Inicio > Noticias > Internacional > Somalia acusa a Kenia de armar a una milicia para atacar a sus topas

Somalia acusa a Kenia de armar a una milicia para atacar a sus topas

Mogadiscio, 19 dic (EFE).- El Gobierno de Somalia acusó hoy a Kenia de armar una milicia para atacar a sus tropas en la frontera entre ambos países, después de que el pasado martes rompiera relaciones diplomáticas con la nación vecina.

En un comunicado, el Ejecutivo somalí atribuyó a Kenia una “movilización militar” en el condado norteño de Mandera, fronterizo con Somalia.

“De manera más explícita, (Kenia) está albergando una milicia y la está armando y equipando ilegalmente con el fin de desestabilizar Somalia” y atacar bases del Ejército somalí, alegó el Gobierno de Mogadiscio, sin aportar pruebas.

Ese paso “puede socavar la estabilidad e la región del Cuerno de África”, agregó el Ejecutivo de Mogadiscio después de anunciar el pasado martes la ruptura de relaciones diplomáticas con Kenia, a la que acusó de interferencia en los asuntos internos del país.

El portavoz del Gobierno keniano, Cyrus Oguna, aseguró en Nairobi que Kenia no seguirá el ejemplo de Somalia y que, por el contrario, formará un equipo para hallar una solución diplomática.

La disputa se desató después de que el presidente de la autoproclamada independiente región somalí de Somalilandia, Muse Bihi, llegara el pasado día 13 para una visita de Estado de tres días a Kenia, que abrirá un consulado en ese territorio.

Somalilandia no está reconocida internacionalmente, aunque tiene constitución, moneda y gobierno propios, e incluso un mejor desarrollo económico y mayor estabilidad política que Somalia.

Las relaciones diplomáticas entre Kenia y Somalia ya se deterioraron el año pasado, después de que Kenia acusara a Somalia de subastar cuatro bloques de petróleo en alta mar en una área costera en disputa, una acusación que negó Somalia.

Kenia invadió Somalia en octubre de 2011, después de una serie de secuestros atribuidos al grupo yihadista somalí Al Shabab en su territorio, aunque las tropas kenianas se integraron más tarde en la fuerza de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), que combate a los fundamentalistas en colaboración con el Ejército somalí.

Desde entonces, los radicales islámicos han perpetrado numerosos ataques en Kenia.

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra. EFE