Temer espera la luz verde del Congreso para avanzar con intervención de Río

Agencia EFE


Alba Santandreu

Río de Janeiro, 18 feb (EFE).- Río de Janeiro continúa ante la expectativa de saber cómo será la intervención federal de su seguridad pública decretada por el presidente Michel Temer, una medida que mañana deberá ser votada por la Cámara de los Diputados.

Las calles de Río de Janeiro amanecieron hoy sin la presencia del Ejército, dos días después de que Temer cediera el control de la seguridad a un general militar para frenar la ola de violencia que golpea el estado.

El sábado algunas tropas patrullaron la capital fluminense coincidiendo con la visita a Río del presidente brasileño para definir la intervención federal, pero a pesar de la presencia del Ejército las escenas de violencia se repitieron en el estado.

Un intento de asalto terminó con tiroteo en el barrio de Barra de Tijuca, un camión fue asaltado, un grupo de delincuentes hizo explotar una agencia bancaria y una unidad de la policía fue atacada en una comunidad de la zona norte.

Este domingo tres personas, entre ellas un policía fuera de servicio, fallecieron durante un asalto en la zona oeste de Río, mientras que en una cárcel de la Baixada Fluminense se registró un motín con rehenes tras un intento frustrado de fuga.

Sin la presencia de militares en las calles, la seguridad fue reforzada hoy por la policía mientras miles de personas continuaban divirtiéndose con las últimas comparsas callejeras del post carnaval, una fiesta que esta semana se vio manchada por asaltos múltiples en algunas de las zonas más turísticas de la ciudad.

Las imágenes de violencia que marcaron el carnaval de Río de Janeiro y conmocionaron Brasil empujaron a Temer a decretar la inédita intervención del área de seguridad de Río de Janeiro, la cual deberá ahora contar con el visto bueno del Congreso de los Diputados.

La medida, que no puede ser modificada por el Legislativo, necesita de una mayoría simple en la Cámara de los Diputados y en el Senado para recibir luz verde, lo que podría producirse esta misma semana.

Mientras, el Gobierno y el general Walter Souza Braga Netto, en nuevo “gobernador” de Río en el área de seguridad, planifican la intervención federal en el estado, la cual ha recibido críticas por parte de algunas organizaciones de derechos humanos.

Los ciudadanos, entre tanto, esperan saber cuál será el alcance de la medida en un estado que vive cercado por la guerra entre bandas criminales y que dejan diariamente una media de cerca de 20 tiroteos por día.

Temer convocó el lunes en Brasilia una reunión con el Consejo de Defensa Nacional para abordar la intervención y “decidir los próximos pasos de la medida”, según explicó hoy a través de Twitter. Una vez que el decreto sea aprobado por el Congreso los militares, que ya habían sido desplegados a mediados del año pasado en Río, aunque con una actuación limitada, comenzarán a ocupar las calles.

El decreto ha abierto también una ventana de dudas sobre la reforma del sistema de pensiones, pilar fundamental de la política económica de Temer, ya que durante una intervención la Constitución no permite modificar la carta magna, ni votar una propuesta de enmienda constitucional, como es el proyecto de las pensiones.

No obstante, Temer, quien todavía no ha conseguido el apoyo suficiente para llevar adelante el texto, ha asegurado que si recaba los 308 votos necesarios para aprobar la reforma “cesará” la intervención federal de manera temporal.

La reforma cuenta con el rechazo de los sindicatos, que han convocado para el lunes una “Jornada de Lucha contra la Reforma de las Pensiones”, aunque las manifestaciones se concentrarán principalmente en Sao Paulo y sin grandes expectativas de público.

La oposición considera que el decreto de intervención federal en Río es una “cortina de humo” debido a la falta de apoyo del Gobierno para aprobar la polémica reforma del sistema de pensiones y jubilaciones.

“Es una decisión política para cambiar la agenda del país. Viendo que no iban a aprobar las pensiones, cambiaron la agenda e hicieron una intervención en Río”, llegó a afirmar esta semana la senadora y presidenta del izquierdista Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann. EFE