Temer pide “fe” para aspirar a “paz y progreso” en día de patrona de Brasil

 

Río de Janeiro, 12 oct (EFE).- El presidente Michel Temer le pidió hoy a los brasileños que miren al futuro con “fe y esperanza” para obtener como resultado “paz y progreso”, en un mensaje que transmitió este jueves, cuando se conmemoran 300 años del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora de Aparecida, la patrona del país.

“Conmemoramos hoy el tercer centenario del hallazgo de la imagen de Nuestra Señora, después llamada de Aparecida. En esta fecha tan especial quiero dejar el registro de mi respeto y aprecio hacia todos los devotos de la madre de Nuestro Señor Jesucristo”, afirmó el jefe de Estado en un mensaje transmitido en redes sociales en una fecha que moviliza a todos los fieles de la llamada “virgen negra”.

El mandatario del país con mayor número de católicos en el mundo se dirigió especialmente a los cerca de 200.000 peregrinos que son esperados hoy en el santuario mariano de Nuestra Señora Aparecida, que por su capacidad para 30.000 personas es el mayor de Brasil y el mayor en el mundo dedicado a María.

El presidente afirmó en su mensaje que el espíritu de paz, solidaridad y concordia de los doce millones de peregrinos que anualmente visitan el santuario inspira a la sociedad y al país por mostrar la fuerza de la fe.

Temer comparó la fe de los trabajadores brasileños en los actuales días de crisis a la de los tres pescadores que encontraron la imagen de la santa hace 300 años en el río Paraíba, en el interior del estado de Sao Paulo.

“El hallazgo de la imagen podría haber sido ignorado por los humildes pescadores que encontraron en sus redes una pequeña, oscura y quebrada imagen de barro, sin valor material, a la que le faltaba la cabeza. Aquellos hombres creyeron haber recibido una señal, insistieron en una pesca que parecía infructuosa y terminaron hallando la cabeza de la imagen. Enseguida llegó lo que entendieron como respuesta divina a su fe: una pesca abundante”, dijo.

Ese episodio, agregó, “simboliza la propia historia de muchos brasileños que jamás perdieron la esperanza y que, venciendo todas las dificultades, creen y construyen un futuro mejor para sí mismos, para sus familias y para todo Brasil”.

El gobernante instó a los brasileños a seguir mirando el futuro con fe y esperanza, pese a la grave crisis que vive el país, con cerca de 13 millones de desempleados, para poder esperar “días mejores” y “resultados de paz y progreso para todo el pueblo”.

En un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter, el papa Francisco también se refirió a la importancia de la fe en su patrona para los millones de brasileños desempleados.

“Nuestra Señora Aparecida fue encontrada por trabajadores pobres y hoy bendice a todos, especialmente a aquellos que buscan un trabajo”, dijo el pontífice argentino, que visitó el santuario brasileño en julio de 2013, poco después de ser elegido sucesor de Pedro.

Por la importante conmemoración para los católicos brasileños, el papa envió a Brasil una “Rosa de Oro”, una honra que representa una particular estimación del Vaticano por ciudades, personas o santuarios reconocidos como centros de gran devoción. EFE