“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

¿De dónde salió el dinero para rifa del avión?

Por Juan Bustillos

El avión que Felipe Calderón compró para uso de Enrique Peña Nieto y que Andrés Manuel López Obrador no puede vender, ya produjo un milagro: limar las asperezas de las últimas semanas en la relación del Presidente con el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero.

En realidad, produjo dos: la intervención de Gertz Manero ayudó al Presidente a salir de uno de los mayores apuros mediáticos del sexenio que lo convirtieron en objeto de escarnio en las benditas redes sociales, pero también para recaudar del pueblo, sin que éste se sienta agraviado, lo necesario para salir de apuros en asuntos tan serios como la atención médica.
En la conferencia mañanera del lunes, el fiscal General entregó un cheque por 2 mil millones de pesos que serán ingresados al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado .

Así, el Presidente tiene ya para pagar 20 millones de pesos a cada uno de los 100 afortunados poseedores de los cachitos de la rifa del avión que no será rifado porque que no es del gobierno, pero que posiblemente en un futuro cercano se vuelva a utilizar para otro sorteo que le permita conseguir mil millones de pesos más para usarlos en medicinas, equipamiento médico o en sus programas de entrega de dinero sin intermediarios al pueblo sabio.

Es posible que el avión produjera un tercer milagro.

Lo que no se explicó en la conferencia mañanera es de dónde salieron los 2 mil millones de pesos que el Fiscal puso gustosamente a disposición del Presidente. Es cantidad no podría reunirla rematando todo lo que han recuperado del crimen organizado y de los “fuchi-caca” corruptos.

Los mexicanos merecemos saber de dónde pudo rescatar el gobierno 2 mil millones de pesos para rifarlos y obtener una utilidad del 50 por ciento, toda vez que de la venta de los cachitos quedarán mil millones de pesos para ser usados en lo que el Presidente quiera.
Y es que si ese dinero va a las arcas del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, debemos deducir que la donación de la FGR proviene de un ilícito. ¿Cuál? Y, en todo caso, cometido por ¿quién o por quiénes?

El asunto es de tal importancia que no puede permanecer en secreto.

Es probable, sólo probable, que el dinero sea parte de lo que Gertz Manero pudo rescatar de un contrato cancelado entre la empresa Tetra Reality y el INFONAVIT en el sexenio pasado.

La empresa realizó gestiones para extinguir la posible acción penal y al parecer lo consiguió sacando de su tesorería para reparar el daño al gobierno federal una cantidad mayor a la amparada por el cheque que el Fiscal entregó al Presidente: 5 mil millones de pesos.

En el primer tercio del año anterior Tetra Reality no encontraba la manera de librar la acción penal, pero por lo ocurrido el lunes es viable suponer que el dinero para la rifa de los 2 mil millones es parte del acuerdo a que llegó con la Fiscalía General de la República.

De ser así, el Presidente dispone de otros 3 mil millones para rifarlos en el futuro, a condición que Gertz Manero esté dispuesto a seguir cooperando como lo hizo el lunes.

La pregunta, en todo caso, es si López Obrador usará de nueva cuenta el avión para animar a quienes estén dispuestos a gastar 500 pesos para tener la posibilidad de ganar 20 millones por cachito, no obstante que la obtención del dinero equivalga a abrir la puerta de su hogar al diablo, su primo hermano, según definición del Presidente.

Por lo pronto, al parecer la FGR aun tiene 2 mil millones y más que podrían usar en futuras rifas.