Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Calderón y Zavala aún no son la mayor fuerza opositora

Por Juan Bustillos

Felipe Calderón celebro ayer que “México Libre” sea la mayor fuerza opositora del país, cuando en realidad no lo es ni siquiera en las redes sociales.

El partido político del ex Presidente ¿o de su esposa Margarita Zavala? es, sí, con Redes Sociales Progresistas, el partido de la profesora Elba Esther Gordillo, la esperanza de una nueva oposición, pero no la mayor fuerza opositora.

Eso si, Calderón es el miembro más prominente de la clase política que se opone a Andrés Manuel López Obrador, y en esta tarea está casi solo, con excepción de su ex correligionario Vicente Fox que de vez en vez abre la boca.

El resto de ex Presidentes de la República, Carlos Salinas y Enrique Peña Nieto, se han alejado del país, y Luis Echeverría permanece aislado en su casona de San Jerónimo.

Pero se mantiene activa la profesora Gordillo que aún no muestra del todo sus cartas y no se sabe si caminará al lado de Andrés Manuel López Obrador o, como parece, fatalmente se le opondrá.

El resto de los políticos de altos vuelos del pasado reciente, priistas, panistas o perredistas, han desaparecido como por arte de magia; en realidad, temerosos de caer en las garras de la Santa Inquisición de la Cuarta Transformación.

Y con razón. Basta con que Santiago Nieto rasque por aquí o por allá para encontrar pus, mucha o poca, pero suficiente como para desprestigiar al menos a quien se muestre valiente.

El Presidente de origen panista, a quien nunca se le ha acusado de corrupción, ha sido víctima de esa estrategia demoledora de la 4T que consiste en señalar al opositor como corrupto para que el país se lo crea. La oportunidad la ofreció su ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, sujeto a proceso en una corte de Nueva York.

Conforme al estilo preponderante, no es necesario probar pues basta con insinuar para convertir en corrupto a quien tenga la osadía de atravesarse en el camino de la moralización nacional.

Es probable que México Libre llegue a aglutinar a muchos de los panistas decepcionados por su actual dirigencia y quizás a un buen sector de la clase media que día a día se atreve a mostrar su disgusto por la conducción del país, pero pasará mucho tiempo y una cantidad sin fin de batallas para que la pareja Calderón-Zavala pueda considerarse a si misma la fuerza opositora más importante del país.

Las organizaciones de Calderón-Zavala y Gordillo han cumplido los requisitos mínimos para conseguir el registro como partidos políticos, pero aceptando que lo obtengan, será en 2021 cuando mostrarán qué tan grandes o pequeños son.

Por ahora, bienvenida su apuesta porque destacan en medio de la cobardía de la que mantiene agazapada a la clase política que reinó hasta 2018.

%d bloggers like this: