miércoles, agosto 12, 2020
Inicio > Columnas > “Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

“Solo para Iniciados”, por Juan Bustillos

¿Cumplen o no a Lozoya? ¿Quién lo intimidó y presionó?

Por Juan Bustillos

 

Por el resultado de la audiencia sobre la adquisición por parte de Pemex de Agronitrogenados, pareciera que medio le cumplió la Fiscalía General de la República a Emilio Lozoya el acuerdo, si lo hubo, por el que se allanó a la extradición y decidió venir voluntariamente a México a enfrentar acusaciones en su contra, una de ellas sobre la empresa que fue AHMSA y la otra por Odebrecht.

Quedó vinculado a proceso en prisión domiciliaria en el Hospital Ángeles bajo vigilancia policíaca, sin pasaporte y sin visa, pero con brazalate electrónico a fin de evitar que pueda huir. Por este caso podrá gozar de libertad provisional al abandonar el nosocomio. Este miércoles el juez decidirá si queda en las mismas condiciones en cuanto al caso Odebrecht.

Antes que la Fiscalía General de la República solicitara su vinculación a proceso, en la primera comparecencia ante el juez José Artemio Zúñiga Mendoza, Emilio Lozoya reveló haber sido “sistemáticamente intimidado, presionado e instrumentalizado” en relación a los hechos que se le imputan, la adquisición por parte de Pemex de Agronitrogenados.

La revelación del ex director de Pemex es relevante porque no conozco a nadie capaz de intimidarlo o atreverse a intentarlo.

De inicio supuse que se refirió, si no al gobierno del Presidente López Obrador, sí a la Fiscalía General de la República que para doblegarlo mantiene en fuga a su hermana y a su esposa, y bajo proceso a su señora madre después que pasó varios meses en una cárcel alemana.

De inmediato deseché esta posibilidad porque hacerlo sería suicida; significaría poner en riesgo el acuerdo por el que aceptó regresar a México a enfrentar las acusaciones con un Criterio Determinado, como lo planteo su abogado Miguel Ontiveros Alonso, que lo beneficie a él, pero también al menos a su hermana, que ha sido vinculada al mismo caso.

Ontiveros Alonso explicó que Emilio quiso decir que “fue utilizado en su calidad de instrumento no doloso, en el marco de un aparato organizado de poder que se alejó del derecho de cara a la comisión de hechos como los referidos por la representación social el día de hoy”.

Razón por la cual, el ex director de Pemex “en su momento oportuno denunciará los hechos cometidos, señalando claramente a las personas responsables y los cargos que ocupaban. Todo ello, en el ánimo de salvaguardar la edificación de un criterio de oportunidad que se ha empezado a gestar con la FGR”.

Conforme a entrevista del 20 de julio con el periódico El País, el ministro en retiro José Ramón Cossío considera que, del listado de numerales del 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales, sólo aplicaría en el caso de Lozoya la fracción V, es decir, que “el imputado aporte información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave del que se le imputa, y se comprometa a comparecer en juicio.

“Lo relevante de esta última posibilidad, es que no exige, a diferencia del testigo colaborador, que se esté en un delito específico. Únicamente se requiere la relación de gravedad ya señalada. Por lo mismo, Lozoya podría colocarse en la situación de proporcionar información de los delitos cometidos por otras personas que, quiero insistir en este punto, no estén acusados de delincuencia organizada. Supongamos que con motivo de las operaciones de Odebrecht o de Agro Nitrogenados, se acusa a ciertos funcionarios de cohecho o uso indebido de funciones. Para el caso, bastaría que Lozoya proporcione información relevante, desde luego a juicio de la Fiscalía General de la República, para que se pudieran actualizar el criterio de oportunidad y ello, a su vez, conducir al no ejercicio de la acción penal”.

Si es así, supongo que llegado el momento, Emilio revelará quién o quienes lo intimidaron, presionado y usaron “sistemáticamente” como instrumento. No se me ocurren otros que sus antiguos superiores jerárquicos, el entonces presidente Enrique Peña Nieto y el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Sin embargo, al menos en la narrativa original sobre el tema de Agronitrogenados no parecía existir intimidación ni presiones, aunque si instrucciones presidenciales directas para la adquisición; también la advertencia, no oposición de Lozoya, de que Pemex carecía de recursos económicos para hacer frente a la operación.

Al final, como lo explicará Lozoya, comprar Agronitrogenados resultó un buen negocio para Pemex, que se vino abajo cuando ya no estando al frente de la petrolera mexicana se deshizo la sociedad pactada con la empresa noruega YARA.

Sin embargo, es probable que en los últimos meses el ex director de Pemex recordara palabras o acciones de sus superiores en el sexenio pasado que puedan ser interpretadas como intimidación o presión sistemática, al menos en el caso de Agronitrogenados.

En realidad, cuando leí su referencia a intimidación y presión sistemática creí que se refería a la adquisición de Fertinal, a cuya compra se opuso sistemáticamente.

El resultado de esta noche es bueno a medias para Emilio; ya veremos qué ocurre mañana.

 

%d bloggers like this: