Suu Kyi invoca “paz y estabilidad” en Birmania ante crisis con los rohinyá

suu-kyi-invoca-paz-y-estabilidad-en-birmania-ante-crisis-con-los-rohinyaBangkok, 1 dic (EFE).- La líder de facto del gobierno birmano, Aung San Suu Kyi, llamó a consolidar la paz y la estabilidad en Birmania (Myanmar), en medio de las críticas por la campaña del Ejército en el oeste del país contra la minoría musulmana rohinyá.


La Nobel de la Paz dijo que ambas condiciones son básicas para favorecer las inversiones, en un discurso durante una cena anoche en Singapur -el segundo mayor inversor de Birmania- donde el miércoles inició una visita oficial de tres días,

“No es ningún secreto que nuestro país se enfrenta a muchos desafíos. Pero no nos asustan porque creemos que contamos con buenos y comprensivos amigos que nos ayudarán a superarlos”, dijo Suu Kyi, según recoge Channel News Asia.

Suu Kyi evitó mencionar la violencia en el estado de Rakhine, cerca de la frontera con Bangladesh, donde el Ejército lanzó a principios de octubre una operación de castigo tras el asalto armado a tres puestos fronterizos atribuidos a miembros de esa minoría.

Al menos 30.000 civiles han sido desplazados por la violencia en la zona, cerrada al acceso de ayuda humanitaria y observadores independientes por el Ejército, al que se acusa de cometer ejecuciones, violaciones y la quema de más de mil casas en aldeas rohinyá.

En las últimas semanas unos 10.000 rohinyá huyeron hacia Bangladesh, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que ayer pidió a las autoridades de Dacca que acoja a los refugiados.

El trato a esta minoría le ha costado a Birmania las críticas de algunos países de mayoría musulmana de la región, como Malasia e Indonesia, donde Suu Kyi canceló esta semana la visita que debía realizar después de la de Singapur.

Birmania, además, se enfrenta a otra crisis en el noreste del país, donde en las últimas semanas se han intensificado los combates entre el Ejército y varias guerrillas de minorías étnicas en la frontera con China.

“No hay nada más importante que la paz y la estabilidad, y queremos demostrar al mundo que podemos conseguirlo”, aseguró Suu Kyi en su discurso.

Más de un millón de rohinyá viven en Rakhine, donde sufren una creciente discriminación desde el brote de violencia sectaria en 2012 que causó al menos 160 muertos y dejó a unos 120.000 de ellos confinados en 67 campos.

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohinyá, sino que les considera inmigrantes bengalíes, y les impone múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos. EFE