Inicio > Noticias > Local > Somos más de 100 mil en la diversidad sexual en Durango

Somos más de 100 mil en la diversidad sexual en Durango

 

La discriminación, el odio y el olvido, lo que merecemos del gobierno

  • Por: Álvaro Sanjuán y Jorge Blanco Carvajal

No obstante que somos más de cien mil personas en la diversidad sexual en Durango, que tenemos más de 20 años luchando por los que piensan de otra manera, no existimos para los gobiernos. No permiten se haga una ley para los que estamos en este lado de la acera.

Platicamos esta mañana con el licenciado Ezequiel García, egresado de la licenciatura en informática del ITD y presidente del grupo más concurrido en Durango de la comunidad LGBTTTI (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero e Intermedio).

Han habido más de cien diputados por el Congreso del Estado desde que inició nuestro movimiento, y hasta ahora, no han pasado algunos cuantos de escucharnos, de dedicarnos un poco de tiempo, pero de ahí en más seguimos sin existir para las mayorías oficialistas.

Y no existimos por ignorancia, por rechazo automático a quienes piensan diferente. Falta información de la gente, de comprensión sobre todo; cuando en el mundo hay un envidiable entendimiento de la diversidad, acá ni esperanzas.

Tengo 42 años de vida -dice Ezequiel- y creo que me voy a morir y no acabaré de ver que la sociedad nos considere parte importante de ella en la que siempre hemos estado presentes, desde la Reforma, la Independencia y la Revolución. Siempre hemos estado en los movimientos importantes de México.

Y mucho de ese rechazo, dice García, es consecuencia a la indiferencia de nuestra organización, de muchos de nuestros compañeros, porque para una protesta se juntan 50 o 100 personas, cuando en realidad en Durango somos más de 113 mil, de acuerdo a los censos mundiales de población.

Es el caso ahora de la presencia de la pandemia por el coronavirus, pues encima de que muchos miembros de nuestra comunidad ya padecían lo indecible con el VIH ahora tenemos que luchar igual con esta tragedia.

Y tenemos que cargarlo solitos, porque no hay instancia de gobierno alguna que nos ayude a salir delante de tan complicados problemas. Simplemente a los enfermos de VIH ya les suspendió el gobierno sus medicamentos, y eso tenemos que resolverlo nosotros que no tenemos ayuda de ninguna instancia de gobierno.

Tenemos alguna relación con el actual Municipio vía DIF Municipal, pero con el alcalde y otros funcionarios del gobierno capitalino ni esperanzas, a pesar de que Jorge Salum es mi amigo y me conoce bien. Socorro Soto, la directora del arte en el gobierno, es la única que nos entiende y nos impulsa, pero de ahí en más, nadie.

Durango está en pañales en legislación sobre diversidad, no se ha hecho una ley sobre diversidad de género y sobre todo una regla que venga a terminar con los crímenes de odio en los que México es el primero en transfobia en el mundo, y Durango no se queda atrás.

Los trans en Durango tienen una vida, cuando muy larga, de 35 años, por la discriminación, por la persecución y por el maltrato social. El que no se suicida muere a manos de algún desadaptado, pero lo más seguro es que no se encuentre un trans de la tercera edad.

Tenemos que terminar con los crímenes de odio por homofobia o transfobia en la que se nos margina desde que va uno al Ministerio Público, pues quien toma la denuncia se detiene cuando se queja uno por una agresión por ser homosexual.

Mientras no hagamos algo efectivo no terminará el crimen vergonzoso del feminicidio en el que Durango también ocupa posiciones relevantes desde hace mucho tiempo.

Supuestamente los tres niveles de gobierno reparten diariamente miles de despensas para la gente necesitada, pero… para nosotros, ninguna, a pesar de que los miembros de la diversidad sexual sufrimos igual o más que el resto de la sociedad.

La diversidad sexual estamos tratando de socializarla entre los distintos grupos, empresas e instituciones, pero… seguimos teniendo el rechazo de las instituciones.

Y sí, ha habido muchos diputados gay, y diputadas lesbianas, pero ni ellos han hecho algo por la comunidad diversa. Nos entienden y nos dicen de su respeto, pero unos cuantos, y unos cuantos no pueden contra la mayoría.

Pronto, el gobierno tendrá que abrirnos las puertas. La ley obliga a que nos abran las puertas y nos atiendan, es un derecho constitucional al que tendremos que acudir pronto, y si no nos las abren nos iremos a instancias internacionales tras acudir a las instancias locales.

Sobre la elección en puerta el año venidero, Ezequiel ve muy pobre el nivel, muy triste, en el que no figura ningún personaje importante, pero ojalá se sensibilicen con nuestra causa, al fin que nosotros somos productivos, queremos desarrollo para Durango, dado que hay muchas empresas de la iniciativa privada en manos de personajes de la diversidad, generamos impuestos, fuentes de empleo y estamos en todos los sectores sociales.

Y hacia el interior de nuestra organización -repite Ezequiel García- estamos impartiendo constantes talleres de actualización de cómo evitar el VIH, y ahora el coronavirus, para lo que tenemos grupos en redes trabajando las 24 horas del día.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: