Tenemos en este momento la primera tormenta intensa y extensa en Durango capital y estado

Está cayendo sobre la ciudad de Durango y en buena parte de la geografía estatal, así como nacional, la primera tormenta de la temporada. Ya lleva mas de media hora y sumando.

EL TRAMO de la muerte, puntualmente inundado.

Obviamente, las zonas más bajas de la ciudad y extremos laterales de diversas avenidas están ya inundados y representan un altísimo riesgo para la circulación vehicular. Hay muchos autos “muertos” por las distintas arterias y por eso hay que extremar precauciones.

Es necesario ir con cuidado a la hora de caminar o conducir, puesto que las condiciones son anormales y los peligros de un accidente se multiplican.

Todo consecuencia a la llegada por el Pacífico del huracán “Bud”, que está dejando una nubosidad espesa y no se diga aguaceros como el que tenemos en este momento en nuestra capital y el interior del estado.

AGUA cántaros cae en Durango.

Los campesinos aseguran que todo de la lluvia es benigna, que tiene más buenas que malas un aguacero y eso es lo que debemos suponer, pero por sobre cualquier cosa hay que extremar cuidados si se anda en la calle.

https://contactohoy.com.mx/wp-content/uploads/2018/06/img_1474.movEs de subrayar que el aguacero no es parejo en todas partes.  En unas es más intenso que en otras y en partes es intermitente, es decir, por un rato llueve y por otro hay calma.

Pero, la intensidad de la precipitación pluvial la marca como la primera de la temporada que, esperamos traiga más beneficios que perjuicios, pero no está por demás extremar cuidados para evitar una mala sorpresa.

LOS RIESGOS se multiplican con la lluvia.

Está ya inundado el afamado “tramo de la muerte” que es la curva del bulevar Guadiana o Armando del Castillo, frente al Lago de la China, o frente al predio La Virgen, donde ya hay varios autos varados al humedecerse su sistema eléctrico, y no hay nadie que pueda ir en su auxilio, puesto que los bomberos están acuartelados para salir a otro tipo de ayudas.

Por eso insistimos, que hay que extremar cuidados, reducir la velocidad y no soltar el volante para no ir a llevarnos una sorpresa.

EL TRAMO de la muerte, puntualmente inundado.