Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Preocupa a AMLO el futuro de la 4T

Por Juan Bustillos

 

Algo preocupa al Presidente López Obrador que tal vez tenga que ver con el futuro de la Cuarta Transformación y su legado, el andamiaje constitucional de sus reformas.

Este lunes lo exhibió: en un año serán renovados la mitad de los gobiernos estatales, congresos locales y sus municipios, así como la Cámara de Diputados y, hasta donde es posible ver, pese a la popularidad presidencial, Morena no las tiene todas consigo.

Es evidente la preocupación de López Obrador porque el partido oficial enfrenta la lucha interna entre Alfonso Ramírez Cuéllar y su antecesora Yeidckol Polevnsky, a la que ya acusa de corrupción, sino porque los electores lo pueden dejar chiflando en la loma, y no necesariamente porque la oposición entendiera sus errores de 2018 y forjara nuevas figuras sino por la desilusión en amplios sectores de la sociedad en la Cuarta Transformación, muy en especial por la crisis económica y el manejo de la pandemia.

El Presidente recitó una larga lista de las acciones de su gobierno que podrían evitar que los electores abandonen Morena; habló, entre muchas otras que resulta ocioso detallar, de la sensible mejora en el dinero que se entrega a los adultos mayores y razonó que en cada hogar mexicano hay por lo menos uno al que la ayuda arriba puntualmente.

Llegado el momento, los adultos mayores, como los millones de beneficiarios de sus programas clientelares, mostrarán su gratitud con votos.

A renglón seguido relacionó todas las críticas contra su gobierno y alguno de los morenos que gobiernan las entidades federativas, como Cuitláhuac García, de Veracruz, y Miguel Barbosa, de Puebla, con la cercanía de las elecciones de 2021.

La pregunta, evidentemente sembrada para darle pie a recitar un discurso plagado de lugares comunes que conocen de memoria los reporteros y el auditorio de las conferencias mañaneras, sirvió para incluir en la supuesta estrategia en contra de su gobierno y de Morena, lo que a diario publica el periódico El Universal, al que calificó de una versión moderna de la revista Alarma!, la que, por cierto, para conocimiento presidencial, sólo difundía hechos.

Y, desde luego, equiparó al periódico de Juan Francisco Ealy, con Reforma, de Alejandro Junco, otro de sus clientes cotidianos.

Y todo porque el diario de Juan Francisco Ealy Ortiz publicó la demanda de la Fundación de la Promoción del Altruismo contra Hugo López Gatell, a fin de suspender las conferencias vespertinas del subsecretario de Salud en las que habla sobre la pandemia del coronavirus.

Pero también le tocó a Claudio X González. a cuya organización, México Contra la Corrupción y la Impunidad cambió el nombre por enésima ocasión para convertirlo en México Unidos a Favor de la Corrupción y la Impunidad.

Cuando lo hizo por primera ocasión pareció un lapsus justificable en esos largos monólogos de lunes a viernes, pero después de las varias repeticiones es evidente que se trata de una gracejada que ya no arranca las risas de su auditorio.

Ya contra reloj la emprendió una vez más contra los “bots” cibernéticos y habló de la necesidad de encontrar la manera de controlarlos, identificar a quien los financia y, sin afectar la libertad, poner al descubierto a quienes manejan ese sistema de comunicación alterado.

Es necesario registrar que el Presidente reconoció que a diferencia de los “bots”, cuya mayoría, como bien sabe, opera de años atrás para su causa, los directores, editores, articulistas y reporteros de El Universal y Reforma, como el resto de medios impresos y electrónicos, dan la cara y firman.

Debo reconocer que el discurso presidencial de este lunes no fue excepcional y que bien pudimos ahorrarnos la desmañanada, pero al final de la jornada quedó el sabor de la preocupación del inquilino del Palacio Nacional por el futuro electoral de Morena.

Sólo le preocupa que no pierda las tres cuartas partes de la votación en la Cámara de Diputados porque en el Senado no la tiene siempre y cuando Santiago Nieto no fracture la unidad opositora, el legado de la 4T podría estar en riesgo.

%d bloggers like this: