaje. ¿Javier Duarte y sus supuestos o reales prestanombres? ¡Claro! ¿Los editoriales de Hugo Valdemar en “Desde la fe”, ese semanario de pocas páginas acusado de incidir en los procesos electorales? Por supuesto.

¿Nos interesan los 50 años de sacerdote del cardenal Norberto Rivera Carrera y su poder de convocatoria en la Basílica, incluyendo a los ateos y a Carlos Slim? ¡Síííí! ¿Los gritos del profeta Francisco, que desde el Vaticano anuncia lo que podría llamarse la Tercera Guerra Mundial? ¡Claro!

Y vaya que nos interesa el descarte que está realizando para el 2018 el Presidente Peña Nieto y la intentona de Felipe Calderón de reelegirse a través de su esposa Margarita Zavala.

Y, por supuesto, el vómito de Vicente Fox, que olvida que su mujer, Marta Sahagún, no fue candidata presidencial sólo porque Alfonso Durazo abortó la conspiración.

Y, sí, claro que nos interesa que Carlos Salinas, “desempleado” y “pensionado”, hable del populismo del otro “innombrable”, Andrés Manuel López Obrador.

Vaya, si mucho me apuran, sí nos importa saber si Chivas se va o no a Primera A, o Atlas consigue un segundo campeonato antes del regreso de “Chabelo”  a Televisa, porque es interés de millones de mexicanos.

No tomen muy en serio estas “reflexiones” porque son producto de la euforia del cumpleaños y la celebración.

Lo único rescatable es nuestra decisión de permanecer y encontrar la manera de que IMPACTO sea tan exitosa en la Web  como lo consiguieron don Regino Hernández Llergo y don Mario Sojo, sin perder seriedad y credibilidad sólo por ganar likes de manera fácil. Otros lo están logrando y en eso estamos también sin recurrir a lo facilón.

¡Salud!!!