Supervisa DIF 35 visitas de convivencia

Son 35 visitas supervisadas de padres a hijos las que se llevan a cabo dentro de las instalaciones del DIF Estatal, donde se encuentra presente el personal para resguardar la integridad de los menores; es el juez que lleva cada caso quien determina por cuánto tiempo se deben efectuar, indicó el procurador de Niñas, Niños y Adolescentes, José Vidal Silerio.

El procurador señaló que con este tipo de visitas se puede determinar si el menor está pasando por un caso de alienación parental, cuando uno de los padres trata de poner en contra a su hijo, y le dice cosas para lograr tenerlo de su lado, sin embargo, dijo que eso ya se considera como un delito.

En el caso de las visitas supervisadas, si se determina que está pasando esa situación, el padre o madre afectado puede utilizar ese dictamen y pedir fuera de la cuestión del divorcio la violencia familiar.

El objetivo es restablecer y cuidar los derechos de los menores, pues en algunos casos también ellos quieren ver a sus padres y no se les permite, entonces pueden ser apoyados para que así sea. El procurador señaló que la institución solo se encarga de ser tutores de los menores.

El que sigan los padres separados en continua pelea es algo que afecta directamente a los menores y en gran medida se determinó es algo muy desagradable que los padres quieran tomar a los niños como instrumento de su enojo, pues los pequeños sufren.

Explicó que al llegar a la adolescencia o adultez  reflejan esos conflictos que tuvieron en su comportamiento, personalidad y carácter, y presentan problemas emocionales, por lo que son daños colaterales que de momento no siempre se pueden ver.

Las visitas supervisadas son por parte de psicólogos y vigilantes, además se cuenta con cámaras de Gessel. Los casos que llegan a DIF generalmente son por violencia, pero los hijos tienen derecho de ver a su padre independientemente de lo que haya sucedido, si un juez lo determina el DIF Estatal lo apoya.

Comentó que por el momento se está haciendo un análisis de todas las visitas en las que apoya el DIF, pues son cerca de 16 casos los que ya tienen más de 7 años realizando estas visitas, y los menores ya crecieron, pero es solo el juez quien debe determinar que ya no se lleven a cabo. En este año se recibieron 11 casos nuevos para este tipo de visitas con orden judicial.