Supremo español no frena la exhumación de Franco pero tendrá decisión final

Madrid, 17 dic (EFE).- El Tribunal Supremo español rechazó hoy de forma provisional la exhumación de Francisco Franco, como pedía su familia, pero tomará más adelante la decisión definitiva sobre el traslado de los restos que ha propuesto el Gobierno.

Una sala del Supremo desestimó la solicitud de la familia de Franco para suspender de forma provisional los trámites del Ejecutivo pera llevar a cabo la retirada de los restos mortales del dictador, fallecido en 1975, y que se encuentran desde entonces en el monumento del Valle de los Caídos, cercano a madrid.

Después de conocer esta decisión, fuentes del Gobierno indicaron a Efe que se prevé exhumar los restos de Franco a finales del próximo mes de enero.

La decisión del Supremo precisa que la decisión final del Gobierno no podrá ser ejecutada sin el visto bueno de la familia, algo imprevisible, o sin que se dé la oportunidad a los descendientes de Franco de recurrir ante el Supremo.

Como ejemplo, los magistrados recordaron una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que condenó a Polonia por realizar dos exhumaciones sin escuchar a las familias, que se oponían a trasladar los restos de dos personas fallecidas en 2010 en el accidente del avión donde viajaban el presidente Lech Kaczynksi y altos cargos de ese país.

La retirada de los restos de Franco del lugar donde han estado desde 1975 fue uno de las iniciativas políticas más llamativas lanzadas por el Gobierno socialista que preside el socialista Pedro Sánchez cuando llegó al poder en junio pasado.

Según el decreto aprobado por el Ejecutivo, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, debe remitir al ayuntamiento de la localidad de San Lorenzo de El Escorial (Madrid), donde se encuentra el Valle de los Caídos, el proyecto necesario para llevar a cabo la exhumación.

Los siete nietos de Franco se niegan a cambiar de sepultura al dictador, convencidos de que legalmente “no es posible” llevar adelante los planes del Gobierno, pues la basílica benedictina donde se halla es un lugar de culto y, por lo tanto, está sujeta al Concordato de España con la Santa Sede.

La familia retó al Gobierno al anunciar que, si finalmente los restos de Franco son sacados de su actual emplazamiento, los enterrarán en la cripta que la familia tiene en la catedral de la Almudena, en pleno centro histórico de Madrid, a lo que se oponen el Ejecutivo y el Ayuntamiento de la capital.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo viajó hasta el Vaticano para tratar de que mediara en el conflicto, aunque todavía no hay un acuerdo en este sentido.

El Gobierno aboga porque el dictador sea enterrado en la pequeña localidad de El Pardo (Madrid), donde la familia Franco tiene un panteón en el que reposan desde 1988 los restos de la esposa del dictador, Carmen Polo. EFE