Temporada invernal propicia neumonías: IMSS

Foto: El Debate

Foto: El Debate

Las bajas temperaturas, los cambios climáticos bruscos y la contaminación ambiental son factores que contribuyen a la aparición de enfermedades comunes de esta temporada, desde una gripe, resfriado, tos, bronquitis y laringitis, así como otras enfermedades respiratorias crónicas que pueden llegar a causar la muerte como es la neumonía.

Los especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) explican que esta enfermedad es una infección en los pulmones y que las personas con mayor riesgo a padecerla son las mayores de 65 años, menores de dos años de edad o aquellas personas que tienen otros problemas de salud.

Los síntomas de la neumonía varían de leves a severos; es muy importante que acuda a su Unidad de Medicina Familiar a la brevedad si se manifiesta fiebre alta, acompañada de escalofríos, tos con flema, falta de respiración al hacer sus tareas diarias, dolor en el pecho al respirar o toser, por mencionar algunos.

Su médico del Seguro Social practicará un examen físico y realizará algunas pruebas para diagnosticar la neumonía. El tratamiento depende del tipo que usted tenga. Si las bacterias son la causa, los antibióticos deberán ayudar. Si usted tiene neumonía viral, el médico puede recetar un medicamento antiviral para tratarla.

Como todas las enfermedades, es mejor prevenir la neumonía, que tratarla. Hay vacunas disponibles para prevenirla. Otras medidas incluyen sencillos consejos como lavarse las manos con frecuencia y no fumar, tomar abundantes líquidos de manera continua, protegerse del frío abrigándose bien y llevar una alimentación balanceada para ayudar a crear defensas en el organismo.

También es recomendable comer alimentos que contengan vitamina C, como la naranja, toronja, limones, zanahoria, papaya, y guayaba, ya que este tipo de alimentos tiene efecto sobre la mucosa respiratoria permitiendo mejor acción local de anticuerpos.

Es bueno realizar actividad física, sin embargo, se aconseja no hacer ningún ejercicio al aire libre, y mucho menos en horas tempranas de la mañana o al caer la noche, que es cuando la temperatura desciende.

Es muy importante el descanso, por lo que se sugiere hacer una pausa y tomar unos minutos durante las horas de trabajo y por la noche intentar dormir un promedio de ocho horas diarias.