Taiwán acusa a Pekín de nuevo caso de deportación de taiwaneses a China

135275016_14605357987851nTaipei, 15 abr (EFE).- Unos 50 taiwaneses que se aprestaban a volver a Taiwán han sido retenidos en Malasia y Pekín ha enviado un avión para que sean deportados a China, anunció hoy ante la prensa el parlamentario Huang Kuo-chang, del Partido Nuevo Poder.


“Pekín quiere imponer en todo el mundo un supuesto derecho a la deportación de taiwaneses a China”, dijo Huang, que acusó al gigante asiático de repetir el reciente “secuestro” de 45 ciudadanos de Taiwán acusados de fraude telefónico en Kenia.

“Hemos pedido al Gobierno que movilice todos sus recursos para evitar esta deportación”, agregó Huang a las puertas del Parlamento y flanqueado por dos parlamentarios de su partido.

China no tiene jurisdicción sobre los taiwaneses y Malasia no debe deportar a China a ninguno de ellos con la excusa de que reconoce el “principio de una China” (Taiwán es parte de China), dijo Huang.

El parlamentario agregó que un taiwanés residente en América Central se suicidó en Panamá cuando se procesaba su traslado a Cuba para extraditarlo a China, y exigió una mayor y más rápida protección de los taiwaneses en el extranjero ante los “secuestros extraterritoriales” de China.

“No se puede vender la soberanía nacional”, señaló Huang.

En Indonesia hay 31 taiwaneses detenidos por un caso de fraude telefónico similar al de Kenia, pero el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán aseguró el miércoles que no serían deportados o extraditados a China.

Los 45 taiwaneses deportados a China desde Kenia se encuentran detenidos en espera de ser juzgados por supuesto fraude telefónico, a pesar de que 23 de ellos fueron declarados inocentes de ese cargo en un juicio previo en Nairobi.

Este caso ha desencadenado un fuerte descontento en Taiwán con respecto a China y condenas desde todos los sectores políticos, incluidos el Partido Kuomintang, partidario de una futura unión con China “en democracia, libertad y prosperidad”.

Analistas locales consideran estos casos como parte de una estrategia china para presionar a la presidenta electa de Taiwán Tsai Ing-wen, que se niega a aceptar que la isla es parte de China.

Las últimas semanas, China estableció relaciones diplomáticas con un exaliado de Taiwán, Gambia; y también ha endurecido su postura para el ingreso de Taiwán en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, exigiendo que la isla siga el modelo de Hong Kong, lo que es inaceptable para el gobierno isleño. (1)EFE