“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

Chinampinas entre Zepeda y AMLO

Es cierto que el candidato perredista no noqueó a López Obrador, pero el líder de Morena perdió en el intercambio de chinampinas

Por Juan Bustillos

“El tiro” resultó un intercambio de chinampinas, más aburrido que la pelea entre “El Canelo” y el junior de Julio César Chávez.

El de Morena invitó a los perredistas a votar por Delfina Gómez en el Estado de México y el candidato del PRD a gobernador repitió lo que se ha dicho de AMLO desde el 2006, que no ha sido Presidente porque divide a los mexicanos en buenos y malos.

Por lo demás, fue mejor que se comportaran como señoritas y no como verduleras o comadres de vecindad.

De ninguna manera esperábamos aquí que el reto de Zepeda a Andrés Manuel se concretara en un duelo al atardecer o al menos con un salivazo en la oreja para ver cuál de los dos tiraba el mejor golpe.

La imposibilidad de un cambio de trompadas, una de las tantas maneras de definir “un tiro”, fue desechado desde que con buen humor el perredista descontó al de Morena con aquello de que en su casa lo enseñaron a respetar a sus mayores, esto en referencia a la ostensible diferencia de edades entre los duelistas.

Quizá lo más emocionante que ocurrió ayer por el rumbo de Delfina y Juan es que UNOTV reveló que durante la gestión en Texcoco de la candidata morena a gobernadora los huachicoleros le robaron más de un millón de litros de combustible a Pemex y que los protegía la policía de la presidenta municipal, al mando de Agustín Miranda Meneses, tío del actual alcalde y mentor de la candidata a gobernadora, Higinio Meneses.

Sin embargo, el dato sería grave si la autoridad decide actuar en contra de Miranda Meneses y eventualmente en contra de su entonces jefa, doña Delfina, por presunta colusión con los huachicoleros, pero de antemano se conoce el destino de las filtraciones periodísticas en época de campañas electorales.

Hoy puede ser un escándalo, pero después del 4 de junio ni quién se acuerde.

Sólo a manera de ejemplo, registremos que Eva Cadena, a quien llaman “La recaudadora” y que fue videograbada recibiendo dinero, supuestamente a nombre de López Obrador, se presentó ayer en el Congreso de Veracruz y se sentó en su curul como si durante una semana no hubiese sido noticia nacional.

Quizá lo relevante de ayer fue que Andrés Manuel no se percata que lo han convertido en instrumento para hacer crecer a Juan Zepeda, una voz nueva en la izquierda que no ha sufrido el desgaste de “Los Chuchos”, Ortega y Zambrano, y de Graco Ramírez, por ejemplo.

Es cierto que el candidato perredista no noqueó a López Obrador, pero el líder de Morena perdió en el intercambio de chinampinas.