Inicio > Noticias > Internacional > Suben a 32 los muertos y a 1.317 los casos confirmados de COVID-19 en Panamá

Suben a 32 los muertos y a 1.317 los casos confirmados de COVID-19 en Panamá

Panamá, 1 abr (EFE).- Dos fallecidos y 136 contagios de la COVID-19 se registraron en las últimas 24 horas en Panamá, que suma ya 32 muertos y 1.317 casos del nuevo coronavirus, informaron este miércoles las autoridades, y alertaron que se han comenzado a copar las unidades de cuidado intensivo de los hospitales.

Un total de 1.078 pacientes están en aislamiento domiciliaron con síntomas leves y 198 hospitalizados, de ellos 135 en sala y 63 en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), mientras se mantiene en 9 la cifra de recuperados.

Del total de 32 defunciones, el renglón de las personas mayores de 60 años o más registra la mayor cantidad, con 22. Cuatro médicos panameños han fallecido por COVID-19, en un “duro golpe” para el sistema sanitario, dijo la ministra de Salud, Rosario Turner.

Se han realizado un total 7.333 pruebas de detección del nuevo coronavirus, el 82 % ha resultado negativas y el 18 % positivas, dijeron las autoridades de Panamá, que reportaron el pasado 9 de marzo su primer caso confirmado de la enfermedad.

El director de la Caja de Seguro Social de Panamá (CSS), Enrique Lau, alertó de que se han comenzado a copar las salas de cuidados intensivos de los grandes hospitales.

“De las 45 camas que tiene cuidados intensivos en el complejo hospitalario (de la CSS) todas están llenas”, lo mismo que en otro hospital de este sistema, afirmó Lau.

El aumento consistente del número de pacientes en cuidados intensivos “nos está diciendo que hace falta más disciplina para que las personas se queden en casa y sigan cumpliendo con las recomendaciones” del sistema sanitario, dijo Lau.

Este mismo miércoles el vicepresidente panameño, José Gabriel Carrizo, pidió a Tesla que envíe a Panamá respiradores para abastecer un hospital modular, cuya construcción avanza a más del 50 % y que se destinará a pacientes complicados del nuevo coronavirus.

Hace tres semanas Panamá comenzó a escalar medidas de distanciamiento social para frenar la propagación del COVID-19 y en ese marco instauró el 25 de marzo una cuarentena nacional indefinida que fue reforzada desde miércoles con más restricciones, basadas en el sexo de la población, a la ya limitada movilidad.

La nueva medida que limita la movilidad de la población dependiendo de su género regirá durante las próximas 2 semanas, un período crítico en el comportamiento de la epidemia según las autoridades, y permitió este miércoles reducir en un 35 % el movimiento de personas en las calles, aseguró el ministro de Seguridad, Juan Pino.

Pero nuevamente Pino reportó retenciones, 424 personas en las últimas 24 horas, por no respetar el confinamiento obligatorio.

ENTREGA DE COMIDA

Este miércoles el Gobierno prosiguió con la entrega de bolsas de comida a las personas más afectadas por la semiparalización de Panamá, un país con casi 50 % de la población dependiente de la economía informal y con una de desempleo que marcaba 7,1 % meses antes de que estallara la crisis sanitaria.

Efe constató la entrega de las bolsas con alimentos básicos en el barrio El Chorrillo, en la capital panameña, en una operación a cargo de las fuerzas de seguridad y de voluntarios.

“Hoy desde la Comarca Ngäbe-Buglé en Ñurum y Muná, nuestros voluntarios entregaron 5.000 bolsas de alimentos. Poco a poco estamos llegando a todos los panameños, especialmente a los más necesitados”, escribió en su cuenta de Twitter el presidente panameño, Laurentino Cortizo, que ha dijo que con este y otros programas de emergencia espera beneficiar a un 1 millón de personas. EFE

%d bloggers like this: