Inicio > Noticias > Internacional > Taurus compara poseer un arma en casa con tener un muro alto o un perro

Taurus compara poseer un arma en casa con tener un muro alto o un perro

Carlos Meneses Sánchez

Sao Paulo, 6 jun (EFE).- Salesio Nuhs, presidente de la empresa brasileña Taurus, una de las mayores fabricantes de armas del mundo, afirmó en una entrevista con Efe que poseer un arma de fuego en casa es una opción para defenderse tan válida como tener un muro alto o un perro guardián.

“La persona puede optar por tener un muro alto, un perro, un sistema de alarma, contratar una empresa de seguridad o tener su propia arma legalmente para su defensa. Es una elección individual, un derecho que la persona puede ejercer o no”, defendió Nuhs, de 59 años.

Con una experiencia de casi tres décadas en el sector, el presidente de Taurus, compañía líder mundial en la producción de revólveres, destila optimismo desde la llegada al poder del ultraderechista Jair Bolsonaro el pasado 1 de enero.

Espera que aumente “de forma relevante” la demanda de armas de fuego entre los cazadores, coleccionistas, aficionados al tiro y “ciudadanos de bien” del país, dice, especialmente tras los decretos firmados por el mandatario.

Esos textos facilitan la compra de armas y flexibilizan el porte para determinadas actividades y profesiones, aunque han sido cuestionados tanto por la Fiscalía, como por el Congreso, al que le corresponde ratificarlos o no.

“Todos los brasileños están con una expectativa muy grande de un país mejor y en poder ejercer el derecho de adquirir armas de fuego para su legítima defensa, garantizado en la Constitución y conquistado en el referéndum de 2005”, asegura.

El dirigente hace referencia a una consulta realizada ese año en la que el 63 % de los brasileños se pronunciaron en contra de prohibir la venta de armas a civiles, un argumento que también usa Bolsonaro para defender su política armamentística.

“Antes, el delincuente tenía la certeza de que la víctima estaría desarmada, ahora la duda beneficiará a los ciudadanos de bien”, expone.

Es contrario a los informes de diversas asociaciones de derechos humanos que indican que cuanto mayor es el número de armas en circulación, mayores son los índices de violencia, y expresa que las estadísticas “dependen del punto de vista con que se miren”.

Nuhs es también presidente de la Asociación Nacional de las Industrias de Armas y Municiones (Aniam) de Brasil y vicepresidente Comercial y de Relaciones Institucionales de la Compañía Brasileña de Cartuchos (CBC).

Su vinculación con las armas viene de lejos y es toda una tradición en su familia. Desde joven practicó la caza, como lo hacía su abuelo, una afición que ha transmitido a sus hijos.

Cree que a Brasil aún le falta mucho para llegar al nivel de Estados Unidos en relación a las armas.

“En Brasil aún no tenemos la misma tradición. En Estados Unidos, la cultura de las armas forma parte de la cultura de los ciudadanos”, comenta, subrayando que cualquier ciudadano debe “pasar por todos los criterios legales y administrativas” para obtener un arma.

Nuhs asumió en enero 2018 la presidencia de Taurus y a partir de ahí impulsó un ambicioso programa de reestructuración para devolver a la empresa al terreno de las ganancias.

A pesar de ser la cuarta marca más vendida en el mercado estadounidense, Taurus cerró el año pasado con unas pérdidas netas de casi 60 millones de reales (hoy unos 15,4 millones de dólares), el sexto año seguido en números rojos.

Su plan se basa en reducir los costes y mejorar la productividad “poniendo orden en casa” a nivel interno; “atendiendo al mercado” con el desarrollo de un centenar de nuevos productos; y “renegociando” la abultada deuda, según explica.

Con una producción media de 4.000 armas por día, Taurus obtuvo en el primer trimestre de este año un beneficio neto de 4 millones de reales (un millón de dólares), casi un 240 % más que en el mismo periodo de 2018.

Su proyecto también pasa por una expansión internacional, especialmente en los mercados asiáticos, que se verá fortalecida cuando concluyan la trasferencia de su fábrica de Florida hasta Georgia, lo que permitirá duplicar su capacidad de producción en Estados Unidos.

Nuhs dice no tener miedo de que Bolsonaro abra el mercado brasileño, hasta ahora prácticamente monopolizado por Taurus, a empresas extranjeras porque asegura que la mayor parte de su negocio está lejos de Brasil.

Aunque pone deberes al presidente en materia tributaria y de regulación. En este sentido, criticó la alta carga de impuestos sobre los productores locales y la demora para homologar nuevos productos que, según él, puede ser de hasta 20 años. EFE

%d bloggers like this: