Supremo de Panamá reacciona ante dichos de magistrado contra máxima corte

Panamá, 14 ene (EFE).- La presidencia de la Corte Suprema de Panamá envió hoy al Parlamento la copia de dos entrevistas dadas por uno de sus magistrados, Harry Díaz, fiscal acusador en un caso de escuchas ilegales contra el expresidente Ricardo Martinelli, en las que habla de supuestas irregularidades en la máxima corte.


Con esa diligencia, la presidencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), a cargo del magistrado José Ayú Prado, busca que los diputados analicen la posibilidad de abrir una investigación sobre los dichos de Díaz, que involucran delitos penales como peculado e injerencia del Ejecutivo en el Órgano Judicial, explicó a Efe una fuente legal.

En un comunicado, el Órgano Judicial informó que envió “en soporte digital la entrevista” que dio Díaz a la cadena local Telemetro, difundida este jueves, y la “copia de una entrevista del mismo magistrado” publicada el pasado octubre por un medio escrito.

“Se confía que la Presidencia de la Asamblea Nacional y la Presidencia de la Comisión de Credenciales de la Asamblea Nacional, entre otras diligencias, (puedan) considerar que el magistrado Harry Alberto Díaz González de Mendoza se ratifique de sus aseveraciones y presente la o las pruebas correspondientes”, indicó sin precisiones el Órgano Judicial en su comunicado.

La Asamblea Nacional (AN, Parlamento) es el único organismo que puede procesar a los magistrados del Supremo, a quienes se les aplica directamente por su investidura el nuevo sistema penal acusatorio que prevé juicios orales, públicos y expeditos.

El doctor en Derecho Ernesto Cedeño explicó a Efe que con el envío de las copias de las entrevistas la presidencia del Supremo “está tratando de curarse en salud para que la Asamblea valore la posibilidad de iniciar una investigación oficiosa sobre todo lo que Díaz ha dicho”.

En la entrevista difundida este jueves por Telemetro, Díaz se refiere al método de elección del presidente del Supremo y asevera que él mismo permitió que llegara al cargo “gente” como Alejandro Moncada, el destituido magistrado y expresidente de la máxima corte procesado y sentenciado por el Parlamento en marzo pasado a 5 años de cárcel por enriquecimiento injustificado y falsedad ideológica.

Díaz además “criticó como una mala práctica que sus colegas vendieran fallos y archivaran expedientes”, en una entrevista publicada en octubre pasado por el rotativo La Prensa, según publica hoy ese mismo diario en su página web.

El rotativo recoge declaraciones de Díaz a la televisión local en las que revela que el expresidente Martinelli supuestamente le pidió que desistiera en 2013 de postularse a la presidencia del Supremo y apoyara a Moncada.

“Él (Moncada) va a hacer las cosas que ustedes no quieren hacer”, habría dicho Martinelli a Díaz, relató el propio magistrado, según publicó La Prensa este jueves.

A juicio de Cedeño, “lo que debió haber hecho Harry Díaz lo está haciendo el presidente de la Corte, creo, con buen juicio, al poner a disposición de la AN documentos para que valore la posibilidad de iniciar una investigación sobre hechos muy fuertes que reveló el magistrado” en las entrevistas.

“Me parece que la AN debe jugar su papel e investigar por qué se habló (Díaz) muy contudentemente de supuestos hechos ilícitos”, añadió.

En sus declaraciones a la televisión local, Díaz confiesa que fue sorprendido por la ratificación de Ayú Prado en la presidencia de la Corte, un cargo al que él aspiraba y por el que había hecho acuerdos de palabra con el magistrado presidente.

“El magistrado Ayú Prado me prometió su voto constantemente y en múltiples ocasiones (…) qué clase de magistrados tenemos nosotros (…) una persona que no respeta su palabra no vale nada”, expresó Díaz.

Ayú Prado fue reelegido el pasado día 4 por sus colegas con 5 votos de los 9 magistrados del pleno del Supremo, entre ellos los de Angela Russo y Cecilio Cedalise, quienes ese mismo día asumieron el cargo para el que fueron designados por el presidente panameño, Juan Carlos Varela, como obliga la ley local. (1)EFE